Fernando Jofre

La incertidumbre y la crisis económica generadas por la pandemia han hecho que el 80% de las organizaciones europeas haya reducido sus ingresos en el año recién concluido, y en este contexto la consultora IDC Research España estima que el gasto en digitalización en España alcanzará los 44.900 millones de euros en 2021, lo que supone un 0,8% menos que en 2020 y un CAGR del 0,6 en el período 2020-2023.

Según IDC, este año el mercado habrá cerrado con un crecimiento negativo del 4,1% (45,3 millones de euros) y se estima un CAGR del 0,6 en 2022. Recordemos que las previsiones para 2020 se valoraban en un crecimiento del 1,01% más que en 2019 y un CAGR del 2,21% en el período 2020-2022.

¿Cuáles son las tendencias que moverán el mercado de TI en este año recién comenzado? Consecuentemente con la situación, las palancas de inversión se centrarán en garantizar la continuidad de las operaciones de negocio, hacer más eficientes los procesos, garantizar la seguridad y acompañar el trabajo híbrido.

Las predicciones TIC de IDC aseguran que el sector tendrá un crecimiento negativo del 4,1%

Y poniendo nombre y apellidos a todo ello, se traducirán en la apuesta por las nubes conectadas, la hiperautomatización, una experiencia de cliente mejorada gracias a la Inteligencia Artificial y el paso de un escenario Hybrid Work a un Smart Work.

Es por ello por lo que el 20% de las organizaciones adoptará arquitecturas de nubes conectadas para superar dichas dificultades, dado que el porcentaje de empresas que ya cuentan con varios proveedores cloud simultáneos ha aumentado en 20 puntos en los tres últimos años. La apuesta por el cloud pasa también por desarrollo de hardware específico para la nube así como el rediseño de software nativo cloud de los ISVs, por la demanda de las empresas de soluciones SaaS portátiles.

Y en relación al Smart Work, en 2022 se estima que el 45% de las tareas repetitivas de las grandes empresas se automatizarán y/o aumentarán mediante el uso de “Digital Coworkers”, fomentando la colaboración hombre-máquina. De tal manera que el 50% de los trabajadores interactuarán regularmente con su propio asistente de robots mejorado con IA, lo que ayudará a identificar y priorizar tareas, recopilar información y automatizar el trabajo repetitivo.

Por falta de espacio, abordar la seguridad lo dejamos para el mes que viene, porque merece un tratamiento aparte.

>