Manna Irrigation Intelligence ha anunciado que introducirá en el mercado español la primera tecnología satelital aplicada a la optimización del riego y monitorización de cultivos capaz de ofrecer información sobre tipologías y estados del terreno al penetrar en toda la superficie de un terreno hasta 30 centímetros e independientemente, además, de la existencia de nubes. 

Esta tecnología hace que la eficiencia de los sistemas de riego puedan elevarse hasta el 100% y permitir unos ahorros del 30% y del 15% en cuanto a consumo de agua y costes de producción, respectivamente. Además, se comercializará dentro de la solución Manna, una aplicación que mediante algoritmos de datos permite a cualquier agricultor, y a partir de una extensión de terreno de 1.000 metros cuadrados, recibir recomendaciones de riego en cualquier dispositivo digital.

“La tecnología satelital va a revolucionar el riego en el campo y también el control y la gestión de los cultivos permitiendo a los agricultores, quizás por primera vez, prever, por ejemplo, qué consumo de agua va a ser preciso para una cosecha o identificar con una enorme precisión problemas o anomalías dentro de una plantación”, afirma Jesús J. Sánchez de la Nieta López, director técnico para Europa y África de Rivulis y de Manna Irrigation Intelligence

Tecnología satelital para el balance de agua del suelo con la solución Manna

La compañía proporciona un modelo propio de balance hídrico del suelo con su solución Manna, la cual permite conocer la cantidad de agua almacenada y que puede ser usada por las plantas sin necesidad de riego, antes de que se alcance un índice que implique que se marchite. El modelo usa imágenes de satélite para determinar la cantidad de agua evaporada y el índice de escorrentía.

Esta tecnología satelital hace que la eficiencia de los sistemas de riego puedan elevarse hasta el 100% y permitir unos ahorros del 30% y del 15% en cuanto a consumo de agua

Igualmente, y gracias a la alta precisión de la solución, Manna ha añadido un sistema de identificación automática de problemas en el cultivo basándose en el análisis de tres parámetros de la vegetación a partir de las imágenes obtenidas mediante satélite: 

  • el verdor
  • el vigor de la planta 
  • la clorofila

Por último, la solución también ha mejorado las recomendaciones de la aplicación, haciéndolas diariamente, permitiendo la planificación de riego flexible o posibilitando al usuario incluir datos locales sobre índices pluviométricos o decidir si quiere tener en cuenta la lluvia a la hora de recibir recomendaciones.