Big Data es un paso hacia el negocio. El CIO en España empieza a pensar en esta nueva herramienta no sólo como algo exclusivamente IT, sino como catalizador de negocio. En el Informe Big Data, Más Allá del Ruido se observa un importante interés en España por abordar este aspecto con el 91% de los CIOS encuestados a favor de desarrollar un plan estratégico a largo plazo. Muy importante es sobre todo el beneficio que estos ven en el negocio y es que el papel del CIO, del director de sistemas, en este fenómeno de Big Data está cambiando. Por Robert Assink, Director General de Interxion España

Algunos profesionales tachan Big Data de la nueva revolución, otros de estrategia de marketing a lo grande y otros aseguran que estamos rodeados de Big Data en nuestra vida cotidiana. Y coincido en estas apreciaciones. Pensemos en todas las fuentes de datos existentes en estos momentos, en la cantidad de información que mueven gigantes como Yahoo o Facebook y el tipo de datos que poseen, muy poco homogéneos y de múltiples fuentes. Según un estudio de IDC, de 2010 a 2020 se multiplicarán por cincuenta los bytes de información. Olvidaremos los Megas o los Gigas o los Teras y daremos la bienvenida  a los Zetta.

En su momento, la inteligencia de negocio ya significó un importante avance en la forma de entender los datos y los procesos de toma de decisiones. Ahora, los retos son mayores y van a requerir nuevas maneras de estudiar los datos, de formular preguntas y de nuevos perfiles con conocimientos matemáticos y de negocio que ayuden a ese entendimiento de toda esa información.

Por eso, por lo que está significando y lo que va a significar, Big Data se está convirtiendo en el próximo reto para los datacenters. Y para el negocio, porque este va a sufrir una transformación.

TI y Negocio: tándem de éxito en Big Data

Para empezar porque así lo muestran los propios datos. En el informe Big Data, Más Allá del Ruido elaborado por consultora Vanson Bourne destacan algunos aspectos que afectan directamente a la gestión del CIO. Las pistas son muchas: en España más del 40% de los CIO reporta al CEO – un porcentaje mayor a la media europea; el 56% de los CIOs declara que la estrategia IT está en función del negocio – de nuevo un dato mayor que el promedio del resto de países; y tres de las principales prioridades del CIO están vinculadas con Big Data (en concreto, mejorar la disponibilidad, gestionar el crecimiento exponencial de datos y eliminar silos e islas).

Como vemos, España está situándose por encima de la media, incluso acortamos el plazo de inmersión en Big Data y lo situamos en los próximos doce meses ante los tres años de la media europea. Y lo que más destaca es que en aquellas empresas donde ya hay un alineamiento entre negocio e IT los plazos son más estrechos e incluso ya se han empezado a hacer planes estratégicos sobre los grandes volúmenes de datos.

El fracaso está servido para aquellos que no sean capaces de conjugar ambos aspectos.

Más datos que avalan esta concepción de negocio que proporciona Big Data: el 80% de los departamentos de negocio e IT lo ven como un desafío importante y un reto significativo porque les va a proporcionar tomar mejores decisiones, disponer de más innovación y mejorar los niveles de satisfacción de los clientes. ¿Y cuáles son las principales motivaciones? ¿Qué lleva a colocar Big Data en la agenda del CIO y del CEO? Fundamentalmente las transacciones financieras, los sistema de gestión de clientes y los bancos de imágenes.

Las 3 Vs: Velocidad, Volumen y Variedad

¿Cuáles son las principales preocupaciones? La capacidad de análisis, el almacenamiento de los datos y la velocidad de hardware, red y software. Lo que hace que pensemos en tres Vs: velocidad, volumen y variedad (porque estos grandes volúmenes de datos incluyen datos desestructurados como videos, audios o documentos en distintos formatos).

Ha salido la velocidad como un elemento clave, es decir, la latencia. Hay que ser capaz de analizar una infinidad de datos de forma muy rápida, pero también hay que poder entregarlos de manera casi inmediata. La latencia es algo fundamental sobre todo para el sector financiero o el de la distribución y en nuestro país somos de los más exigentes en Europa. Y aquí los centros de datos se van a colocar como herramienta básica gracias a sus redes y alta disponibilidad de conectividad. Va a ser fundamental tener el control de la red porque Big Data va a implicar mucho tráfico de datos al que hay que dar salida y fluidez en la entrega.

De hecho, el 74% de los encuestados considera que el análisis de Big Data va a ser una herramienta muy importante para su despliegue, seguido del 68% que considera a los CPDs profesionales parte significativa también del proceso. Es una tendencia clara, puesto que se va a necesitar un entorno profesional para la puesta en marcha de Big Data.

En definitiva, Big Data va a ser un nuevo mundo de análisis que debe apoyarse en las herramientas y la tecnología más adecuada, básicamente hardware y software de altas prestaciones y preparado para hacer frente a esa nueva revolución.