Toshiba Corporation y Toshiba Machine acaban de anunciar el desarrollo conjunto de un prototipo de impresora 3D para metal más rápida del mercado. Su innovador diseño multiplica por 10 la velocidad de las impresoras de su misma clase, que emplean la tecnología de fusión de lecho de polvo, la más utilizada actualmente en impresión 3D en metal. La primera versión comercial estará disponible en 2017.

Publicidad

La impresión 3D es una tendencia a la que cada vez le queda menos de ese nombre porque se está conviritiendo en una realidad. A diferencia de otros elementos, el metal es uno de los más difíciles de trabajar para estas impresoras. Y sobre todo es de los más costosos de todos. Sin embargo, el prototipo desarrollado por Toshiba permite construir piezas más grandes con un menor coste. Además, admite el uso de una amplia gama de materiales, tales como acero inoxidable, hierro e Inconel (un tipo de superaleación).

Para conseguirlo, Toshiba ha optimizado la tecnología de Laser Metal Deposition (LMD), en la que un láser solidifica el polvo de metal depositado sobre un sustrato metálico a través de una boquilla, consiguiendo una velocidad de fabricación de 110 cm³ por hora y una potencia de láser de 800 W. Esto es posible gracias al desarrollo de un nuevo tipo de boquilla diseñada a partir del conocimiento de la compañía en tecnologías de simulación de fluidos. La innovación permite reducir el área sobre la que se inyectan las partículas de metal, para que el láser las proyecte con una precisión mucho mayor.

La corporación tiene previsto comercializar estas impresoras junto a sus máquinas de fabricación asistida por ordenador, a través de su filial Toshiba Machine, con el objetivo de ofrecer un valor añadido a sus clientes del sector industrial. Además, utilizará estas impresoras para optimizar la producción de las piezas utilizadas en sus propios sistemas de infraestructuras sociales, generación y almacenamiento de energía, transporte ferroviario, control aéreo y sistemas automatizados de seguridad.