Samsung tiene previsto, según todos los indicios, lanzar la segunda versión de Galaxy Note después de verano. Este “phablet” (mitad smartphone y tableta), debido a su pantalla con sensor específico para poder escribir, se ha convertido en todo un éxito. Además, su rendimiento y calidad es más que destacable.

Por lo que parece, el diseño será muy parecido a Galaxy S 3 -en lo que a las líneas se refiere-, lo que resulta todo un acierto ya que de esta forma Samsung ofrece una sensación de unidad en sus dispositivos. Pero, su gran novedad, será de nuevo la pantalla: continuará siendo de 5,3”, lo que resulta normal debido a la buena acogida de los usuarios, pero en esta ocasión será flexible (UBP). Toda una novedad que habrá que ver si se comporta debidamente a la hora de escribir en ella.


El resto de los detalles filtrados del nuevo Galaxy Note II son un procesador de cuatro núcleos Exynos, fabricado por la propia Samsung, y podría ser que en su desembarco disponga de la nueva versión de Android: Jelly Bean, aunque no se descarta que de primeras incorpore Ice Cream Sandwich.

Por lo tanto, octubre se presenta “movido” para Samsung, que curiosamente viene a cubrir el hueco con este lanzamiento que dejaba en esas fechas… y que debería coincidir con la presentación de iPhone 5. ¿Casualidad o premeditado?