Sopra Steria desarrolla una versión simplificada de receta electrónica

Sopra Steria de la mano de los Consejos Oficiales de Farmacéuticos, Médicos, Dentistas y Podólogos ha desarrollado en tiempo récord una versión simplificada del Sistema de Receta Electrónica Privada para limitar los contactos entre médico y paciente. 

La solución permite conectar las farmacias españolas con múltiples sistemas médicos de almacenamiento de prescripciones. La principal novedad de la llamada “e-Receta Privada” es precisamente extender la receta digital al ámbito de la sanidad privada y atender la necesidad de intermediación entre las más de 22.000 farmacias españolas con múltiples organizaciones, entidades, hospitales y consultas privadas de toda España.

“Sopra Steria cuenta ya con amplia experiencia en proyectos relacionados con la modernización de los servicios de salud. Estamos muy satisfechos de que el CGCOF haya confiado en nosotros para ayudarles a aportar valor en el contexto actual a través de la digitalización de un servicio tan importante. Este proyecto, además, pone de manifiesto el compromiso de Sopra Steria con la sociedad en estos momentos difíciles”, afirma Antonio Peñalver, director general de Sopra Steria en España.

“e-Receta Privada Situación Covid-19” 

Ante la situación actual, el despliegue de la “e-Receta Privada Situación Covid-19” basada en estándares europeos con sistema de trasmisión al paciente de DataMatrix, similar a códigos QR, se ha visto acelerado y se ha extendido a todos los sistemas de prescripción interesados, al mismo tiempo que se simplificó su proceso de integración y pruebas.

La solución permite conectar las farmacias españolas con múltiples sistemas médicos de almacenamiento de prescripciones

También se emplea una interfaz web con el objetivo de asegurar un despliegue rápido a todas las farmacias españolas, que con estos cambios, más la implicación del equipo de Sopra Steria en el proyecto, han permitido que en el plazo de pocas semanas se haya difundido entre más de 22.000 farmacias españolas.

Esta solución, a medio y a largo plazo, implica una reducción de costes, una mayor eficiencia de los procesos manuales y basados en papel y, sobre todo, la posibilidad de analizar y conocer la evolución y cambios estadísticos en el mundo de la prescripción privada, lo que permitirá la realización de estudios epidemiológicos con el objetivo mejorar la salud de la población.