Ibermática celebró la pasada semana en Madrid un evento en el que se atrevió a pronosticar, con la ayuda de grandes entidades del sector tecnológico como Google, HP o Gartner, qué tendencias TIC serán clave en 2020 para que las organizaciones no pierdan el tren de la competitividad. A pesar de que cada año irrumpen más y más tecnologías nuevas con capacidad para transformar las estrategias de negocio corporativas, en la jornada ‘Destino 2020’ las grandes entidades del sector confirmaron que siguen viendo en Big Data, Cloud y Movilidad, junto a Social Media en un escalafón ligeramente inferior, la mejor apuesta que pueden hacer las compañías para incrementar su eficiencia.

Publicidad

La jornada contó, por este orden, con la participación de los expertos Ignacio Prieto, responsable de Gartner en España y Portugal; Jorge Fernández; director de Tecnología de HP Enterprise Group para Iberia; Isaac Hernández, country manager para España y Portugal de Google for Work; Juan Ignacio Sanz, director de Servicios de Infraestructuras de Ibermática Centro; y Mary Mesaglio, vicepresidenta de Investigación en el equipo de investigación de Gartner CIO. Tras sus intervenciones individuales, hubo tiempo para que debatieran en torno a una mesa redonda sobre las cuestiones que les hicieron llegar los asistentes.

La tercera era

Prieto abrió el evento asegurando que ya nos encontramos en la tercera era de las TIC, la de la digitalización. Y no sólo en el ámbito empresarial, sino en la vida cotidiana en general. A su juicio la tecnología va a estar en todo, mediante sensores, que se harán más presentes en el día a día de las personas y que mejorarán su calidad de vida “hasta el punto de alargar la longevidad”. “Estos sensores que llevaremos en el cuerpo (tatuajes digitales) recogerán toda la información de lo que hacemos, de nuestro estado físico… y, junto a los sensores colocados en el resto de cosas, interactuarán para hacernos la vida más sencilla”.

Para describir esta idea puso el ejemplo de un accidente de tráfico, en el que se pondría en marcha de manera automática, en función de los datos recogidos por los sensores y cámaras de vídeo, todo el dispositivo de emergencias: desde el estado del vehículo, el envío de información a la policía, ambulancia, aseguradoras, grúas, concesionarios… hasta llegar al ámbito judicial. “Las máquinas ya no sólo ejecutan, empiezan a aprender y tomar decisiones. Cada vez se parecen más a las personas, y las personas, a través de estos accesorios TIC, se parecen más a las máquinas”, dijo.

Todo esto llevará a nuevos modelos de negocio digitales y a buscar nuevas soluciones TIC que les den respuesta, afectando a todos los departamentos de las empresas, no sólo al CIO. Estas soluciones se sustentarán en Movilidad, Big data y Cloud, que dotarán a las empresas de mayor flexibilidad y agilidad para adaptarse a la nueva era digital, con menos riesgos en la inversión, y de mayor capacidad para usar mejor las analíticas y adelantarse a las necesidades del cliente.

Fin al modelo de computación

En sus vaticinios, Fernández de HP aseguró que van a cambiar las reglas del juego de la computación después de más de 50 años haciéndola de la misma manera. Una computación en la que memoria RAM desaparecerá para dar paso a estructuras en base a iones, en la que se dirá adiós al cobre para dar la bienvenida a la comunicación óptica, y en la que se integrarán infraestructuras específicas para cada proceso.

También habló de la importancia de la eficiencia energética, ya que el coste de la energía se va a disparar en el futuro, y en este sentido auguró el éxito de Paralell Computing, que permite el almacenamiento en función de cada necesidad puntual. Explicó que existen cientos de miles de “CPD zombis” que no se usan (un 30%) con cuyo gasto se podría alimentar a 3,5 millones de personas durante un año, y que no hay que tener miedo de apagarlos si no contienen información necesaria.

“Lo ideal será apostar por una infraestructura en pago por uso. Tenerla y encenderla cuando se necesite. También nos movemos hacia la creación de hardware específico para la aplicación que va a correr en él, y no hacer como hasta ahora, que primero se compra el hardware y después se van metiendo las aplicaciones”, resaltó, para terminar diciendo que “si no se alinea la IT con el negocio, la empresa morirá”.

Afrontando la disrupción

Hernández de Google recordó que para continuar siendo competitivos en 2020 lo más importante es seguir apostando por la innovación, que nunca va a pasar de moda. “La evolución de las TIC va a toda máquina, nunca ha ido tan rápido como hasta ahora, y si no innovamos otras empresas nos adelantarán por los dos lados. Y es que la disrupción afecta a todas las industrias, ahora en niveles hasta 50 veces mayores que hace pocos años”, aseguró.

Ante esta situación, Hernández abogó por la “pasión”, un elemento fundamental de innovación, “por eso en Google dejamos a los profesionales que dediquen un 20% de su tiempo laboral a un proyecto que le apasione, aunque no tenga nada que ver con su trabajo. Nuestra premisa es que hay que hacer las cosas diez veces mejor, no sólo un 10% mejor. Hay que ser ambicioso, y si al final eres un 2% mejor, eso que has ganado”.

También destacó la Movilidad, Cloud, Big Data y Redes Sociales como las tendencias que seguirán marcando la pauta en 2020, “y eso en un contexto en el que la importancia que tienen las TIC ahora no la han tenido nunca, porque son esenciales para ser eficientes, y esto es sólo el principio”, indicó.

Transformación de integradores TI y empresas

Por parte de Ibermática, Juan Ignacio Sanz coincidió en que las TIC están generando un cambio social, y a la vez deben cambiar ellas para dar respuesta y gestionar ese cambio. Y es que las TIC proveen servicios, pero ahora también información de valor, que es la clave y lo que va a generar la transformación. “Las TIC generan modelos disruptivos en todos los ámbitos, estamos cambiando la sociedad (la irrupción de Podemos gracias a las redes sociales, las impresoras 3D que permiten crear cualquier producto en casa, los matrimonios cimentados en un chat, los bitcoins…) y los integradores de tecnología y resto de organizaciones estamos abocados a un proceso de transformación. No podemos utilizar modelos de veinte años en una sociedad que está cambiando”, aseveró.

Explicó que ahora se hace necesario un modelo de servicio diferente: “Debemos ayudar a las organizaciones a manejar ingentes volúmenes de datos. La información de su entidad combinada con la que hay en las redes públicas será la clave en los próximos años. Se cumplirá el gran sueño del marketing individualizado a cada persona gracias a las aplicaciones analíticas (Big Data)”.

Y todo ello deberá hacerse pudiendo acceder a la información desde cualquier sitio (Movilidad) “porque no podemos estar sin estar conectados”, y reduciendo plazos, “ya que las metodologías deben ser de ciclos más cortos, con resultados en semanas y con la flexibilidad y agilidad que proporciona un Cloud cada vez más estandarizado y transparente”. “Nos tenemos que reinventar”, insistió.

Sanz también abogó los modelos pago por uso y por el desarrollo de software como servicio, pudiéndose hasta sacar a subasta el diseño de aplicaciones, y por un mercado en que los proveedores de hardware y software lo sean más de servicios, dejando la producción, que deja cada vez márgenes más bajos, a los países emergentes.

Por último, apuntó otra de las claves que le parecen más importantes: acercarse más a los procesos del cliente para aportarle valor, para no sólo cumplir el contrato, sino también para ayudarle a innovar y acercarle las tecnologías más importantes (Big Data, Cloud…) “que es lo que más satisfacción nos produce al finalizar un proyecto”. “Se trata de establecer modelos de colaboración basados en experiencias y éxitos, buscando un método de negocio conjunto, incluso más allá del ámbito TIC”, resaltó.

Innovación basada en psicología

Por último, Mesaglio de Gartner retomo el tema de la I+D+i, y explicó la importancia de afrontar la innovación pensando más como psicólogo que como ingeniero, apelando a las emociones y motivando a los profesionales de todas las capas de la organización. “Los cambios son cada vez más rápidos y hay que innovar para no quedarse rezagado, pero los de arriba dicen que no tienen ideas sin llegar a escuchar las ideas innovadoras que se gestan abajo, ya que los de en medio son los menos inclinados a innovar. Hay que cambiar esta dinámica”, enfatizó.

Para ello, abogó por facilitar entornos de innovación más seguros, haciendo ver que la innovación no es un riesgo, y cambiar la mentalidad que no permite fallos ni arriesgar. “Las personas son mucho más creativas de lo que pensamos, pero hay que ponérselo fácil. No es peligroso innovar. Desde arriba hay que dejar claro que no es un riesgo. Hay que proteger el entorno innovador.