Con la reciente creación del nuevo Sello Pyme innovadora, se abre una excelente oportunidad para muchas de estas empresas, que gracias a haber impulsado durante los últimos años su carácter innovador, podrán aprovechar los beneficios que esta distinción les puede ofrecer. Sin embargo, se estima que menos de 1% de estas empresas en España podrán obtener el Sello.

En primer lugar, para aquellas empresas que cumplan con los requisitos, la ventaja más representativa es que el acceso al registro de Pyme innovadora y la obtención del Sello facultan a la Pyme a exhibir el logo en formato oficial en sus sedes y locales, así como en toda su imagen corporativa y publicitaria, lo que dará prestigio y una mayor notoriedad a la empresa.

Igualmente, quienes logren el Sello tendrán una serie de beneficios fiscales. De acuerdo con Víctor González, socio de dPG Legal y director del departamento financiero, “Según el artículo 35 de la Ley 27/2014, un plan de I+D+I tiene una deducción, con carácter general, de un 25% y hasta un 42% de la inversión anual en I+D+I con un límite de un 50% anual sobre la cuota del impuesto de sociedades. Además, el hecho de contratar a personal investigador para un proyecto específico de I+D+I, tiene bonificaciones en cuotas de la seguridad social”.

Además, las Pyme lograrán un mayor acceso a la contratación pública. Según González, “ésta tiende a licitar primero entre las empresas poseedoras del Sello. Una Pyme innovadora pertenecerá al listado de empresas innovadoras del Ministerio de Economía y Competitividad, aumentando enormemente su visibilidad”.

Aun así, como señala el socio de dPG Legal, no todas las Pymes podrán solicitar su obtención ya que estima que menos del 1% cumplen con los requisitos . Tal como muestran las cifras del Ministerio de Economía, actualmente hay registradas un total de 11.679 empresas innovadoras, un dato muy reducido al tener en cuenta que en el informe Retrato de las Pyme 2015 se registra que en España hay 3.114.361 empresas, de las cuales 3.110.522 (99,88%) son PYME.

Ante esto, es fundamental tener en cuenta los principales requisitos que deben cumplir las Pyme para acceder al Sello Pyme innovadora. El primero es que estas compañías hayan ido implementando prácticas innovadoras durante los últimos años. Asimismo, debe encontrarse dentro de los parámetros mercantiles de lo que se considera una Pyme, es decir, microempresas, pequeñas y medianas empresas que empleen a menos de 250 personas, que su volumen de negocio anual no exceda de 50 millones de euros y que su balance general anual no exceda de 43 millones de euros.

Una vez que se han cumplido estos supuestos, los requisitos que recoge el Boletín Oficial del Estado para la obtención del Sello Pyme innovadoras son:

  • Que se haya recibido financiación pública en los últimos tres años, derivadas de convocatorias públicas de planes de innovación, de la realización de proyectos de I+D+I, o de algún programa marco de I+D+I.
  • Cuando haya demostrado su carácter innovador, mediante su propia actividad.
  • Se haya demostrado capacidad de innovación, mediante alguna certificación oficial.

Si es una Pyme y cumple con los requisitos impuestos por el Ministerio de Economía y Competitividad, o incluso si no los cumple y se quiere poner a trabajar en ellos, el Sello de Pyme innovadora es una gran oportunidad que puede lograr de manera individual o si lo necesita, contando con la ayuda en el proceso de un gestor.