nube proveedor cloud infraestructura de la nube data cloud

La lucha contra la competencia es uno de los principales retos para las compañías. Sin embargo, la mayoría de las empresas tradicionales se centran en los competidores directos, sin tener en cuenta otras posibles amenazas. En este sentido, otros sectores afines como sus propios proveedores, partners o startups de su mismo sector, conforman una competencia indirecta que busca ampliar su mercado a través de la innovación express, ocupando así el espacio de la empresa más tradicional. De esta forma, se crea una creciente necesidad por parte de este tipo de entidades basado en la diversificación, desarrollo de su operativa y, en definitiva, ser más flexibles. Todo ello con el objetivo de luchar contra una competencia cada vez más ambiciosa y marcar la diferencia dentro del sector.

Es en este contexto donde entra el “Cloud”, entendido en su máxima expresión como una solución donde es fácil acceder, salir y transformarse. Una solución sin límite, segura, abierta al mundo, a las regiones, a los datos de todo tipo. Una solución que simplifica el trabajo y que permite delegar tareas de todo tipo siendo mucho más eficientes a la hora de realizarlas. El concepto Cloud da libertad para compartir e integrar datos, flexibilidad, heterogeneidad, simplicidad y escalabilidad. Esto, trasladado a los datos, es lo que se conoce como Data Cloud.

Esta herramienta permite, organizar y agilizar cualquier proceso que conlleve la manipulación, inclusión o cualquier otro tratamiento de datos. Si esta se aplica de la forma correcta, es posible incrementar la eficacia y facilitar cualquier proceso interno de una compañía, agilizando de esta forma su actividad y, en consecuencia, obtener mejores resultados.

El Data Cloud es, hoy en día, una solución que cualquier empresa debe tener presente en su lucha contra la competencia, tanto directa como indirecta.

Sin embargo, como pasa con cualquier proceso que afecte a la operativa interna de una compañía, supone una serie de retos que las empresas deben de afrontar de forma adecuada para su correcta aplicación, especialmente para aquellas empresas con menos recursos que pretenden introducir ‘Data Cloud’ desde cero. Por un lado, las compañías deben de optar por soluciones que les permitan monetizar los datos con los que cuentan, con el objetivo de diversificar y crear sinergias de valor que generen beneficios. Asimismo, es de gran importancia que los datos integren todas sus fuentes, de esta forma, enriquecemos los datos, otorgándoles más valor. En esta línea, si queremos que nuestro sistema ‘Data Cloud’ sea eficaz, seguro y verdaderamente útil, debemos cuidar que este no sea demasiado complejo y siempre dentro de las barreras legales en cuanto a protección y tratamiento de datos.

Existen muchas opciones sobre las que llevar a cabo iniciativas de Data Cloud, y muchas veces se tiende a optar por un único proveedor, algo que desde mi punto de vista es un gran error. Si buscamos flexibilidad debe ser en todos los sentidos, debemos ser flexibles incluso entre los diferentes proveedores cloud. Esto nos da una posición de mayor control y decisión frente al proveedor, nos abre el abanico completo de soluciones cloud, y nos permite abordar proyectos muchos más ambiciosos donde las regiones, servicios y acuerdos legales de los proveedores cloud no nos supongan un problema. Siempre debemos optar por una solución multicloud.

Teniendo en cuenta estos detalles expuestos y el creciente número de empresas optando por ello, no es descabellado afirmar que el Data Cloud suponga la próxima revolución industrial. La visión de una empresa en torno a los datos no se limitará sólo a la información generada de forma interna, sino también sobre cómo repercute el negocio en el exterior, la sociedad, y el medio ambiente. Este seguimiento sólo se puede hacer gracias al Data Cloud, siendo así una solución única. Es por ello que esta herramienta supone un recurso para cualquier empresa que quiera ver un crecimiento exponencial de su negocio, abarcando mayores mercados y diversificando su actividad traduciéndose en mejores resultados corporativos. En esta línea, es muy probable que el Data Cloud tenga una presencia mucho mayor y de más peso dentro compañías de cara a los próximos años.

En definitiva, el Data Cloud es una herramienta en expansión cuyos beneficios para las empresas son evidentes de forma casi instantánea. Teniendo en cuenta estas observaciones puedo asegurar que es, sin duda, el objetivo que debe perseguir toda compañía que pretenda liderar su sector en los próximos 4 años.

Por Iván Piñar, Executive Manager en Stratesys