nuevas formas de trabajo en remoto administraciones públicas

Si la pandemia ha confirmado una cosa hasta ahora es que es poco probable que volvamos a las formas de trabajar de 2019. El teletrabajo ha sido una revelación para los empleados, que han podido compaginar mucho mejor su vida laboral y personal. Muchas empresas también han demostrado estar a favor del trabajo flexible, ya que sus plantillas han demostrado ser capaces de impulsar el crecimiento y la creatividad de forma virtual. A medida que vemos que más empresas adoptan este enfoque, nuestra trayectoria actual sugiere que el futuro del trabajo será híbrido.

Mientras la pandemia remite y las ciudades reabren, muchas empresas están contemplando cómo pueden llevar al personal de vuelta a la oficina. Pero con gente que se ha acostumbrado a un cierto nivel de libertad y autonomía, una revolución en la forma de trabajar podría estar a la vuelta de la esquina. Va a haber nuevas formas de trabajo.

¿Estamos listos para regresar a las oficinas a tiempo completo?

No se puede escapar del hecho de que una gran proporción de trabajadores no tiene la intención de regresar a las oficinas a tiempo completo. De hecho, la mayoría quiere que el teletrabajo se extienda más. Sí que es cierto que igual trabajar desde la mesa de la cocina o desde el escritorio de casa no es lo ideal, pero la flexibilidad de la que disfrutan los teletrabajadores hace que esto no tenga tanta relevancia. Recientemente, un estudio reveló que 43 de los 50 empleadores más grandes del Reino Unido no tienen planes de hacer volver a su personal a las oficinas a tiempo completo. Sin embargo, es probable que haya una gran cantidad de empresas que todavía tengan la esperanza de volver a los hábitos de trabajo previos a la pandemia, pero ¿por qué?

Las nuevas formas de trabajo parace que se van a orientar al modelo híbrido

Los defensores del regreso a la oficina enfatizan en la creatividad y la colaboración que supuestamente se pierde cuando se trabaja desde casa. Otros opinan que el trabajo remoto simplemente no es adecuado para determinadas empresas. Sin embargo, la mayoría de los empleados piensa que el trabajo híbrido haría de su empresa una más flexible. Con demasiada frecuencia, la dirección ha abogado por un regreso a las oficinas a tiempo completo, alejándose de la realidad pandémica.

Pero la historia es completamente diferente para aquellos que tienen que afrontar viajes en transporte público a diario y en hora punta. Con casi dos tercios (64%) de trabajadores que desean un enfoque flexible del trabajo, está claro que las personas valoran la autonomía que les brinda el trabajo remoto.

Sin embargo, este enfoque flexible no implica que se teletrabaje el 100% del tiempo. De hecho, en Alight Solutions, la mayoría de la plantilla prefiere ir alternando los días o las semanas en los que va a la oficina, combinándola con su casa. La razón de esta decisión es sencilla: el teletrabajo hace que nos podamos organizar nuestra vida personal mejor y que ahorremos tiempo en desplazamientos, pero, también, hace que nos sintamos, en muchas ocasiones, aislados, desconectados de nuestro equipo o incluso, que se reduzca nuestra capacidad de aprendizaje.

Por ello, y como ya sabemos todos que el teletrabajo ha llegado para quedarse, las empresas optan por este modelo híbrido que permite mantener a los trabajadores motivados, conectados corporativamente y con una motivación que, muy seguramente, habían perdido.

Además, desde que la economía volvió a reactivarse en España, muchos departamentos de Finance se han dado cuenta de todo lo que podían ahorrar gracias al teletrabajo. Uno de los que más se ha visto afectado es el que se refiere a las oficinas. Si sumamos el alquiler, más los gastos fijos de mobiliario, redes, servicios como la cafeterÍa, etc. y luego sumamos los del trabajo en casa, el resultado es bastante claro. Entonces, ¿para qué tener 10 plantas de un edificio si organizando a mis empleados puedo conseguir dejar tres de ellas? Muchas son las empresas de este país que están llevando a cabo esta maniobra, pero, otras muchas, han optado, incluso, por mudarse directamente a otros edificios más pequeños o a espacios de coworking.

Estos espacios, que tan de moda se estaban poniendo en la era prepandémica, han pegado un boom en los últimos meses. Empresas que facturan millones trabajan en ellas; los coworkings ya no están relegados a emprendedores o startups con no demasiados recursos. Han sido, por ende, una respuesta y una solución a todos aquellos que se preguntaban cómo podían ahorrar costes (con el teletrabajo) pero sin romper la relación con sus trabajadores. De hecho, convivir con otras empresas ayuda a que el networking sea diario, sin necesidad de acudir a eventos o comidas.

Sea como fuere, y trabajemos donde trabajemos, el coronavirus ha sido un punto de inflexión en nuestra vida laboral. La aceleración de la transformación digital, las nuevas formas de relacionarnos y el cambio en los lugares de trabajo hace que a las empresas no les quede otra: renovarse o morir.

Alvaro Santaella, director de Servicios de Alight Solutions

>