VMworld vmware octarine kubernetes

VMware tiene intención de adquirir Octarine, una compañía que cuenta con una innovadora plataforma de seguridad para las aplicaciones basadas en Kubernetes y que ayuda a simplificar DevSecOps y permite que los entornos nativos cloud sean intrínsecamente seguros, desde el desarrollo hasta la ejecución.

Con la compra de Octarine, VMware pretende llevar la seguridad intrínseca a contenedores y Kubernetes. En la compañía ven como los CISOs y responsables de seguridad tienen cada vez unas mayores necesidades de proteger las cargas de trabajo y garantizar la seguridad de las aplicaciones y los datos dentro de toda organización. Las propiedades únicas de la nube (velocidad, agilidad, escalabilidad) hacen que los desarrolladores utilicen cada vez más Kubernetes y contenedores para modernizar las aplicaciones de una forma más rápida y eficaz y cambiar la naturaleza de las cargas de trabajo a proteger.

Las claves de Octarine

Como en cualquier adopción de tecnología importante, los atacantes no se quedan atrás, y buscan aprovechar las nuevas áreas de riesgo. Por ello, la incorporación de la plataforma de seguridad de Kubernetes de Octarine a la cartera de seguridad de VMware representa una gran oportunidad para que VMware pueda mitigar los riesgos de varias formas. Por un lado permite proporcionar una visibilidad total en los entornos nativos cloud para que los clientes puedan identificar mejor y reducir los riesgos que plantean las vulnerabilidades y los ataques y además puede ir más allá del análisis estático y mantener el cumplimiento: los clientes pueden crear y aplicar políticas basadas en el contenido para proteger la privacidad y la integridad de la información sensible y regulada.

Otras ventajas es que con la solución de Octarine se puede integrar en el ciclo de vida del desarrollador para analizar y controlar los riesgos de las aplicaciones antes de que se desplieguen en producción. Además, puede funcionar junto con servicios como Tanzu Service Mesh para proporcionar la detección de anomalías nativas y la supervisión de amenazas para cargas de trabajo basadas en nubes y contenedores.

Otro punto a tener en cuenta es que proporciona supervisión y control en tiempo de ejecución de las cargas de trabajo de Kubernetes en entornos híbridos para la detección de amenazas y la respuesta a las mismas.

La tecnología de Octarine se integrará en VMware Carbon Black Cloud para proporcionar un nuevo soporte de funciones de seguridad para las aplicaciones en contenedores que se ejecutan en Kubernetes

Una vez finalizada la adquisición, la tecnología de Octarine se integrará en VMware Carbon Black Cloud para proporcionar así un nuevo soporte de funciones de seguridad para las aplicaciones en contenedores que se ejecutan en Kubernetes y permitiendo que las capacidades de seguridad formen parte del tejido de los ecosistemas de TI y DevOps existentes. Las capacidades de Octarine también integrarán y aprovecharán la plataforma VMware Tanzu, incluidas las inversiones actuales en Service Mesh y Open Policy Agent.

Patrick Morley, director general y vicepresidente sénior de la unidad de negocios de seguridad de VMware deja claro que: «la adquisición de Octarine nos permitirá ampliar aún más la estrategia de seguridad intrínseca de VMware para contenedores y entornos de Kubernetes al incorporar la tecnología Octarine en VMware Carbon Black Cloud. Esto, combinado con integraciones nativas con Tanzu, vSphere, NSX y VMware Cloud Foundation, creará lo que creemos que es una solución única y atractiva para asegurar intrínsecamente las cargas de trabajo. Además, sumando las capacidades de AppDefense integradas en la plataforma, podemos transformar fundamentalmente la forma en que se aseguran las cargas de trabajo».

La estrategia de seguridad intrínseca de VMware se centra en el enriquecimiento del contexto de toda la cartera de seguridad y en el aprovechamiento de la estructura de VMware para la telemetría nativa y el control del endpoint, las cargas de trabajo, la red, el punto de acceso del usuario y la aplicación. Esta innovación permite ofrecer una verdadera solución XDR que funciona de forma inmediata con las soluciones VMware existentes, reduciendo así todos los sensores y aplicativos añadidos que pueden suponer una amenaza para la seguridad.