Denominado Fujitsu MDM (Mobile Device Management), este servicio es un pieza imprescindible en la oferta de la multinacional tecnológica para el puesto de trabajo, a partir de un modelo cloud personalizado, con cobertura mundial y bajo el formato pago por uso, gracias a la alianza con Zenprise Mobilemanager . Para ofrecerlo, se ha invertido en la creación de un Datacenter, basado en Europa, que aloja una nube compartida ya por múltiples clientes internacionales, en la que adicionalmente se han instalado infraestructuras complementarias en América y Asía, que garantizan un servicio 24×7, en cualquier punto del globo. Según han afirmado los responsables en la rueda de prensa, el servicio, que se contrata a partir de 2,40 € por terminal y mes, es válido para todos los sistemas operativos móviles, así como para cualquier tipo de móvil o tableta.


El negocio y los usuarios mandan. La llegada de formas de comunicación en las organizaciones como es hoy en día el BYOD (Bring Your Own Device), está suponiendo que los departamentos de sistemas se planteen que es lo que va a pasar en breve. Que cada empleado traiga a la empresa su propio dispositivo, es la creación de un parque heterogéneo y un gran problema para su gestión si no se cuenta con las políticas tecnológicas adecuadas. “Desde Fujitsu- señala Ignacio Garicano, director preventa de Tecnología de Fujitsu- gracias a MDM podemos aportar una solución automatizada y una gestión simple de todo este nuevo mundo. Presentamos, por tanto, una nueva oferta sofisticada del puesto de trabajo. Un modelo cloud, configurable a medida de los perfiles de los usuarios, de pago por uso. Una forma que aporta una cobertura global para todo tipo de dispositivos, óptima para integrar dispositivos personales en la infraestructura corporativa, que ya hemos probado en más de 25.000 usuarios”.


MDM en detalle

La estrategia de movilidad de Fujitsu se basa en un servicio end-to-end y en un modelo, no sólo de venta de tecnología, sino de transformación del negocio. Esta realidad es la que nos ha llevado a diseñar una propuesta de valor MDM que permite a sus clientes desplegar, gestionar, soportar, controlar y securizar dispositivos y servicios, con el objetivo de aumentar la productividad del empleado, colaborar e incrementar la eficiencia y reducir el TCO. La solución desplegada como un servicio cloud mundial, es una plataforma que ofrece una  flexibilidad extrema, gracia a un modelo de pago por uso. Con el servicio MDM, la multinacional nipona puede gestionar de forma rápida y eficaz un número creciente de dispositivos y plataformas, afrontar proyectos BYOD, definir y aplicar políticas de seguridad, reducir elevados TCO y proteger la inversión ante el despliegue de plataformas flexibles, independientemente de los futuros paradigmas tecnológicos.


Para Javier Fernández León, Responsable de Desarrollo del Negocio de Movilidad de Fujitsu “Con Mobile Device Management hemos conseguimos una gestión y soporte centralizado, que nos permite monitorizar extremo-a-extremo la infraestructura de movilidad de una empresa, detectar los problemas de los usuarios, ofrecer multi-tenancy tanto a distintos departamentos o países y reducir drásticamente el número de llamadas a  soporte, gracias a la automatización. Tiene una configuración basada en paquetes personalizados apropiados para cada dispositivo. Su provisión permite la creación de políticas de aplicaciones, paquetes de configuración y un despliegue adecuado a los usuarios y sus dispositivos.  Además, facilita la gestión integral de aplicaciones móviles, ofrece a los usuarios la posibilidad de solicitar Apps, Billing, desplegar aplicaciones, restringir el uso de Apps y  el mantenimiento de estas. Retirar el servicio produciendo un borrado selectivo del dispositivo de la información corporativa dejando los elementos personales. O aportar una triple defensa en dispositivos, red y en la empresa. En definitiva, MDM es una solución integral “todo en uno”.


El uso de los dispositivos móviles integrados como un elemento más del desarrollo del trabajo, conlleva importantes beneficios: aumento de la productividad de los empleados, mayor satisfacción de los usuarios, rápido time to market, sin riesgos, gestión, control y soporte eficiente, reducción de costes y una total seguridad para la protección integral de la redes e información corporativas.

>