Desde hace un par de décadas, nos encontramos en un periodo de completa ebullición tecnológica. Aparecen a diario nuevas aplicaciones, sistemas o tecnologías con el propósito de facilitar nuestra existencia. Mientras, la población va haciéndose más asidua a su consumo y su aplicación tanto en la vida personal como en la laboral.

Y es este panorama el que nos hace recapacitar sobre el poder de la tecnología y la importancia de ésta en el desarrollo de nuevas habilidades, tanto para los más pequeños como para personas con edades más avanzadas.

Hay infinidad de opciones hoy en día para adentrarse en el terreno de la tecnología y descubrir las innumerables aplicaciones y usos que ésta puede tener en nuestro día a día. Y una de estas opciones viene de la mano de Raspberry Pi, una placa de ordenador en miniatura que emerge como una puerta a la tecnología abierta a todos los públicos.

Desde proyectos educativos, domótica o proyectos más avanzados, Raspberry Pi es una herramienta sencilla y manejable para hacerse hueco en el mundo tecnológico en el que nos encontramos, además de suponer una herramienta de futuro para los más pequeños.

Adentrándose en el mundo de la tecnología a través de Raspberry Pi