La GSMA ha publicado una investigación que demuestra el importante impacto socioeconómico que tendrá la adopción de la mHealth (salud móvil) en Europa. Los descubrimientos revelan que la salud móvil podría ahorrar casi 100 000 millones de euros en costes de atención sanitaria en la Unión Europea para 2017, así como aumentar el PIB en 93 000 millones de euros. Este nuevo informe de la GSMA, desarrollado en colaboración con PwC, indica además que, si se aprovecha todo el potencial que ofrecen las soluciones de salud móvil, para 2017 los sistemas de atención sanitaria de la UE podrían:

Registrar un inmenso ahorro en los costes

  • Reducir en un 18% (537 €) el gasto total anual per cápita de la UE en atención sanitaria destinado a aquellos pacientes que se beneficien de las soluciones de salud móvil.
  • Reducir en un 30-35% los costes de la atención a enfermos crónicos a través de una observancia mejorada del tratamiento y de la monitorización remota del paciente.

Mejorar los estilos de vida

  • Ayudar a 185 millones de pacientes a llevar vidas más saludables y a ganar entre todos 158 000 años extra de vida.
  • Permitir que los casi 23 millones de personas que padecen una enfermedad crónica o que corren el riesgo de desarrollarla mejoren su situación a través de medidas preventivas y de la adopción de un estilo de vida más saludable.
  • Ofrecer acceso a un diagnóstico precoz a los 9,4 millones de personas con riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, y hacer posible que 11 millones de pacientes crónicos y 9 millones de pacientes ancianos disfruten de los beneficios del tratamiento remoto de sus afecciones y de la monitorización de éstas.

Mejorar la eficacia de los recursos

  • Proporcionar tratamiento a 24,5 millones de pacientes adicionales sin necesidad de contar con un mayor número de médicos ni de instalaciones de atención sanitaria.
  • Abordar el problema de la escasez de médicos en toda la UE ahorrando 42 millones de días laborables en total entre todos los médicos en 2017 y proporcionando tratamiento a otros 126 millones de pacientes adicionales.
  • Contribuir a que más de 18 millones de pacientes que sufren enfermedades crónicas o corren el riesgo de desarrollarlas se mantengan más sanos y mejoren su productividad, aportando 5 139 € más cada uno (93 000 millones de euros en total) al PIB de la UE.

“La frecuencia cada vez mayor de las enfermedades crónicas, el coste relativamente alto de la atención sanitaria y el envejecimiento de la población suponen que muchos países de la UE están experimentando una crisis en materia de recursos de atención sanitaria que la tecnología móvil puede ayudar a mitigar”, declaró Michael O’Hara, director de marketing de la GSMA. “Un mejor acceso a los servicios de atención sanitaria y la rentabilidad derivada de la salud móvil contribuirán a que las economías de la UE ofrezcan unos sistemas de atención sanitaria sostenibles y eficaces. Sin embargo, es necesario que los legisladores y los gobiernos de la UE hagan mucho más para incentivar, fomentar e impulsar la adopción de soluciones de salud móvil que beneficiarán a todos los ciudadanos de la región”.

Superar las barreras contra la adopción de la mHealth
A menos que se eliminen las múltiples barreras –legislativas, económicas, estructurales y tecnológicas– que impiden que la salud móvil se adopte comercialmente y se utilice a gran escala, la adopción de la mHealth en 2017 podría quedar limitada a aproximadamente un 10% de su potencial. Esto significa que se obtendría tan solo un 5% de los beneficios máximos posibles. Las consecuencias de ello serían:

  • Que el ahorro en toda la UE se limitaría a 6 600 millones de euros, en lugar de los casi 100 000 millones de euros previstos para 2017.
  • Que solo se añadirían 6 500 millones de euros al PIB de la UE para 2017, frente a los 93 000 millones de euros que se podrían sumar.
  • Que, de los 185 millones de pacientes potenciales, solo 11,2 millones disfrutarían de los beneficios de la salud móvil.

La clave para aprovechar el potencial de la mHealth está en que los gobiernos, los legisladores y los contribuyentes, como las aseguradoras, generen el entorno adecuado para el crecimiento y preparen el camino para la adopción de soluciones de salud móvil. Entre las medidas fundamentales que podrían ayudar a impulsar su adopción se encuentran las siguientes:

  • La integración de la salud móvil en las estrategias nacionales de atención sanitaria de los países de la UE, para que cada uno de ellos sitúe el desarrollo de la mHealth entre las prioridades de atención sanitaria específicas de su país.
  • La creación de políticas y marcos de acción que fomenten la utilización de soluciones innovadoras de salud móvil y que ofrezcan claridad en la certificación y acceso al mercado, garantizando al mismo tiempo la confianza, la calidad y la seguridad para el usuario final.
  • La creación de incentivos innovadores y sostenibles que fomenten la adopción de soluciones de mHealth tanto por parte de los proveedores de servicios de atención sanitaria como por parte de los pacientes.
  • El aumento de la concienciación y la distribución de información y formación sobre la salud móvil entre los profesionales de atención sanitaria, los pacientes y los consumidores.

Con el propósito de implementar con eficacia estas recomendaciones, la GSMA insta a todos los actores clave a que actúen de forma urgente y contribuyan a garantizar que los beneficios potenciales de la salud móvil puedan hacer frente a los desafíos actuales y futuros de la atención sanitaria en los países de la UE.

1 Comentario