Albert Sierra, Director de procesos y sistemas de información de la Cámara de Comercio de Barcelona
Albert Sierra, Director de procesos y sistemas de información de la Cámara de Comercio de Barcelona

Fecha de nacimiento: 1970
Hijos: 2
Deportes que practica: Running – Futbol – BTT
Hobbies: Música – Cine – Escapadas Mar/Montaña
Estudios: ET Informática, Máster en gestión de las tecnologías de la información, PDG y Máster en Digital Business Management 
Personas a su cargo: 12 (Plantilla hibrida interna + externa)
Antigüedad: 2,4 años en el cargo
Trabajos anteriores: Deinfor SA – Desarrollos y formación en ingeniería de software – Servicios informáticos.

Publicidad
¿A qué se dedica la parte principal del presupuesto de TI de la empresa?

Mantenimiento y evolución de infraestructura. Evolución de servicios y sistemas relacionados con el negocio.

¿En qué área se está invirtiendo más este año?

A nivel de inversión, básicamente en negocio (eCRM+BI), evolución de herramientas de colaboración y entorno web, seguridad y sistemas.

¿Qué proyecto es del que está más satisfecho?

Poner el foco en un único proyecto puede parecer desmerecer al resto, y todos son importantes, aunque podríamos destacar algunos en los que la Cámara de Barcelona está muy implicada como es nuestra app de Garantía Juvenil (que persigue implementar la iniciativa europea para facilitar el acceso de los jóvenes al mercado laboral), y también la plataforma BID junto con su app móvil (que gestiona totalmente las prácticas que realizan los alumnos de estudios reglados de secundaria en empresas y que funciona en toda Cataluña).

También destacaría la virtualización generalizada de todos los sistemas, incluyendo elementos de seguridad y electrónica, así como la monitorización de los mismos y lo servicios vinculados.

Si le pusieran todos los beneficios de la empresa a cargo del departamento de TI, ¿qué le gustaría implementar?

Crear un equipo o comité multidisciplinar y especifico de transformación digital, de carácter trasversal y participativo. Pienso que es necesario tomar conciencia, y capacitar a las personas para afrontar los cambios que se aproximan, de cómo nos pueden afectar, y como nos van a transformar, para poder extrapolarlo a nuestras empresas, a nuestros modelos de negocio, a nuestras formas de hacer, y hacerlo de dentro hacia fuera.

Si queremos ser competitivos y ofrecer servicios a nuestras empresas, hemos de comenzar por estar preparados y capacitados para hacerlo, y en ello, la transformación digital es una realidad de paso firme, y debemos adecuarnos para afrontar el reto, concienciándonos, trabajando las habilidades y competencias necesarias, y así ofrecer el mejor soporte posible a las empresas y facilitarles su transición.

¿La seguridad es un problema?

Puede convertirse en un problema. Nuestra visión es de servicio, y la seguridad es uno más, y como tal, debe gestionarse. El reto está en conseguir el equilibrio entre el servicio, el negocio y el presupuesto destinado a seguridad, y sobre todo concienciar y sensibilizar, tanto a la Dirección (respecto del coste de la seguridad y su necesidad a nivel presupuestario), como, en general al tejido social de las empresas, poniendo de manifiesto que la seguridad comienza en uno mismo (en el propio usuario), y no solo es responsabilidad de la empresa.

¿Se puede trabajar desde casa?

Se puede, y en un futuro cercano será más habitual de lo que pensamos. Aun así, hoy en día, en algunas organizaciones todavía es un reto, y no es aplicable a todos los puestos de trabajo y empresas, porque tiene muchas implicaciones, y no solo técnicas, que las tiene (aspectos de seguridad, utilización, conectividad, etc..), sino, también otras, como nivel de responsabilidad, control de gestión, evaluación de rendimiento, por no entrar en aspectos de regulación, jurídicos, laborales y también culturales. En cualquier caso, las empresas en este sentido deben abrirse a nuevos horizontes, estudiar su impacto, plantearse pilotos, experimentar y tantear el modelo.

En nuestra organización existen perfiles que pueden desarrollar sus funciones desde casa o desde otras ubicaciones ya sea por necesidades del servicio o del proyecto, y se implementa a partir de una conexión segura, que permite trabajar prácticamente igual como si estuvieras en tu lugar de trabajo, pero no es una práctica habitual que este contemplada o regulada como tal.

Bajo ningún concepto en su móvil puede faltar….

Correo electrónico, whatsapp, agenda, acceso a archivos, app de servicios, banca, etc.

¿Cuál es la herramienta que realmente le cambió la vida?

El teléfono móvil, sin dudas, que te permite todo lo anterior y más.

¿Harto de solucionar los problemas tecnológicos de la familia y amigos? ¿Qué le suelen pedir?

Harto no. Es normal que pase, al final, haces lo mismo que otros familiares y amigos (que se dedican a otras disciplinas) hacen contigo, es decir, si tienes un médico en la familia le pides opinión, lo mismo con un veterinario, o con un electricista. Al final no haces nada especial que no hagan los demás.

¿La última petición?, relacionado con WiFis, y la posibilidad de trasladar la señal…de una planta a otra.., PLCs, repetidores de señales, etc.

¿Tiene cuenta en redes sociales? ¿En cuáles?

Sí. LinkedIn, Twitter, Instagram, etc. Sujeto más pasivo que activo en términos generales.

¿Qué es eso de la transformación digital? ¿Slogan o necesidad?

Es una necesidad que se deberá afrontar con garantías para subsistir. De hecho, consideramos que la transformación digital no es opcional, ni negociable para nuestras empresas, y todavía tenemos un amplio camino por recorrer, pero, poniendo en el centro y foco de las organizaciones a las personas, y la cultura de empresa, que son el principal eje de transformación (¡esto va de personas!), y por supuesto, también de tecnología, de estrategias, de servicio y negocio.

«La transformación digital no es opcional, ni negociable para nuestras empresas, y todavía tenemos un amplio camino por recorrer»

Es importante tomar conciencia de la transformación digital, y como nos va a “transformar”, en nuestro hogar, en nuestras relaciones, nuestros hábitos, en nuestras empresas, en la sociedad, es decir, en nuestras vidas. Además, a diferencia de otras revoluciones, esta vez, se intuye más rápido, y más profundo, sin retorno, y difícilmente nos podremos quedar al margen. Hay que prepararse.

Lo del I+D+i, ¿es una leyenda urbana?

Es una realidad muy actual, y tiene una implicación vinculante con en el crecimiento como sociedad y como país, donde administraciones en general, y el tejido empresarial tienen un papel fundamental. Para valorarlo, solo cabe caer en la cuenta de las ayudas, subvenciones y acciones que se están poniendo en este ámbito para favorecer proyectos y su desarrollo.

El I+D+i es una necesidad y hay que potenciarlo para avanzar, crecer, y progresar, a la vez que establecer un marco que permita una innovación rentable, basado en colaboraciones público-privadas porque el día a día de nuestras empresas, de nuestras pymes, es suficientemente complejo para poder dedicarle los recursos necesarios.

¿En la nube u on-premise?

Dependiendo de las necesidades, los recursos disponibles, así como la estrategia.

En nuestra opinión, un modelo hibrido puede ser una buena opción para contrastar el funcionamiento, hacer tentativas, vencer miedos e iniciar el camino, y funcionar en base a una modelo de costes basado en la utilización, alquiler y/o subscripción. Por nuestra parte tenemos algunos servicios en la nube, como la telefonía, filtrado de correos/spam, almacenaje, gestión y monitorización de dispositivos, etc., y el balance es positivo.

¿Cuáles son las principales ayudas de la Cámara de Comercio de Barcelona para la digitalización?

Desde la Cámara de Barcelona se trabaja muy activamente en dar soporte en la digitalización de las empresas con servicios que abarcan soluciones en el contexto eCommerce y Web, asesoramientos vinculados a programas como el TICCámaras (diagnósticos TIC), y Xpande digital (marketing digital internacional), jornadas de divulgación, formación on-line, firma electrónica, y todo un abanico de soluciones (https://www.cambrabcn.org/que-te-ofrecemos/soluciones-a-tu-alcance/tecnologias), que forman parte de un catálogo de servicios orientados a las necesidades de las empresas que también incluyen los que hemos venido realizando de forma tradicional como son la internacionalización y la formación. Además, también ofrecemos servicios en el marco de la innovación y la calidad, con los programas InnoCámaras y CámaraCertifica.

En estos programas la Cámara de Barcelona lleva a cabo un acompañamiento y seguimiento de su ejecución, y también desarrolla otro tipo de acciones de difusión del conocimiento, que implica la oferta de talleres, jornadas, foros, encuentros y sesiones informativas de sensibilización.

¿Cuál es la principal necesidad tecnológica para la empresa española?

Dentro del ecosistema digital, existen diversos estudios que ponen de manifiesto como principales necesidades digitales el reto que supone para las empresas en poder captar, conservar y fidelizar a los clientes, manteniendo el feedback con ellos, para conocer e interpretar su comportamiento, es decir, cuidar los canales de comunicación con los clientes –omnicanalidad-, mejorar la interacción, relación y contacto, monitorizar su comportamiento, sus experiencias, sus necesidades, “ponerse en sus zapatos”, ganarse su confianza y compromiso.

En este sentido, es importante poder contar con una estrategia digital, con un plan de marketing digital y la tecnología que permita gestionar y explotar ese conocimiento.

También, es fundamental poner el foco en las personas, contando con profesionales adecuados, dando importancia a la necesidad de captar y retener el talento en nuestras empresas.

¿Compite bien la empresa española en el exterior?

Si, compiten bien, y así lo ponen de manifiesto el crecimiento constante en las exportaciones durante los últimos años, y en múltiples sectores (bienes de equipo, alimentación, bebidas y tabaco, sector automóvil y productos químicos), representando la UE más de un 65% de esas exportaciones. En este sentido, cabe destacar la adaptación y capacidad de nuestras empresas de entender y adecuarse a las necesidades de otros mercados y de clientes de otras latitudes.