El último estudio publicado sobre “Virtualización y Evolución a la nube 2011”, realizado entre 3.700 participantes de 35 países, revela la preocupación de CEOs y directores financieros por el traslado de aplicaciones empresariales críticas a entornos virtuales y a la nube, por motivos de fiabilidad, seguridad, disponibilidad y rendimiento.

Según los encuestados, la virtualización de servidores resultó la más exitosa, con una media de solo el 4% de diferencia entre los objetivos esperados y los conseguidos. Las mayores diferencias se obtuvieron en escalabilidad, reducción de gastos de capital y en la disminución de los costes de explotación. En cambio, la virtualización del almacenamiento obtuvo una media del 33% de discrepancia, siendo las mayores decepciones la agilidad, la escalabilidad, la reducción de los gastos de explotación y la reducción de la complejidad.

Frente a estos desafíos, Alberto Soto, Vicepresidente EMEA de Brocade, asegura que uno de los factores clave para que la virtualización sea un éxito es contar con una red sólida, fiable y escalable. “La red empresarial debe contar con funcionalidades que faciliten las tecnologías de virtualización, y aportar el rendimiento necesario para poder absorber las nuevas demandas de tráfico, que cada vez demandan anchos de banda superiores. Por tanto, para poder aprovecharse de los beneficios del cloud computing, las empresas deben contar con una infraestructura de red sólida y de alto rendimiento”.

En este sentido, añade: “Brocade, en respuesta a los retos que plantea la virtualización y el cloud, propone la arquitectura CloudPlex, una estructura abierta y ampliable que permite a los clientes construir centros de datos virtualizados y distribuidos de forma sencilla, controlando todos los aspectos de la migración y reduciendo la complejidad. CloudPlex no sólo sienta las bases para la integración de bloques de computación, sino que también soporta la infraestructura existente del cliente, que puede incluir equipos de distintos fabricantes, para unificar todos sus activos en un único dominio de almacenamiento y computación y reducir costes”.