El gran motor del sector TI ha sido, es y será Linux. Durante más de dos décadas, Red Hat ha considerado a Linux como una fuente inagotable de innovación, con el sistema operativo de código abierto dejando una huella imborrable en cada una de los cuatro footprint del sector TI. Desde los contenedores Linux y los Kubernetes hasta el OpenStack y las bases de la nube pública, Linux es el origen de la invención TI. Hablando claro, Linux ES la iniciativa de TI. Es la base de alguna manera de casi todos los despliegues de TI modernos y proporciona una plataforma de lanzamiento para la innovación en toda la comunidad de código abierto. Linux es el motor de la innovación. Sin Linux, el sector TI no va a ningún lado.

Publicidad

Si Linux es el motor, entonces la nube híbrida es la nave. La nube híbrida se ha construido basándose en, y alrededor del firmamento, de Linux, puesto que se expande por defecto en el panorama de las empresas TI. Sin Linux, probablemente no conoceríamos la nube híbrida como la conocemos hoy en día. Ayuda a las organizaciones TI a conectar sus inversiones en servidores, virtualización y aplicaciones tradicionales con el futuro basado en la nube. Basándose en Linux, Kubernetes ofrece la plataforma para unificar el panorama de TI a través de la nube híbrida, permitiendo a las organizaciones de TI construir cualquier cosa, en cualquier lugar y en cualquier momento.

En el Red Hat Summit 2019, Red Hat redefinió la innovación para que las organizaciones puedan hacer algo más que romper la barrera de sonido de las TI. Estamos ayudándoles a llevar sus empresas al espacio interestelar.

Una plataforma Linux más inteligente y accesible

Linux es un caballo de batalla que mantiene las luces encendidas en centros de datos de todo el mundo. Hace funcionar a dispositivos conectados, desde el termostato de una casa hasta el móvil, y, al mismo tiempo, habilita los superordenadores más rápidos del mundo. Es el estándar de cualquier empresa de datos, pero es mucho más que eso.

Linux todavía necesita dar soporte a las cargas de trabajo de producción, sí. Pero también debería ayudar a que la innovación prospere. Para eso está diseñada la última generación de la plataforma líder mundial de Linux empresarial, Red Hat Enterprise Linux 8.

Red Hat Enterprise Linux 8 incorpora inteligencia en el alma del sistema operativo, ayudando a los equipos de TI a detectar los problemas antes de que se produzcan y a obtener información más detallada sobre el estado de sus despliegues. Facilita que los desarrolladores puedan innovar sin romper nada y lo hace con un conjunto completamente nuevo de capacidades de construcción de contenedores distribuidos. La plataforma hace todo esto a la vez que reduce las barreras de entrada de Linux, ayudando a una nueva hornada de administradores de sistemas y profesionales de TI a participar en la innovación impulsada por la comunidad.

Se trata de algo más que la tecnología de Red Hat Enterprise Linux 8, aunque la innovación mejorada de la plataforma líder mundial de Linux para empresas es sin duda una gran parte de ella. También se trata de nuestro ecosistema, y el lanzamiento de Red Hat Enterprise Linux 8 hace que nuestra red de partners se amplíe. Red Hat supervisa el ecosistema comercial de código abierto más grande de la industria: nuestros clientes tienen acceso a más aplicaciones certificadas, más configuraciones de hardware y más proveedores de nube que nunca. A través de todas estas footprints, Red Hat Enterprise Linux 8 simplemente se ejecuta.

Estamos trabajando también para hacer que Red Hat Enterprise Linux 8 sea más accesible a la industria TI en general. Actualmente, los desarrolladores que están creando la última gran aplicación contenedorizada pueden encontrar fácilmente la Red Hat Universal Base Image, una imagen de contenedor derivada de Red Hat Enterprise Linux 8, sin necesidad de una suscripción. Eso es todo. Estamos haciendo que el sistema operativo estándar de la industria esté disponible para todo aquel que esté construyendo contenedores, sea nuestro cliente o no. Siempre que las aplicaciones creadas con Red Hat Universal Base Image se ejecutan en Red Hat Enterprise Linux o Red Hat OpenShift Container Platform, disfrutan de las ventajas de una aplicación validada y respaldada.

La comunidad de código abierto detrás del Red Hat Enterprise Linux 8 ha evolucionado junto con el producto. Fedora continúa siendo la chispa de la innovación no solo para RHEL, sino también para el mundo más allá del Linux, y CentOS continúa acogiendo la innovación basándose en Red Hat Enterprise Linux. Ahora, queremos tener la visión de mantener el sistema operativo “siempre preparado” para una entrega regular y más adaptable a la rápida innovación que la comunidad y nuestros partners buscan.

Red Hat Enterprise Linux 8 es el sistema operativo que alimenta la nube híbrida. Ningún otro sistema operativo ofrece la estabilidad, la confiabilidad, la seguridad mejorada y el soporte de Red Hat Enterprise Linux. Red Hat Enterprise Linux 8 es compatible con las TI de hoy y les ayuda a innovar para el futuro.

Y ese futuro son, sin ninguna duda, los Kubernetes.

Kubernetes empresariales redefinidos

Kubernetes ha ganado. Ahora es el estándar de facto para la orquestación de contenedores en la TI empresarial, ayudando a las aplicaciones contenedorizadas a alcanzar los elevados objetivos de las aplicaciones compuestas y la arquitectura basada en microservicios. Pero al igual que sucedió con Linux hace décadas, el trabajo con Kubernetes no ha hecho más que empezar. Es complejo, los despliegues son extensos y, dado el atractivo de las opciones específicas de la nube, es fácil quedar atrapado en una única infraestructura, lo que limita la innovación futura.

Todos estos son retos que pretendemos abordar con Red Hat OpenShift 4. Ya sabéis que la plataforma líder de Kubernetes empresariales abarca la nube híbrida, desde el centro de datos hasta la infraestructura de nube pública. También sabéis que permite mover aplicaciones y servicios de un lugar a otro de forma más fluida. Esto no es nuevo.

Lo que es nuevo es que OpenShift ahora hace por sí mismo el trabajo duro de Kubernetes.

Red Hat OpenShift 4 funciona como una infraestructura de nube pública, basada en los Kubernetes Operators para automatizar las tareas rutinarias pero críticas de actualización y gestión del stack nativo de la nube. Operators codifica el conocimiento operativo del ser humano en software, autoguiando no sólo la instalación de tecnologías sino también la gestión y el mantenimiento. Se trata de la iniciativa Kubernetes como debe ser – autogestionada, autoactualizable y que permite a los equipos de TI innovar a gran escala.

No solo los equipos de operaciones de TI pueden beneficiarse de la última versión de Red Hat OpenShift. Los desarrolladores ahora cuentan con la automatización para construir y desplegar aplicaciones, lo que les permite centrarse únicamente en la creación de mejores aplicaciones, de forma más rápida. Desde serverless hasta Service Mesh, Red Hat OpenShift 4 ayuda a los desarrolladores a construir lo que sigue en la plataforma para dar soporte al futuro de las organizaciones IT.

Estamos ampliando este soporte a Operators en la capa de aplicación, facilitando la creación de aplicaciones de Kubernetes que puedan funcionar como un servicio en la nube. Red Hat OpenShift 4 incluye ahora también OperatorHub, una comunidad de operadores de Kubernetes que “solo trabajan” en el despliegue de Kubernetes dentro de la plataforma. Estamos introduciendo también Red Hat OpenShift Certified Operators, convirtiendo a Red Hat OpenShift 4 en los primeros Kubernetes en ofrecer tanto un catálogo de Operator como un conjunto de Operators validados y probados junto con las versiones de la comunidad.

También estamos intensificando nuestra colaboración con Microsoft con el lanzamiento de Azure Red Hat OpenShift, que lleva el poder de la plataforma de contenedores OpenShift de Red Hat a la nube pública de Microsoft. Azure Red Hat OpenShift es un facilitador hacia la nube híbrida, que permite a las organizaciones de TI utilizar Red Hat OpenShift Container Platform en sus centros de datos y ampliar estas cargas de trabajo de forma más transparente para utilizar la potencia y la escala de los servicios Azure.

Más allá de lo que estamos presentado en el Red Hat Summit, habéis visto una demo de nuestra visión de la última generación de infraestructura local de nube híbrida. Nuestra demostración técnica ha expuesto lo que podemos conseguir cuando los silos entre las máquinas virtuales y los contenedores, e incluso las barreras, entre Windows y Linux, desaparecen. Ese es el futuro de la iniciativa Kubernetes y OpenShift: Una única plataforma para gobernar la nube híbrida, independientemente de la carga de trabajo.