(Manuel Navarro Ruiz) Tras la compra de Nokia por parte Microsoft ahora es el turno de otro de los antiguos gigantes de la telefonía móvil. Según ha asegurado el Wall Street Journal, los canadienses se encuentran en un momento alarmante y buscan soluciones rápidas debido al constante y veloz deterioro de los números de la compañía. Según se desprende de la información del WSJ, en la multinacional han comenzado a tener las primeras conversaciones con posibles compradores que adquirirían parte de  su negocio o bien la compañía entera. Siempre según la información del diario norteamericano el proceso de venta comenzará en los próximos días.

Lo que no se tiene muy claro es como se va a producir la venta ni quienes serán los posibles compradores. Entre las opciones que se barajan se encuentran según el rotativo “joint ventures, alianzas estratégicas o una venta de la Sociedad en su totalidad”. Añade además que aunque la rumorología apunta a que la venta se producirá en el mes de noviembre, las fuentes consultadas aseguran que no hay nada seguro pero lo que tienen claro es que el proceso debe comenzar cuanto antes.

El principal problema con el que se encuentra la canadiense es que en numerosos foros se descontaba con que sería Microsoft la que acabaría haciendose con el control de Blackberry, pero la adquisición del negocio de telefonía móvil de Nokia por la multinacional de Redmond ha frustrado muchas esperanzas. Todo apunta a que sólo una empresa estaría interesada en adquirir la compañía entrea: la china Lenovo, el principal fabricante de ordenadores del mundo y al que le falla la pata de la movilidad. Si esto no fuera así fuentes de BB han afirmado que se intentarían quedar con el único negocio que todavía es aún rentable: Blackberry Messenger, que funcionaría como una empresa totalmente independiente

>