ICOMP toma nota del anuncio por parte de la Comisión Europea de que continuará con el proceso de negociación de un acuerdo con Google tras una larga investigación precedida por alegaciones bien documentadas que afirman que el gigante de internet está violando la ley de competencia. Los miembros de ICOMP aplauden la rigurosidad de la Unión Europea al estudiar el mercado y solicitar compromisos vinculantes, pero éstos deben dar verdadera cuenta del problema mediante su solidez y restaurando rápidamente la competencia en las búsquedas y mercados relacionados. Hay que destacar, además, que por el momento no existe una oferta formal y vinculante sobre la mesa.

A pesar de que damos la bienvenida al hecho de que Google siga implicándose en las negociaciones, ICOMP advierte de la necesidad urgente de frenar el daño que se está causando y proporcionar una compensación. Prolongar las negociaciones con el fin de evitar la censura no debería ser una estrategia permitida.

Google se enfrenta a una serie de quejas serias y complejas por parte de, al menos, 19 entidades de todos los sectores, tales como la Asociación Alemana de Editores de Revistass (VDZ), Ciao, eJustice.fr, la Federación Alemana de Editores de Periódicos (BDZV), Foundem, Microsoft y Twenga. Cada uno de los demandantes tiene derecho a que se aborden por completo todas sus preocupaciones de un modo efectivo y verificable en el largo plazo. El hecho de que Google adopte unos compromisos confusos y poco definidos seguramente no sea suficiente para convencer a las partes dañadas de que se ha puesto remedio al daño de Google a la competencia.

Comentando el anuncio, David Wood, Asesor de ICOMP, afirmó:

“En principio, damos la bienvenida al anuncio de que continúan las negociaciones para alcanzar un acuerdo. Con ello se ven reconocidas las quejas que afirman que el comportamiento de Google ha constituido un abuso de su posición dominante en el mercado de búsquedas online.

Durante varios años, hemos mostrado nuestra preocupación acerca de que la conducta de Google viola la ley de competencia europea. El comportamiento de esta compañía ha causado un daño significativo a numerosos negocios a lo largo del ecosistema online, lastrando la innovación y la competencia para, en último término, afectar a los consumidores y a la economía de Europa.

Además de abordar las cuatro preocupaciones clave identificadas en el discurso del Comisario Almunia en mayo, así como restaurar la competencia en el mercado europeo, es vital que los términos de cualquier acuerdo incluyan medidas para reparar rápidamente el perjuicio causado a los negocios y consumidores europeos, y que sean lo suficientemente sólidos para asegurar que tal daño no vuelve a repetirse.  Dado el historial de incumplimiento de Google, cualquier paquete de compromisos debe incluir un sólido mecanismo de control que facilite a consumidores y compañías notificar a la Comisión las violaciones potenciales, y a ésta investigarlas y resolverlas rápidamente. Confiamos en que éste sea el caso y se ponga en marcha un acuerdo sólido.

En caso de que un acuerdo falle a la hora de imponer medidas estrictas, es probable que Google continúe abusando del 93% de su dominancia del mercado de búsquedas europeo, provocando graves consecuencias para la competencia online, la innovación y la libertad de elección del consumidor.

Además, Google tiene un historial probado de frustrar las investigaciones oficiales, y muchas terceras partes han tenido experiencias poco satisfactorias a la hora de involucrarse en negociaciones. Los demandantes y otras partes interesadas continuarán presionando para que se tengan en cuenta sus preocupaciones.

Los reguladores de todo el mundo que están sometiendo el comportamiento de Google a escrutinio observarán de cerca estas negociaciones y cualquier acuerdo final con el fin de asegurar que se ponen en marcha las medidas adecuadas para seguir defendiendo una competencia online saludable en sus propios mercados”.