De cara a crear una aplicación de gestión capaz de operar sobre el mayor número de equipos y plataformas, IBS ha optado por el empleo del lenguaje java, lo que permite que el producto resulte multiplataforma, además de con una excelente orientación Web. Fruto de ello es que, adicionalmente el producto tiene excelentes capacidades para operar tanto en modo ASP desde un servidor remoto, como en la modalidad de software como servicio, SaaS. Ambas cualidades hacen que resulte una opción más que interesante para empresas pequeñas, sin departamento de TI, o que tengan varias delegaciones.
Aunque con un enfoque global en cuanto a sectores cubiertos, IBS ha logrado posicionarse favorablemente en sectores como el de material eléctrico, distribución de libros o el de farmacia, con lo que han creado productos un tanto más específicos. Así IBS Electro ha sido diseñado para ayudar a que el negocio de Material Eléctrico alcance más rápidamente ROI, con KPI evaluables, gracias a menores costes de funcionamiento y a una utilización más eficaz de los recursos.

IBS Pharma es la solución empresarial que resuelve las necesidades de las compañías de distribución farmacéutica. Basada en la eficaz solución SCM y Distribución ASW, la solución de software empresarial integrada de IBS, da soporte a la realización de seguimientos y a la distribución de medicamentos, productos de biotecnología, suministros médicos y materiales altamente peligrosos.
Por su parte IBS Bookmaster es un sistema ERP (Enterprise Resource Planning) totalmente integrado que combina la potencia y las funcionalidades de las principales soluciones de ERP, e-Commerce, CRM y Business Intelligence con las características específicas de un sistema especializado en distribución y edición de libros. Bookmaster cubre virtualmente todos los aspectos de la edición y distribución de libros y también es compatible con productos no impresos como vídeos, CDs y servicios online.
Además de cubrir los módulos más usuales, IBS ha introducido en su oferta otros menos populares, y precisamente por ello menos más potentes, como tesorería o RFID.