F5 Networks anuncia nuevas capacidades para la migración en vivo de una máquina virtual para empresas que utilizan el almacenamiento unificado de NetApp y las soluciones de virtualización de VMware. Esta nueva solución combina las tecnologías de estos fabricantes para ayudar a sus clientes a migrar en vivo y de forma completa máquinas virtuales entre centros de datos sin ninguna interrupción perceptible para los usuarios o las aplicaciones.

“La estrecha colaboración con los líderes del sector, como NetApp y VMware, nos ayuda a maximizar la eficacia de la virtualización y los despliegues cloud de nuestros clientes”, afirma Jim Ritchings, vicepresidente de Desarrollo de Negocio en F5 Networks. “Implementando de forma conjunta los productos de F5, NetApp y VMware, nuestros clientes pueden escalar aplicaciones a través de distintos centros de datos de forma dinámica y con un coste apropiado, ofreciendo una mayor disponibilidad y un rendimiento optimizado para múltiples escenarios, incluyendo a usuarios dispersos geográficamente, previsión frente a desastres y consolidación, con el fin de evitar interrupciones inesperadas en los data centers”.

F5 colabora con NetApp y VMware para simplificar aún más la migración de aplicaciones entre data centers. Combinando las tecnologías de F5, NetApp, y VMware, las empresas pueden optimizar el rendimiento y mejorar la eficacia de las migraciones en vivo de máquinas virtuales así como de aplicaciones que no habían sido originalmente diseñadas para su despliegue distribuido.

La combinación de VMware vSphere®5, VMware vMotion®, NetApp FlexCache® y los productos BIG-IP® de F5, permite a las empresas distribuir completamente sus despliegues de aplicaciones y máquinas virtuales a través de múltiples centros de datos, reforzando la capacidad en la continuidad del negocio y prevención de desastres. A través de la amplia gama de soluciones BIG-IP: Local Traffic Manager, Global Traffic Manager, y WAN Optimization Manager, F5 asegura que las solicitudes de los usuarios pueden ser redireccionadas y optimizadas durante el proceso de migración, garantizando que los sistemas permanecen en funcionamiento y los usuarios mantienen el acceso a sus aplicaciones y datos. Además, al haber validado la solución de forma conjunta, los clientes pueden confiar en obtener un rendimiento y una disponibilidad optimizados.