«Si me pregunta por si estamos en Ametic, tendré que decir que sí estamos, pero también diré que la actual Ametic no nos representa bien; tenemos voz pero no voto y no nos escuchan «, ha destacado a este Diario Informático Tomás Castro Alonso, Presidente de Aetical, y miembro de la recién creada SPORA, el nuevo Consejo Nacional de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información  y la Comunicación. SPORA es una apuesta común de la Confederación Española de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Electrónica,CONETIC,  y  de la Federación Nacional de Asociaciones de Instaladores e Integradores de Telecomunicaciones, FENITEL, para trasmitir la voz de las empresas TEIC españolas  y trabajar por el impulso del sector.

Publicidad

Tal y como se expuso en su presentación,  SPORA actuará como un interlocutor sectorial ante las Instituciones y Organizaciones Públicas  y Privadas españolas  y trabajará intensamente para la difusión  de la Sociedad de la Información entre los ciudadanos y empresas de cualquier sector, así como para el uso responsable de Internet y el acceso generalizado a sus servicios.

Con 3.000 empresas asociadas directamente a FENITEL y CONETIC, repartidas por el territorio español, SPORA quiere dotar de voz propia y dar apoyo potenciando sus capacidades de producción  y comercialización e identificando sinergia que les ofrezcan ventajas competitivas en el mercado.

La forma del acuerdo, se destaca, supone un compromiso para que ambas organizaciones trabajen conjuntamente en la constitución  y el desarrollo de este órgano, manteniendo ambas organizaciones su propia identidad e independencia.

Entre los valores principales del acuerdo destaca la suma de las capacidades, conocimiento socio-económico y territorial de ambas organizaciones empresariales,  así compara como el empeño para defender los intereses de sus asociados y presentar una manera diferente de hacer las cosas, a través de intercambio de información, objetivos y propuestas  de soluciones desde la base, constituida por sus empresas, hacia arriba, es decir, hacia las organizaciones sectoriales y empresariales y la propia Administración.