En lo que deben fijarse fundamentalmente las empresas a la hora de elegir e implantar un ERP es en su escalabilidad –dado que las circunstancias del negocio cambiarán a lo largo del tiempo- y en la base tecnológica que soporte el ERP.

En líneas generales, los puntos clave en los que debe basar su elección son:

  • Coste asequible y ajustado a las posibilidades que ofrece.
  • Despliegue rápido y libre de riesgos (cuanto más intuitivo sea su uso, mejor).
  • Herramientas de personalización y soluciones complementarias para adaptarse a necesidades futuras.
  • Coste de mantenimiento ajustado y predecible.
  • Capacidades multimoneda, multiidioma y multiplan de cuentas para abordar proyectos internacionales.

Teniendo todo esto claro, la empresa debe considerar además otra tendencia decisiva para la evolución del mercado: el progresivo avance hacia el modelo de suministro de servicios en la nube, orientado a la movilidad y a facilitar la colaboración de los equipos de trabajo. Debido a que es uno de los sistemas centrales del negocio, el ERP ha sido una de las últimas piezas en subirse a la nube (antes le precedieron sistemas como el CRM o la gestión de RRHH), pero existen ya completas plataformas de gestión en modo cloud fáciles de usar y que ofrecen un bajo coste total de propiedad. No obstante, en algunos casos y para determinados procesos de negocio, el esfuerzo de personalización que se requiere para subirlos a la nube es demasiado alto y no merece la pena.

Las soluciones cloud permiten que la empresa tenga acceso a las funcionalidades de gestión en cualquier momento y lugar, también a través de dispositivos móviles. Seidor está implantando SAP Business ByDesign en filiales de grandes compañías y pymes que necesitan reducir sus inversiones en software e infraestructura TI pero desean el respaldo y seguridad que les ofrece un proveedor externo. Entre otros beneficios, SAP Business ByDesign reduce los costes de gestión del entorno TI, mejora la productividad y la colaboración en toda la empresa y ofrece la máxima seguridad para los datos, alojados en centros de alta seguridad que garantizan la recuperación ante desastres y los procesos de backup continuos. De este modo, las empresas ganan flexibilidad y disfrutan de todas las funcionalidades que pueda necesitar el negocio sin acometer grandes inversiones.

El escritorio móvil

Junto al modelo SaaS, se está dando prioridad a las soluciones móviles y a la integración de todas las aplicaciones -conectando el ERP con el sistema de comercio electrónico, por ejemplo- para poder acceder en tiempo real a los datos y que estos estén actualizados y sean fiables. Por nuestra experiencia como proveedores expertos en el segmento de la pyme, hoy por hoy, el ERP móvil tiene como finalidad la extensión de funcionalidades de negocio a dispositivos móviles, fundamentalmente para los equipos comerciales y de ventas (que, de este modo, pueden realizar todos tipo de transacciones y consultas de información cuando estén fuera de la oficina), y los equipos de mantenimiento y servicio técnico (que necesitan abrir y completar partes de trabajo e incidencias en remoto).

El móvil se ha convertido en el nuevo escritorio. El ERP móvil ofrece un acceso seguro a los datos corporativos y mejora la capacidad de decisión en tiempo real al combinarse con aplicaciones de inteligencia de negocio. Se trata de un mercado en crecimiento y en el que SAP –que ha adquirido la empresa Sybase, líder en esta área- lleva años de ventaja gracias a su apuesta pionera por la movilidad. Uno de los aspectos críticos es la seguridad en movilidad, cuestión que resuelve la solución de seguridad y gestión de dispositivos Afaria, con una única consola administrativa desde la cual podrá gestionar, garantizar y desplegar de manera central los datos, las aplicaciones y los dispositivos móviles.

Finalmente, también estamos viviendo el despegue del ERP “social”, un nuevo enfoque colaborativo que optimiza aspectos como el suministro de formación a los empleados, la satisfacción y fidelidad de clientes y socios o la reducción de los ciclos de venta. El ERP social, conectado e integrado con los procesos de negocio, permite aprovechar al máximo la información de toda la organización y dar la mejor y más rápida respuesta a los clientes.