Por Oscar González

Si en una cosa la Unión Europea está más avanzada que Estados Unidos en materia de Internet, es en la protección de datos y en las políticas de derecho a la Intimidad. Estos derechos están regulados desde 1998, teniendo su reflejo en la Ley Orgánica de Protección de Datos española, y es un punto hasta ahora muy conflictivo y plagado de litigios.

Recientemente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha invalidado el conocido como tratado “Safe Harbor”, lo que ha venido a partir de la invalidación de una anterior decisión de la Comisión del 26 de Julio de 2000, que declaraba que Estados Unidos garantizaba un nivel de protección adecuado para los datos personales transmitidos. El protagonista de la historia ha sido sin ninguna duda Max Schrems, precursor de una serie de denuncias a Facebook con motivo de la custodia y privacidad de sus datos personales.

Hoy por hoy, y en virtud de la sección 702 del Acta de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FAA 702), Estados Unidos permite a la NSA el revisar cualquier servidor sin previa orden judicial. Esto afecta también a cualquier comunicación/servicio de uso por parte de un ciudadano europeo, por ejemplo cualquier plataforma de correo electrónico en la nube.

La carrera hacia uno u otro sentido está abierta, por un lado, las miles de demandas que presumiblemente se originarán, y por otro el avance de un nuevo acuerdo, con modificación de politicas incluida, que puedan realizarse entre la Unión Europea y Estados Unidos. Desde luego, constituye todo un hito y declaración de intenciones que será muy interesante seguir y ver qué implicaciones tiene en la práctica en los próximos años.