backoffice restauración
backoffice restauración

En el backoffice se gestionan procedimientos internos y tareas administrativas que no están directamente relacionadas con la interacción con el cliente. Sin embargo y, aunque en el entorno de la restauración, se pone el foco en el cliente, lo cierto es que todo lo que sucede en la trastienda del negocio es tan importante o más, que lo que sucede de cara al propio cliente, en la sala o en la cocina. Desde Datisa se apunta que la gestión eficiente del backoffice permite incrementar la rentabilidad de un restaurante, mantener los costes a raya y mejorar la satisfacción del cliente.

Publicidad

Las empresas de restauración han tenido en cuenta estos aspectos. De hecho, más del 40% de las pymes que desarrollan su actividad en el entorno de la restauración y que han sido contactadas por Datisa confiesan que la gestión del backoffice está entre sus prioridades.

Gestionar de forma correcta el backoffice, con el apoyo de la tecnología adecuada, permite a los establecimientos de restauración reducir sus costes

Datisa resume algunas de las tareas clave que tienen que ver con la gestión óptima del backoffice de un negocio de restauración. Tareas administrativas o funciones de facturación como el cálculo de los importes, abonos o aplicación de cargos son tan importantes como la calidad de la comida o del servicio que se presta a los comensales.

  • Gestión de proveedores. Permite garantizar el cumplimiento de las condiciones establecidas
  • Gestión de pedidos. Facilita el control de los productos que se demandan y mejora el aprovisionamiento en función del stock mínimo y máximo definido para cada artículo, local y almacén.
  • Gestión del almacén. Evita sobrecostes por mantener niveles de producto almacenados superiores a los que se necesitan. Hablamos, no solo de costes económicos, también de costes asociados a la infraestructura y al espacio de almacenaje.
  • Gestión de inventarios. Optimiza las compras y permite obtener una visión rápida de las desviaciones que se pueden producir entre lo que pensamos que tenemos almacenado y lo que en realidad hay. Se recomienda inventariar de forma periódica.
  • Gestión de incidencias. Permite detectar y actuar con rapidez ante situaciones de roturas de stock, mermas o desperdicios.
  • Gestión del libro de recetas: Permite el precio de la carta en función del coste real y las previsiones de consumo.
  • Gestión de escandallos. Permite tomar conciencia de lo que cuesta producir un plato y los márgenes que se pueden obtener.
  • Gestión de la facturación
    • Evita las esperas a la hora de facturar y cobrar a los clientes
    • Aporta información sobre los camareros (estadísticas de venta, mesas atendidas, etc.)
    • Mejora la gestión de las comandas
    • Al terminar el día proporciona información detallada sobre la facturación, permite cerrar la caja y mantiene la confidencialidad absoluta sobre los ingresos obtenidos.

Isabel Pomar, CEO de Datisa asegura que “gestionar de forma correcta el backoffice, con el apoyo de la tecnología adecuada, permite a los establecimientos de restauración reducir sus costes operativos y todos los que tienen que ver con la producción ya que mejora la toma de decisiones respecto a cuestiones estratégicas que tienen que ver con el desempeño de su actividad ordinaria”.