Sagrada_Familia templo de Gaudí
Sagrada_Familia templo de Gaudí

Manuel Navarro Ruiz

Para que la tecnología funcione se necesita un centro de datos. El problema que presenta el templo son las reducidas dimensiones sobre las que instalarlos, toda vez que la mayoría del solar está ocupado por el templo. Tampoco se confiaba en una solución cloud, así que el CPD tenía que estar obligatoriamente dentro de la Sagrada Familia.

Los problemas no sólo eran de espacio. Tal y como aseguró Fernando Villa, CIO de la Sagrada Familia, “tenemos una problemática muy concreta y que no es otra que cada día tenemos que lidiar con las obras que se están llevando a cabo y con la visita de los turistas”. El templo de la Sagrada Familia es el monumento más visitado de España, por lo que la afluencia de público es constante y supone un reto muy importante para los responsables de tecnología.

La apuesta de los responsables TIC del templo para la instalación del centro de datos “pasaba obligatoriamente por una solución modular para que pudiese ser movida de un lugar a otro del solar según avanzasen las obras, sin tener que construir un data center nuevo”, asegura Villa.

El Data Center es esencial para una infraestructura de este calibre ya que a través de él corren las herramientas de tocketing, planteada para reducir las colas o la digitalización de los procesos de construcción para que puedan ser utilizadas las herramientas por los arquitectos involucrados en el proyecto, así como para mejorar la comunicación entre éstos, aparejadores, jefes de obra, etc.

Tal y como explica el CIO del templo, “la seguridad era otro factor muy importante y es obligatorio tener un sistema robusto de backup, poseer buenos perimetrales y tener un sistema antivirus avanzado”.

La solución

La construcción de ese nuevo centro de datos requería de un enfoque a los tradicionales en lo que se refiere al diseño y a la construcción del mismo. La Sagrada Familia confió en el proyecto presentado por Schneider Electric que en sólo 16 semanas diseñó fabricó y entregó una solución de infraestructura de centro de datos llave en mano, con TI, bastidores, UPS, distribución de energía, y refrigeración de precisión.

La ventaja del proyecto presentado por la multinacional norteamericana era escalable y móvil. Además ofrecía una disponibilidad del 99,999% que incluyen más de 90 servidores con una capacidad unitaria de 200 terabytes. “es un data center “all in one” integrado todo en un mismo producto”, afirma Marc Faig, director de ingeniería de prefabricación de Schneider.

Otro de las ventajas de este centro de datos móvil es que se reducen los costes asociados a un CPD tradicional. Es verdad que al principio puede suponer un mayor coste pero a largo plazo, y dado que el Data Canter puede ser movido de lugar, los costes se reducen de manera sensible. Faig afirma que “la planificación también se reduce ya que en 16 semanas funciona a plano rendimiento y al cliente se le da la disponibilidad y la eficiencia que necesita”.

El departamento TIC de la Sagrada Familia trabajó directamente con el equipo de diseño de Schneider en una solución completa de centro de datos diseñado para satisfacer sus necesidades de eficiencia, movilidad y capacidad. Schneider Electric ha diseñado y fabricado una solución llave en mano prefabricada, es decir, el data center fue testado y construido en las propias instalaciones de Schneider para su posterior transporte a la Sagrada Familia. El centro de datos se transporta como dos módulos prefabricados independientes con sistemas de estantes, de contención, energía, refrigeración, seguridad y gestión de preinstalados y luego se acoplan entre sí en el lugar para crear un ambiente funcional y espaciosa. Las unidades fueron suministradas e instaladas fuera de las horas punta para minimizar el impacto sobre obras y vistitas turísticas.

El resultado es un data center que visto desde el exterior parece una caseta de obra más y en cuyo interior tenemos un completo data center que en nada difiere de uno tradicional.