Openbravo ha señalado las ventajas del ERP en código abierto frente a los tradicionales o propietarios a la hora de cubrir las necesidades de la pequeña y mediana empresa, en lo que la compañía ha definido como el “dilema de la Pyme”: la tendencia a adquirir aplicaciones de negocio sobredimensionadas creyendo que aseguran así su ventaja competitiva con el falso mito de “cuanto  más grande,  mejores”.

Estas aplicaciones han sido diseñadas originalmente para grandes infraestructuras, y por tanto su adopción supone un desembolso notable. A pesar de ello, este modelo incumple a menudo la promesa principal en la que se basa: dotar a sus clientes de un sistema integrado que optimice sus operaciones locales y les ofrezca información unificada para la toma de decisiones a todos los niveles.

“Una de las grandes paradojas de la era digital es que, aunque sus avances han permitido un uso avanzado de las TI información por parte de las empresas, muchos objetivos específicos del sector de la Pyme aún no se pueden cumplir con un ERP propietario”, declara Andreu Bartolí, VP de Operaciones de Canal de Openbravo “Sus fabricantes crean modelos únicos de grandes dimensiones confiando en abarcar la mayor parte posible del mercado, pero olvidan que esto no es lo que necesita la pequeña y mediana empresa: sus necesidades son sobre todo adaptabilidad, sostenibilidad, la escalabilidad y el coste asequible. Y muchas de ellas descubren a posteriori las complicaciones de adaptar su modelo de negocio a un ERP propietario, con lo cual el dilema de la Pyme pasa a ser la frustración de la Pyme”.

Openbravo ha señalado cinco objetivos en los que el software ERP en código abierto vence en eficacia al propietario a la hora de cubrir las necesidades de la Pyme:

  • Customización de la funcionalidad estándar, o capacidad de adaptación. Muchos sistemas de ERP propietario parten de la base de que son los clientes los que deben ajustar sus procesos de negocio para adaptarlos a sus características, cuando la tendencia del ERP en código abierto es exactamente la contraria: ofrecer una arquitectura modular moderna que permite la flexibilidad y la adaptación a las necesidades actuales y a los posteriores cambios en la empresa y la sencilla extensión que acompañe el crecimiento de la misma.
  • Extensión del ERP a nuevas regiones o unidades de negocio. La tendencia natural de la empresa que ha instalado un ERP es sacarle todo el partido posible utilizándolo en distintas sucursales y regiones geográficas. Sin embargo, cada una de ellas tiene sus propios requerimientos, lo que fuerza a la empresa a crear múltiples instancias de ERP, incrementando el uso de hardware, los recursos destinados a la administración de TI, la complejidad de la estructura y el coste adicional. El ERP en código abierto permite acomodar en una sola instancia regiones y unidades de negocio, cada una con sus características y normativas particulares, pero al mismo tiempo ofreciendo una visión unificada de las necesidades globales y locales.
  • Integración en tiempo real con las aplicaciones de Saas. En el entorno Pyme, el SaaS (Software as a Service) es cada día más popular para soluciones como la gestión de documentos, envíos, transportes o CRM, y todas ellas necesitan una integración plena con la plataforma de ERP. Pero el ERP propietario habitualmente carece de un soporte nativo para los servicios web, que hoy en día es a menudo la manera más sencilla de integrarse con las aplicaciones de SaaS. Los sistemas web nativos del ERP en código abierto y el uso de estándares, permiten una integración rápida y fácil de mantener a medida que evolucionan los sistemas.
  • Acceso sencillo a la información unificada. Esta cualidad, que debería ser inherente a cualquier sistema de ERP, no se cumple plenamente en los sistemas propietarios para la Pyme. Si bien éstos disponen de una base de datos única, su usabilidad deja mucho que desear debido a la misma complejidad de la aplicación, sobredimensionada, con más campos y pantallas de los necesarios y sin la flexibilidad de adaptación a sus propios procesos de negocio.  No hay peor inversión en TI que un ERP que los usuarios no utilizan porque dista mucho de ayudarles en su operativa diaria y en la toma de decisiones.
  • Escalabilidad (en cualquier dirección). Un punto en común en muchas Pymes es su necesidad de adaptar el tamaño de su ERP a su devenir económico y sus infraestructuras, además de poder contar con ampliaciones puntuales para acometer proyectos piloto o joint ventures. El modelo de licencia habitual de ERP propietario sustituye la capacidad de ampliación o reducción por la compra de un modelo fijo, y a menudo sobredimensionado, que suponen un gasto en licencias y mantenimiento inamovibles, y casi nunca negociables. El ERP en código abierto proporciona tecnología de última generación, con múltiples opciones de instalación que aseguran disponer de la mejor opción en cada momento y con la flexibilidad de cambiarlo para adaptarse a sus necesidades.

“La mayor parte de los inconvenientes del ERP propietario están relacionados con la rigidez, tanto con la de sus aplicaciones como con la de sus políticas de venta de licencias. Por eso muchas Pymes se enfrentan al dilema de adquirirlo, creyendo, equivocadamente, que es la única opción para ser competitivos”, declara Andreu Bartolí, VP de Operaciones de Canal de Openbravo. “Por el contrario, el ERP en código abierto cuenta con una arquitectura superior, concebida para un entorno web de forma nativa, que pone énfasis en la adaptabilidad, escalabilidad, coste asequible y el uso de estándares abiertos que dan el control definitivo al usuario final. La participación de miles de usuarios en todo el mundo en su proceso de desarrollo permite que una empresa de ERP en código abierto pueda desarrollar un producto estable y maduro en la mitad de tiempo que una empresa de software propietario, y con unos índices mucho mayores de seguridad. Además, la innovación es permanente lo que permite disponer de soluciones de primer nivel de forma continua”.