Talentia ha publicado un informe sobre la situación de la experiencia del empleado y la digitalización de los RRHH y sus herramientas tras el Covid-19. La pandemia ha traído consigo la fomentación del teletrabajo en un gran número de empresas. Por ello, es esencial proporcionar a los empleados una serie de herramientas digitales para garantizar la continuidad de sus funciones a distancia.

De ahí que la ambición de los departamentos de personas deba basarse en maximizar los sentimientos positivos del empleado hacia la compañía. Y es que, uno de los objetivos principales ha de ser aspirar a alcanzar el justo equilibrio entre las misiones del colaborador, el entorno de trabajo y la cultura corporativa.

“En estos momentos con un contexto de inestabilidad, la experiencia del empleado no debe pasar a un segundo plano, ni tampoco debe verse afectada por la introducción de herramientas digitales. Más bien lo contrario: debemos apoyarnos en la digitalización para mejorar esta experiencia”, afirma Enrique Escobar, Managing Director Iberia & Latam de Talentia Software.

La gestión de la experiencia del empleado en remoto

En estos momentos el talento de las organización se ha puesto en riesgo tras la situación productiva por el covid-19 y la llegada del  ‘next normal’. Para ellas, lo primordial debe ser siempre garantizar la salud de la plantilla y asegurarse de que todas las funciones cruciales para el normal funcionamiento de la empresa están cubiertas. Para ello, se deben gestionar los equipos a distancia, asegurar un mayor rendimiento y mejorar el engagement.

La experiencia del empleado es uno de los factores clave a la hora de obtener un buen rendimiento en la empresa

Según la empresa de estudios de mercado Markess, el 77% de los departamentos de RRHH se han fijado como primer objetivo reforzar el compromiso de los empleados de la empresa. Además, el 56% quiere fortalecer el rendimiento general de la compañía y el 42% espera mejorar su atractivo. Estas cifras muestran un vínculo muy importante entre el compromiso de los empleados y el rendimiento general de la empresa.

La digitalización es clave

La experiencia del empleado es uno de los factores clave a la hora de obtener un buen rendimiento en la empresa. Tras la pandemia esto es un desafío absoluto, y es que, mantener una fuerte relación con los empleados es vital. Para ello se deben tomar decisiones que aseguren el talento y el rendimiento del mismo. 

Cuando se facilitan los intercambios y se mantiene una comunicación continua mediante un único canal se consigue el denominado ‘smart working’. Este concepto es la base y se debe instaurar con procesos sencillos y digitales que permitan continuar proporcionando una experiencia del empleado óptima.