Abstract global background 1

La compañía WatchGuard ha anunciado el nuevo dispositivo AP300 para proporcionar acceso inalámbrico seguro. Diseñado para trabajar con los premiados appliances de gestión unificada de amenazas (UTM) Firebox de WatchGuard, el modelo AP300 ofrece acceso inalámbrico de alto nivel con servicios de seguridad avanzados para ayudar a los proveedores de mercado a ofrecer una mejor  protección a clientes a través de las redes Wi-Fi.

El AP300 ofrece el último estándar 802.11ac y nuevas funciones inalámbricas para resolver cuestiones y problemáticas relacionadas con el negocio. Así, incluye las capacidades Fast Roaming para mejorar la calidad para los clientes de VoIP; Fast Handover, lo que asegura que equipos con una intensidad de señal baja se conecten a un AP más próximo; y Band Steering para trasladar a los clientes a la banda de 5GHz, más descongestionada.

El uso de las soluciones inalámbricas está creciendo con la presencia cada vez más mayoritaria en los negocios, tiendas, entornos corporativos y espacios públicos. Las empresas ofrecen acceso Wi-Fi a los invitados para que puedan estar conectados a través de teléfonos móviles, portátiles y otros dispositivos. Sin embargo, a pesar de la explosión del uso del Wireless, la seguridad, que es un elemento crítico, es todavía con frecuencia un tema ignorado. A medida que el uso de wireless aumenta, también lo hacen las vulnerabilidades y los ataques dirigidos.

«Las empresas, independientemente de su sector, tienen que hacer frente a una mayor demanda de accesos inalámbricos, ya sea de clientes, proveedores y/o empleados. Desafortunadamente, también los hackers continúan intentando lograr acceder dentro de las redes”, señala Ryan Orsi, director de gestión de productos de WatchGuard. «Las organizaciones necesitan contar con una mejor defensa, sobre todo en las redes Wi-Fi. Las empresas que no logran asegurar correctamente sus redes Wi-Fi, incluyendo puntos de acceso para invitados, pueden exponer a los clientes, partners y usuarios internos a multitud de riesgos. AP300 aúna la última tecnología inalámbrica y las mejores funciones de seguridad de su clase para ayudar a proteger a los clientes contra las amenazas online a través de redes Wi-Fi”.

Las organizaciones deben proporcionar a sus usuarios una experiencia rápida, segura y fiable a la hora de conectarse a la red inalámbrica.

«Los productos de seguridad de red avanzados de WatchGuard han tenido un gran impacto en nuestro negocio», indica Casey Jones, director de tecnología de Quasar Datos. «Nos encanta  WatchGuard para desplegar soluciones inalámbricas seguras. AP300 es tremendamente fácil de configurar y nos dota de una excelente cobertura en toda la oficina y en el centro de datos. Con la nueva función de roaming, puedo caminar desde la oficina hasta el centro de datos sin interrupciones y con una velocidad superrápida”.

Entre las amenazas de seguridad que pueden afectar a las redes inalámbricas se incluyen:

  • Cracking de contraseña Wi-Fi: los puntos de acceso inalámbricos que todavía utilizan protocolos de seguridad antiguos, como WEP, son blancos fáciles porque las contraseñas son muy fácil de craquear.
  • Hotspots falsos: nada impide físicamente a un cibercriminal el hecho de permitir que un punto de acceso exterior esté cercano o coincida con un punto de acceso SSID, que invita a los usuarios a identificarse. Los usuarios que son víctimas de un Rogue AP son susceptibles de verse afectados por código malicioso, que a menudo pasa desapercibido.
  • Colocación de malware: los usuarios que se unen a una red inalámbrica de invitados son susceptibles de, sin saberlo, llevarse malware no deseado de algún vecino con malas intenciones. Una táctica común utilizada por los hackers es colocar una puerta trasera en la red, lo que les permite regresar más tarde para robar datos confidenciales.
  • Espionaje: los usuarios corren el riesgo de que sus comunicaciones privadas sean interceptadas por ciberespías mientras están conectados una red inalámbrica sin protección.
  • Robo de datos: unirse a una red inalámbrica expone a los usuarios a la pérdida de documentos privados que caen en manos de los ciberladrones, que están pendientes escuchando las transmisiones para interceptar la información que se está transmitiendo.
  • Uso inapropiado e ilegal: las empresas que ofrecen Wi-Fi a invitados se enfrentan al riesgo de un uso indebido por parte de los usuarios, ya sea por acceder a contenido de adultos o extremista, descargas ilegales, o ataques contra otras empresas. La empresa podría enfrentarse a demandas judiciales.
  • Los malos vecinos: a medida que el número de usuarios wireless en la red crece, también lo hace el riesgo de que un dispositivo previamente infectado entre en la red. Los ataques móviles, tales como Stagefright de Android, se propagan de un usuario a otro, incluso sin que la «víctima cero» lo sepa.

WatchGuard protege contra estas amenazas permitiendo a las redes inalámbricas pasar el tráfico a través de todos los servicios de seguridad que se ejecutan en el servidor de seguridad de WatchGuard, incluyendo antivirus (AV), servicio de prevención de intrusiones (IPS), bloqueo web, bloqueador de spam, control de aplicaciones, defensa de reputación, bloqueo de APT y prevención de pérdida de datos. Cada uno de estos servicios se gestiona en una única consola, y se puede activar sin sacrificar la velocidad o el rendimiento