Banco Popular aceptó participar en el TAP de Microsoft Windows Vista por razones de tipo tecnológico: “Por un lado, mantener el alto grado de conocimiento de nuestros técnicos sobre arquitectura de sistemas operativos cliente Windows. En segundo lugar, porque nos gusta estar bien posicionados en las tecnologías”, explica José Francisco Casado, responsable del Departamento de Arquitectura de Sistemas de Apoyo de Banco Popular.
“La experiencia nos ha demostrado que quedarnos demasiado anticuados en versiones o en sistemas operativos no es conveniente. Es cierto que un despliegue masivo de plataforma cliente es complicado y supone costes elevados, pero no es menos cierto que mantenerse estancado supone complicadas tareas de mantenimiento que implican costes no menos altos”, aclara.
De momento, la entidad no contempla realizar un despliegue masivo porque requeriría la actualización de demasiadas máquinas, algo que aún no se han planteado. “Creemos que es importante estar ahí porque muy pronto Microsoft Windows Vista empezará a implantarse en muchos sitios y a ofrecer funcionalidades que pueden resultarnos interesantes”, apunta. A juicio de Casado, Microsoft Windows Vista tiene una particularidad: “A diferencia de lo que sucedía con otros sistemas operativos, en este caso están muy separados los beneficios que ofrece al cliente final de los que repercuten en el mundo empresarial.
El nuevo sistema operativo ofrece multitud de funcionalidades visuales que resultan útiles, a priori, para un usuario particular, pero que no lo son tanto para el cliente de negocio”, dice Casado. “La presentación es especialmente llamativa y aunque la empresa no le saque partido ahora, está claro que el nuevo sistema marca tendencia y da pistas sobre lo que nos va a deparar el futuro”, afirma María Jesús Viana, jefe del Departamento de Integración en Servicios Financieros de de Fujitsu, partner de Microsoft colaborador en el programa TAP de Microsoft Windows Vista en Banco Popular.

Fases del proyecto

La implantación de Microsoft Windows Vista en Banco Popular se está realizando por etapas. Actualmente están terminando de desarrollar una nueva versión de su herramienta de despliegue de puestos de trabajo, llamada Configurador de Equipos, necesaria para comenzar el despliegue del nuevo sistema operativo. “Esta herramienta permite que los servicios técnicos realicen un despliegue muy rápido gracias a la sencillez de su interfaz.
El objetivo inicial es desplegar Microsoft Windows Vista en los servicios centrales”, explica Casado. Y es que una de las funcionalidades clave del nuevo sistema operativo para la organización es, precisamente, su facilidad de implementación. “Para una entidad como la nuestra, con más de 2.000 oficinas y 14.000 puestos de trabajo, es importante contar con tecnologías que minimicen los gastos de despliegue, actualmente instalamos mediante soportes estáticos (CD o DVD), el sistema de despliegue de Windows VISTA permitirá desplegar desde una única imagen, modificable en caliente, el único requisito es tener suficiente ancho de banda”, señala. “A nosotros también nos ha encantado la herramienta de despliegue. Para Fujitsu, Windows Vista junto a la metodología Triole supone un gran avance facilitando los proyectos de implementación, despliegue y gestión del desktop”, apunta Viana.

En una segunda etapa se va a realizar el despliegue en una serie de equipos elegidos estratégicamente que se encargarán de aportar la experiencia de usuario necesaria para poder determinar qué cambios es preciso hacer sobre el hardware para que la implantación sea operativa. “Así, cuando dispongamos de la versión definitiva del producto, la implantación en los servicios centrales será más sencilla. La última etapa sería instalarlo en la red de sucursales, pero esto va a requerir un estudio mucho más pormenorizado de todos los elementos que intervienen en un despliegue de esas características”, destaca Casado.

Ventajas

La adpción de Windows Vista por parte de la entidad bancaria ha supuesto una serie de beneficios. Entre ellos destacan los siguientes:
– Tecnología de futuro.
“La experiencia nos ha demostrado que quedarnos demasiado anticuados en versiones o en sistemas operativos no es conveniente. Es cierto que un despliegue masivo es complicado y requiere costes elevados, pero también es verdad que mantenerse estancado precisa unos costes de mantenimiento que no compensan”, explica el responsable del Departamento de Arquitectura de Sistemas de Apoyo de Banco Popular.
– Capacidad de despliegue.
“Siempre y cuando el ancho de banda lo permita, con Microsoft Windows Vista será más sencilla la implantación en las Oficinas. Nuestra intención es aprovechar el nuevo sistema operativo para no volver a instalar desde soportes estáticos, como CD y DVD”, destaca Casado.

– Mayor seguridad.
El nuevo sistema operativo de Microsoft ofrece varias posibilidades de configuración y personalización de la seguridad que resultan muy interesantes para la entidad. “Sólo el perfil de usuario que tiene acceso a la máquina puede hacer aquello que le está permitido. Eso va a redundar en la seguridad de las aplicaciones. El problema de la banca electrónica es que muchos usuarios aún no confían en la seguridad de ese sistema. Por eso, si se consigue un sistema seguro que minimice el riesgo de hackers y phishing, tanto el banco como, sobre todo, los clientes saldrán beneficiados”, afirma María Jesús Viana, de Fujitsu.
-Plataforma multilenguaje mejorada.
“Por primera vez, Microsoft ha desarrollado un sistema operativo cliente con plataforma multilenguaje real”, dice José Francisco Casado.

Incremento de la productividad

“Trabajamos con una ingente cantidad de documentos e información que nunca aparecen cuando lo necesitas. El nuevo sistema operativo de Microsoft ofrece búsquedas muy mejoradas que repercutirán directamente en la productividad del usuario final”, señala
Casado.

El protagonista

Banco Popular
Fundado en 1926, Banco Popular es el tercer grupo bancario de España, con una red de 2.224 sucursales, 14.000 empleados y más de 4 millones de clientes. Está formado por un banco nacional, cinco regionales, un banco de Internet, uno de gestión de patrimonio, uno hipotecario y dos en el extranjero (Banco Popular Portugal y Banco Popular France). Para poder mantener actualizada su plataforma de cliente y estar siempre a la última en tecnología, Banco Popular acepta la propuesta de Microsoft de implantar Windows Vista antes de su lanzamiento comercial.
Tras una serie de modificaciones en su herramienta de instalación y configuración, comenzará el despliegue de Windows Vista en los servicios centrales. Lo que le ha reportado la implementación ha sido una tecnología de futuro una gran capacidad de despliegue y un incremento en los noveles de seguridad

>