Manuel Lopez web informática

La famosa frase de James Carville, asesor de Bill Clinton en las elecciones de 1992, “The economy, stupid”, tuvo un papel fundamental en la victoria de Clinton ante el considerado como imbatible George H.W. Bush. En el siglo XXI, la mejor adaptación que se me ocurre es: “El mundo digital, estúpido”.

Lo queramos o no, vivimos en un mundo digital, dependemos de un mundo digital y no podemos vivir fuera del mundo digital. La reciente caída global de Google el 14 de diciembre de 2020, nos lo ha venido a demostrar como una bofetada en plena cara, para espabilarnos.

El mundo digital tiene muchas características relevantes, pero me gustaría detenerme un momento en una que a mi juicio es de las más relevantes: la inmediatez.

Vivimos en un mundo digital, dependemos de un mundo digital y no podemos vivir fuera del mundo digital

Tomando prestadas frases de Ángel Gómez de Ágreda en su libro “Mundo Orwell”, el ahora pasa a medirse en fracciones de segundo. La inmediatez reemplaza a la reflexión. El control de la narrativa digital ya sea en política, en ciencia, en el mundo comercial, o en cualquier otra actividad de nuestro mundo digital, es el arma definitiva para derrotar a nuestros enemigos (ya no existen los adversarios).

Pensemos en ello y sobre todo reflexionemos y actuemos en consecuencia.

Como dijo Bredo, un jefe Galo en el siglo IV a.c.: “Vac victics” (¡Ay de los vencidos!)