ataque DDoS

Según una encuesta realizada por Kaspersky Lab y B2B Internacional en 2015 una de cada seis empresas españolas (16%) sufrió un ataque de Denegación de Servicio (DDoS). Un poco menos de la mitad de las empresas afectadas afirmaba que el ataque se dirigía a sus sitios web públicos, mientras que algo más de un tercio afirmaba que había afectado a los portales de clientes y datos de acceso (38%) o los servicios de comunicaciones (37%). Un 25%  encontró que un ataque DDoS había afectado también a los sistemas de transacciones.

Sin embargo, algunas empresas han reconocido que el ataque DDoS había afectado a sus servicios web internos: un 25% confirma que sus servidores de archivos se han visto afectados y el 15% mencionó sus sistemas operativos. Otro 15% comentó que el ataque DDoS impactó a la conectividad general de la red ISP.

La industria manufacturera es particularmente sensible a los efectos internos de un ataque DDoS: una cuarta parte de las organizaciones españolas confirma que sus sistemas operativos se han visto afectados y más de un tercio que ha notado un impacto en los servidores de archivos.

«Es importante tomarse en serio un ataque DDoS. Es un ciberataque relativamente fácil de perpetrar pero el efecto sobre la continuidad del negocio puede ser de largo alcance. Nuestro informe encontró que, además del tiempo de inactividad del sitio web, el daño a la reputación y los clientes insatisfechos, los ataques DDoS también pueden penetrar profundamente en los sistemas internos de la empresa. Y no importa lo pequeña que sea la empresa, o si tiene o no tiene un sitio web: si está online, es un objetivo potencial. Los sistemas operativos no protegidos son tan vulnerables a un ataque DDoS como el sitio web externo, y cualquier interrupción puede detener un negocio», afirma Alfonso Ramírez, Director General de Kaspersky Lab Iberia.

Kaspersky DDoS Protection combina la amplia experiencia de Kaspersky Lab en la lucha contra las ciberamenazas con la  del desarrollo de software de seguridad. La solución protege contra todo tipo de ataques DDoS, independientemente de su complejidad, potencia y duración. A diferencia de muchos productos de la competencia, la solución de Kaspersky Lab protege cualquier servicio en línea que podría venir bajo ataque, incluyendo aplicaciones de negocios, servicios, bases de datos y más.