COMPUWARE ha lanzado al mercado la primera solución del mercado que unifica la capacidad para gestionar el rendimiento de redes (NPM), y de aplicaciones críticas de negocio (APM), indistintamente del entorno de estas últimas: móviles, en la nube, de streaming o tradicionales, ofreciendo visibilidad de todo el conjunto y una monitorización proactiva para la empresa. Con esta nueva plataforma, que la compañía ha denominado The Compuware APM® Spring,   Compuware abre una nueva generación de soluciones para la  gestión del rendimiento de TI de una empresa y lo ha conseguido tras integrar las tecnologías de las compañías dynaTrace y Gomez adquiridas por la empresa el pasado año.

Con esta nueva plataforma que unifica la gestión del rendimiento de las aplicaciones y las redes, y todo ello desde el punto de vista real del usuario final, las organizaciones pueden reducir considerablemente el tiempo necesario para resolver problemas, adelantarse incluso a los mismos antes de que ocurran, reducir los costes asociados y simplificar notablemente la puesta en marcha de nuevas aplicaciones o el desarrollo de nuevas funcionalidades de las ya existentes. Igualmente, la nueva tecnología de Compuware es altamente escalable, por lo que las empresas, independientemente de su tamaño, pueden empezar a monitorizar una aplicación, para posteriormente ir ampliando esta capacidad al resto de la infraestructura de TI.

Con esta nueva plataforma, Compuware elimina la elección forzosa que tenían que hacer las empresas entre hacer desarrollos muy complejos y tener una visión incompleta de qué rendimiento estaban teniendo sus aplicaciones. La  aproximación tradicional a una monitorización centralizada perjudicaba el conocimiento sobre qué estaban experimentando los usuarios finales y sobre el rendimiento general de las aplicaciones de negocio. Por otro lado, monitorizar de manera tradicional las aplicaciones del negocio ha sido siempre insuficiente para monitorizar qué rendimiento estaba teniendo la red de la organización.

La consultora IDC asegura que la gestión del rendimiento de las aplicaciones se ha convertido en prioridad sin precedentes para los responsables de tecnología de las empresas a medida que las aplicaciones sobre las que reside el negocio se han hecho cada vez más distribuidas, móviles y dinámicas. Para IDC, los responsables de TI se enfrentan al reto de mantener  los niveles de servicio de los usuarios finales y ser capaces de detectar y resolver proactivamente los problemas, antes de que impacten en el negocio.  Según la consultora, esta nueva solución integrada de Compuware para entornos móviles, streaming, la nube o grandes centros de datos satisface de manera precisa estos desafios de los departamentos de tecnología.

Los entornos móviles, la nube y el streaming son áreas que están creciendo de manera muy rápida y que se añaden a la complejidad y al reto que tienen las empresas de mantener un  buen rendimiento de sus aplicaciones para apoyar el crecimiento del negocio, proteger la reputación de la marca y todo ello contribuyendo a los ahorros de costes. Gestionar este reto  requiere visibilidad y una capacidad analítica muy profunda  en cualquier parte del proceso de una aplicación de negocio,  para poder identificar un problema tanto en el centro de datos, la nube o incluso en el propio terminal del usuario final.  Paralelo a este reto, las empresas tienen que lanzar al mercado nuevas aplicaciones cada vez con mayores capacidades, en el menor tiempo posible y con menos recursos que nunca.

La nueva plataforma de Compuware integra capacidades desconocidas hasta ahora en el mercado, tales como la gestión de la experiencia de los usuarios finales de las aplicaciones mediante el denominado UEM (User Experience Management). Con ello, las empresas pueden obtener analíticas del rendimiento, desde el punto de vista de los usuarios, que accedan a través de aplicaciones móviles o navegadores. De esta forma, las empresas pueden saber como se están ejecutando las aplicaciones en distintos navegadores o dispositivos de los usuarios, incluyendo qué incidentes tienen o el historial de sus visitas. Igualmente, esta capacidad se extiende al entorno de la movilidad o aplicaciones de streaming.

The Compuware APM® Spring integra las mejores prácticas en la gestión del rendimiento de redes para hacer frente a la complejidad que significa para las empresas tener cada vez menos tiempo para resolver problemas de rendimiento de sus centros de datos, lidiando con recortes en los presupuestos y tener que poner en producción aplicaciones nuevas de manera sencilla. Para ello, la nueva plataforma de Compuware permite tener una visión única del rendimiento de toda la red, disponer de diagnósticos, realizar monitorizaciones proactivas o analizar causas de fallos en los códigos fuente de las aplicaciones.

Los nuevos entornos

Con la integración de la tecnología de dynaTrace, Compuware se convierte en la primera empresa en poder ofrecer capacidad de gestionar el rendimiento de las nuevas aplicaciones dinámicas, tanto de entornos cloud como de los denominados big data. También proporciona una visibilidad sin precedentes en entornos Cassandra NoSQL y Hadoop Map/Reduce Big Data, o en entornos cloud, tales como vCloud + EC2 y/o Azure o híbridos.

Por último, cabe destacar que The Compuware APM® Spring tiene una gran capacidad escalable, permitiendo a los responsables de TI comenzar a usarla con una aplicación sencilla e ir sumando otras poco a poco hasta cubrir todas las de la organización. Igualmente, la solución no precisa configuraciones complicadas, integrándose desde la base a partir de analíticas de comportamientos.

Según John Van Sielen, director general de la unidad de negocio APM de Compuware, “el panorama de las aplicaciones está cambiando rápidamente con las nuevas aplicaciones nativas móviles, un numero cada vez mayor de servicios en la nube o la necesidad de las empresas de desarrollar nuevas funcionalidades en cada vez menos tiempo. Ello requiere de una nueva generación de herramientas para gestionar el rendimiento que funcionen correctamente más allá de los centros de datos tradicionales”.

“Esta nueva plataforma –añade Van Sielen–, resuelve este reto y además se integra de manera sencilla con cualquier entorno tecnológico existente. Por otro lado –termina diciendo Van Sielen–, su capacidad escalable la hace accesible a todo tipo y tamaño de empresa, incluso para aquellas que creían hasta ahora que gestionar el rendimiento de sus aplicaciones estaba fuera de sus capacidades y posibilidades”.