DATISA ha detectado un creciente interés por parte de las PYMEs en las capacidades de los sistemas informáticos destinadas al control de la tesorería. En los últimos 12 meses, esta compañía con 30 años de historia y más de 16.000 empresas usuarias de sus soluciones en el mercado español, ha registrado un incremento del 40% en las consultas de clientes, relacionadas con el cálculo automatizado de las posiciones de tesorería, “que permiten extremar el control de los recursos financieros en las compañías y evitar descubiertos o inversiones que podrían poner en riesgo su negocio”.

DATISA achaca este interés a las dificultades que, debido a la crisis, atraviesan muchas PYMEs para encontrar financiación a unos costes razonables. “El adecuado cálculo de posiciones de tesorería siempre ha sido un proceso clave en las grandes compañías, pero no así en las PYMEs”, explica Ignacio Pomar, Director General de DATISA. “En las épocas en las que era fácil acceder a financiación barata, a muchas pequeñas y medianas empresas les resultaba más fácil pedir un préstamo, que procurar la buena administración de sus recursos”.

Disminuir el riesgo en la inversión y aprovechar recursos financieros

En los últimos años, sin embargo, esta situación ha cambiado radicalmente y crece el número de PYMEs, que dedican más esfuerzos al control de su tesorería, como una alternativa viable para mejorar su rentabilidad. Sin embargo, tener las posiciones de tesorería actualizadas con cálculos “a la antigua”, resulta más difícil de los que parece. La necesidad diaria de conciliar las previsiones con las realizaciones de tesorería, de forma manual y tomando en cuenta múltiples excepciones, como las devoluciones con fecha valor, los cobros detectados de forma tardía y un largo etc., supone un esfuerzo importante, con los consiguientes costes y peligros de error. El Método de Flujos Bancarios aplicado en las grandes compañías, por otro lado, precisa el apoyo de soluciones informáticas avanzadas, cuyos costes y tiempos de implantación siguen estando fuera del alcance de muchas PYMEs españolas, y más en un momento como el actual.