Los expertos han fracasado estrepitosamente. Tras los anuncios de Telefónica y Vodafone de dejar de subvencionar los terminales, todos apostaban porque Orange seguiría la misma senda inmediatamente. Sin embargo, la operadora gala ha anunciado hoy que seguirá con su política de subvención para poder proporcionar los mejores móviles a sus clientes y de paso, poder quitar clientes a las dos operadoras que dominan de forma conjunta le mercado español.

Desde la operadora se ha señalado que, al contrario de lo que piensan sus competidoras y muchos analistas la mayoría de los clientes siguen interesados en acceder a los más avanzados terminales a precios atractivos. Para ello, estos clientes están dispuestos a comprometerse durante un tiempo con Orange, por un importe mensual vinculado al valor del terminal, lo que les permite acceder a terminales de gama alta, que de otra forma sería imposible.

Desde la compañía son tanjantes: Para Orange, este modelo no está agotado: responde a una demanda. La subvención contribuye a la democratización del acceso a los nuevos servicios de comunicación.

Según un comunicado remitido por la compañía «consideramos que es necesario continuar ofreciendo terminales de última generación al mejor precio, junto con la más atractiva gama de tarifas, gracias a nuestro portafolio tarifario de “animales”. Es importante poder ofrecer la mejor combinación terminal-tarifa para cada tipología de cliente. La subvención es compatible con la mejora de la rentabilidad y esta práctica es compatible con la mejora de nuestros resultados financieros. Prueba de ello es que en 2011 Orange ha combinado el liderazgo en portabilidad durante todo el segundo semestre con el incremento de nuestra rentabilidad».