lenovo thinkcentre x1 front-3
lenovo thinkcentre x1 front-3

Una de las grandes apuestas de Lenovo para el sector empresarial son los equipos Todo en Uno (AIO). La principal ventaja: reducen el espacio y conservan toda la potencia de un PC tradicional. El ThinkCentre X1 es uno de esos equipos

Lo primero que llama la atención es el diseño: acabado en aluminio es muy atractivo y no deja ningún cabo suelto. La mayoría de los conectores importantes se encuentran en el lateral izquierdo y en la parte trasera se encuentra algún conector más (puerto HDMI, Ehernet, y USBs). El equipo se apoya sobre una base redonda que sostiene un pie de acero para sujetar la máquina. Otra de las ventajas añadidas es que el equipo se puede adaptar a entornos públicos como zonas de recepción, puntos de información o salas de reunión. Para ello sólo hay que montarlo cómodamente en una pared desconectando el soporte y sustituyéndolo por el accesorio de montaje VESA de bajo perfil opcional.

Pasemos a las características técnicas. En este caso el ordenador viene equipado con un procesador Intel Core de 6ª generación con vPro, sistema operativo Windows 10 Pro y módulo de memoria DDR4. Con estas características, el AIO de la multinacional china permite equiparlo con herramientas de software que necesiten de unos requisitos importantes.

El Lenovo ThinkCentre X1 presenta una pantalla Full HD (1920 x 1080) antirreflejos de 23,8″

En lo que creemos que falla el equipo es en el apartado del almacenamiento, al menos en la unidad enviada a la redacción. El equipo suministrado sólo proporciona una capacidad de 500 GB, que aunque en principio son suficientes a la larga, y dependiendo de la labor a la que se dedique el equipo, pueden resultar un tanto escasos. En este sentido, creemos que se podía haber dotado al equipo de un almacenamiento que alcanzase, al menos 1TB de disco duro.

La pantalla

El Lenovo ThinkCentre X1 presenta una pantalla Full HD (1920 x 1080) antirreflejos de 23,8″. La pantalla se ha tratado a nivel microscópico para que disperse la luz y evite los reflejos, con lo que el usuario disfrutará de una pantalla luminosa y nítida incluso en entornos de iluminación intensa. Además, la pantalla se puede inclinar entre -5 y 45 grados para encontrar el ángulo de visión perfecto.

En la pantalla, nos encontramos con suficientes conexiones. En la parte lateral encontraremos dos puertos USB 3.0 (incluido uno de carga rápida por USB), la entrada mini-jack para auriculares y micrófono y el botón de encendido. En la parte posterior se encuentra la entrada LAN, el conector de corriente, tres puertos USB 3.0 y el puerto HDMI.

En cuanto a las conexiones inalámbricas cuenta con Wi-Fi 802.11 a/c 2 x 2 y Bluetooth + vPro.

Vayamos a la parte del consumo, que es quizá uno de los puntos más fuertes del equipo. Y es que esta máquina de Lenovo, según afirman desde el fabricante, está compuesto de un material con un 65 % de contenido posconsumo (PCC). También cuenta con las certificaciones ULE Gold, ENERGY STAR 6.1, y EPEAT Gold. Asimismo, la fuente de alimentación (PSU) presenta un 88 % de eficiencia energética. Nos encontramos por tanto, ante un equipo respetuoso con el medio ambiente, lo que supone un ahorro de costes para los entornos empresariales.

En definitiva, nos encontramos con un equipo atractivo, con un diseño excelente y una muy buena configuración a la que, como hemos dicho sólo le fallaría la unidad de disco duro SATA de 500 GB. Y es que si quisiéramos más almacenamiento, el precio del equipo se eleva en 300 euros su precio de adquisición