Las infraestructuras de Cloud se proveen desplegadas bajo tres modelos diferentes, clasificados según está infraestructura se comparta o no entre más de un cliente. Por Departamento de marketing de Nexica

El Cloud Computing ha supuesto una revolución respecto al modelo tradicional de entrega de servicios TIC gracias a sus innumerables ventajas y lo cierto es que su implantación en empresas está creciendo a ritmo acelerado (entre un 20% y un 40% según la fuente).

Conceptualmente una de sus clasificaciones hace referencia a su modelo de despliegue. En este artículo te acercamos algunos detalles en referencia a los distintos modelos de despliegue del cloud:

Cloud Privado

Una nube privada es aquella en la que solamente una organización, utilizando tecnologías como la virtualización, tiene acceso a los recursos que se utilizan para implementar la nube. Es decir, una empresa dispone de un entorno cloud en exclusiva.

El cloud privado podría compararse con los datacenter internos de que disponen algunas empresas, con infraestructura y máquinas propias, dimensionadas en base a la demanda esperada. Mediante la virtualización podemos añadir a las características del datacenter los beneficios del cloud, tales como la agilidad en la provisión o cierto nivel de elasticidad.

Las soluciones de Cloud Privado generan una sensación de mayor seguridad para los clientes que disponen de este tipo de despliegues, al no compartir recursos con otros usuarios, Normalmente el Cloud privado se despliega considerando tecnologías afines/conocidas a las propias de la empresa o bien atendiendo a sus capacidades para interconectarse con otras nubes. La capacidad de elegir al proveedor permite seleccionar los recursos tecnológicos que más se adapten a las necesidades técnicas o económicas de la empresa así como las tecnologías que mejor se integren con otros servicios de infraestructura ya existentes (backup, balanceadores, red, etc).

Este sin embargo, es un modelo de despliegue caro para muchas empresas, pues a pesar de su mayor flexibilidad y adaptación con las infraestructuras existentes, requiere de fuertes inversiones tanto iniciales en la adquisición del equipamiento (CAPEX) como posteriores para su gestión (OPEX). Por otra parte, puesto que son infraestructuras dedicadas para autoconsumo, el Pago por Uso no es un beneficio directo que pueda obtenerse del Cloud Privado, ya que los recursos sobrantes no se revende a otras organizaciones, ni tiene mucho sentido desarrollar un modelo elástico en un Cloud Privado (excepto en el caso de grandes organizaciones).

A las inversiones efectuadas inicialmente, además, deben sumarse aquellas que garanticen la evolución tecnológica de las infraestructuras adquiridas. En el caso de que esta renovación no se produzca, con el tiempo este tipo de despliegues caen rápidamente en la obsolescencia.

Así, las nubes privadas están especialmente orientadas a organizaciones con alta concentración de recursos y sistemas tecnológicos, tales como entidades bancarias, Administración Pública, entornos de investigación y desarrollo, consultorías y asesorías legales, tecnológicas o de negocio, etc.

Las nubes privadas pueden estar alojadas en un CPD propio en las instalaciones del cliente, o en un entorno dedicado dentro de las instalaciones de un proveedor de servicios IT externo. En este último caso, pueden aprovecharse las capas tecnológicas y de servicios que el propio proveedor pueda tener desplegadas sin incurrir en inversiones adicionales, o bien disponer de mayores facilidades a la hora de interconectar (hibridación) el Cloud Privado con otros servicios de Cloud Público (gestión de desbordamiento de carga o servicios de Disaster Recovery (DRS).

Cloud Público

Un despliegue de Cloud Público (o Cloud multi-tenant) se caracteriza por ofrecer recursos TIC sobre infraestructuras compartidas entre múltiples clientes. A estos recursos el cliente accede a través de internet o mediante conexiones VPN. La infraestructura es proporcionada con todas las ventajas del modelo de consumo de Cloud (pago por uso, aprovisionamiento ágil, elasticidad, etc.) beneficiándose además de las economías que se aplican al amortizar la infraestructura global con múltiples clientes.

Es habitual que en las nubes públicas, el usuario acceda al servicio como cliente externo del proveedor de la infraestructura. Gracias a la virtualización y a los procesos de automatización del servicio que dicho proveedor tiene implementados, el usuario puede entonces automatizar el despliegue de máquinas preconfiguradas con un solo click, utilizando plantillas propias o del proveedor, o puede incluso integrarlas rápidamente con aplicaciones propias. Igualmente puede crear plataformas elásticas que pueden crecer y decrecer dependiendo de las necesidades de cada momento, pagando únicamente por los recursos utilizados. y pudiendo absorber picos de demanda sin necesidad de sobredimensionar los recursos.

Las nubes públicas pueden complementarse con otros servicios compartidos tales como servicios de balanceo y aceleración de carga, servicios de backup o de seguridad perimetral. El compartir recursos, permite un importante ahorro de costes respecto al modelo de cloud Privado.

Dentro de las diferentes soluciones de Cloud Público del mercado, podemos distinguir aquellas soluciones dirigidas al mercado masivo y que basan su éxito en el volumen y por tanto en la máxima automatización y delegación de tareas al usuario y aquellas soluciones de Cloud multi-tenant que admiten un alto grado de personalización y que basan en ello el acercamiento al cliente.

En el caso particular de Nexica, que ofrece soluciones con este último enfoque, algunos ejemplos de tipos de servicios ofrecidos desde nuestro Cloud Público serían el Cloud Hosting, que puede entenderse como una evolución de los tradicionales VPS (normalmente máquinas para atender demanda estable); Cloud onDemand, donde los recursos se ajustan a la demanda (pagando sólo por los recursos utilizados); o el Cloud Pool, con muchas connotaciones del cloud privado, pero con alguna diferencias: el Pool permite disponer de un entorno dedicado dentro de una nube pública, reservando una serie de recursos con una disponibilidad del 100% y aprovechar por tanto las economías de escala del Cloud Público.

Cloud Hibrido

Un despliegue de Cloud Híbrido es aquel que combina recursos del Cloud Privado con los del Cloud Público. Surgen a partir de la necesidad de los clientes que aunque cuentan con infraestructura propia buscan aprovechar las ventajas de los servicios de un proveedor externo.

Las nubes hibridas aportan agilidad y reducción de costes sacrificando algo de control. Aunque son una solución compleja pues requiere coordinar una infraestructura propia con otra gestionada por otro entorno, así como una buena conectividad entre las dos plataformas, gracias a su versatilidad y a la experiencia que pueden aportar algunos integradores, están llamadas a tener un amplio protagonismo en el futuro. Entre los principales aspectos a tener en cuenta al implementar una solución de Cloud Híbrido desatacan:

 Seguridad: En una cloud híbrida, la seguridad debe iniciarse en el sitio donde comienza la transferencia de datos. Por lo tanto, es necesario encriptar los datos antes de ser enviados para que no estén expuestos. Es necesario realizar la comunicación a través de una conexión privada (VPN).

 Hypervisor: Si el hypervisor del Cloud Público es diferente al del Cloud Privado, es necesario utilizar un software de conversión eficiente.

 Gestión y administración: Las nubes híbridas requieren niveles mayores de automatización en la gestión y administración (de lo contrario se complican los procesos de gestión de cambios).

 Visión completa y unificada del servicio: Puesto que los diferentes recursos se encuentran ubicados en CPDs diversos y son gestionados por organizaciones diferentes, es importante asegurar la visibilidad del conjunto a través de alguna herramienta transparente y única.

Las nubes híbridas son especialmente útiles para:

 Aplicaciones de Back Office: Distribución de carga

 Pruebas de concepto. Laboratorio: Recursos de desarrollo siempre disponible pero con coste 0 cuando no se utilizan.

 Frontales Web: Desbordamiento de capacidad, por ejemplo para campañas de e-commerce vinculadas con campañas de medios.

 Soluciones de recuperación de desastres: “One-click recovery” – Mantiene clones actualizados de las VM de las aplicaciones críticas para un rápido despliegue en caso de incidencia.