Toshiba abandona el segmento de consumo, Toshiba

Toshiba ha dado un vuelco a su estrategia en el mercado de las TICs, abandonando el segmento de consumo (salvo en Japón y Estados Unidos) y concentrándose en el mercado profesional, para lo que introducirá nuevos modelos de negocio y servicios. De esta manera, pretende aprovechar la recuperación de este segmento que, para la compañía, arrancará en la segunda parte de este año. En este contexto, en 2016, Toshiba aumentará sus ventas un 8%, hasta las 120.000 unidades, respecto a las 110.000 que comercializó en 2015, y alcanzará una cuota de mercado cercana al 20% en unidades y del 21% en valor. Así lo revelaron en rueda de prensa, Emilio Dumas, responsable de negocio profesional de Toshiba para España y Portugal y Luis Polo, director comercial.

Ambos directivos justificaron esta nueva política de la corporación nipona, en base a la falta de rentabilidad de la gama baja de productos. La reestructuración del negocio en España supondrá la salida de alrededor de veinte personas, pero, en palabras de Dumas, no impedirá conseguir una mejora en la rentabilidad general de la compañía, ayudada asimismo por lo que considera una mejora apreciable en la marcha de nuestra economía.

Según la empresa, el mercado de la informática profesional superará las 600.000 unidades vendidas y los 430 millones de euros, aproximadamente un volumen similar al año anterior. Para 2017, la compañía prevé un crecimiento del mercado de un 5%, y unas ventas de 128.000 portátiles Toshiba, propiciado por la renovación del parque instalado, obsoleto tras años de crisis económica y todavía sin actualizar por la incertidumbre política y económica, así como por la aparición de nuevas tecnologías y tipologías de producto y nuevas necesidades y formas de trabajo en el entorno profesional.

Toshiba presentará en breve en nuestro país una nueva plataforma de seguridad, la primera solución del mundo de escritorios virtuales basada en ordenadores portátiles

La compañía, además de robustecer su posición en segmentos clave del entorno profesional, tales como híbridos y 2 en 1, ultraligeros, workstations o equipos para sustituir los PC de sobremesa, aprovechará ventajas competitivas, entre ellas ser la única marca que produce todos sus portátiles en su propia fábrica. De hecho, Toshiba es la única empresa que fabrica su propia BIOS, lo que aprovechará para lanzar al mercado soluciones avanzadas y únicas ahora mismo en el mercado, y que satisfacen parámetros altamente demandados por el entorno profesional, como la seguridad.

A este respecto, Toshiba presentará en breve en nuestro país una nueva plataforma de seguridad, la primera solución del mundo de escritorios virtuales basada en ordenadores portátiles y con un gran acento en los aspectos de seguridad. Tal y como explicó Luis Polo, se trata de la primera solución en portabilidad que garantiza la seguridad de los datos: un dispositivo que no almacena datos, que lo que tiene en su pantalla es una imagen virtual y, cuando se apaga, desaparecen todos los datos. Se validará con una licencia, con un coste anual.

En los segmentos 2 en 1 y ultraligeros, Toshiba prevé liderar este mercado con una cuota del 32%. Las ventas de este tipo de productos crecerán en España un 40% y un 27%, respectivamente, durante 2016 hasta alcanzar unas ventas totales de 120.000 unidades.

Por otro lado, la compañía anuncia una caída de las ventas de PC de sobremesa superior al 16% en 2016, en parte por la sustitución de desktops por portátiles corporativos. En este sentido, Toshiba recuerda que, actualmente, el 38% de los trabajadores españoles dedica más de 10 horas semanales a trabajar fuera de casa y el 62% estaría usando dispositivos personales. Esto genera problemas de seguridad y aumenta los costes de gestión de infraestructuras TI. Para paliar esta situación, Toshiba impulsará la venta de portátiles corporativos en los próximos años.

Finalmente, según Toshiba, la reactivación del mercado portátil está motivada por las prioridades de inversión TI de las empresas. Así, más del 50% de las empresas europeas colocan la seguridad de los datos (54%) y las soluciones cloud (52%) como las áreas de inversión prioritarias, debido a la proliferación del número y tipo de dispositivos y aplicaciones IoT, que, junto a sus nuevas ventajas, conllevan riesgos y problemas a solventar.