ThreatQuotient ha presentado las principales conclusiones de su encuesta SANS Cyber Threat Intelligence 2021, la cual muestra el importante crecimiento del uso de la inteligencia contra ciberamenazas entre organizaciones de todos los tamaños.
La inteligencia contra ciberamenazas ya no se percibe como algo exclusivo de una minoría de las organizaciones. De este modo,  el 85% de los encuestados afirman ya utilizarla activamente contra ciberamenazas, mientras que el 15% restante “todavía no lo hace, pero tiene previsto hacerlo a corto plazo”.

“La encuesta 2021 de SANS sobre Inteligencia sobre Ciberamenazas deja claro que, a pesar de las dificultades y los trastornos de 2020, las empresas apuestan por invertir en la inteligencia contra ciberamenazas y su implementación, algo que se nota en su crecimiento y madurez”, afirma Eutimio Fernández, Country Manager de ThreatQuotient para España.

El uso de inteligencia contra las amenazas se dispara

Los resultados muestran que el trabajo a distancia ha cambiado la forma en la que los equipos contra ciberamenazas, de respuesta a incidentes y de los centros de operaciones de seguridad se comunican.

La inteligencia contra ciberamenazas ya no se percibe como algo exclusivo de una minoría de las organizaciones

Por su parte, casi el 20% de los encuestados indicaron que su implementación de inteligencia sobre ciberamenazas cambió durante la pandemia, ya que los ciberdelincuentes se aprovecharon de esta situación con un fuerte aumento de los ataques de phishing y ransomware relacionados con la Covid-19, dirigidos a empresas de todos los sectores. 

No obstante, los encuestados identificaron claramente las amenazas del trabajo desde casa, tales como el phishing, la pérdida o el robo de dispositivos, la desprotección más habitual de los equipos de red domésticos, el malware recurrente, la divulgación accidental de información de datos sensibles y el acceso no autorizado de los empleados a los activos de la empresa en remoto.

>