Javier Modubar, INGECOM
Javier Modubar, INGECOM

Ingecom ha saldado el segundo trimestre del 2018 con un crecimiento de la facturación de un 41% con respecto al mismo período de 2017. Asimismo, el volumen de negocio alcanzado en los seis primeros meses del año en curso se eleva a los 11,3 millones de euros.

Publicidad

Las cifras obtenidas durante los últimos meses se han debido, fundamentalmente, al cierre de importantes proyectos de seguridad con varios de los fabricantes que integran el portfolio de soluciones de INGECOM, lo que ha permitido a la compañía crecer a estos ratios.

Para esta segunda mitad del año que acaba de comenzar, Ingecom espera alcanzar un crecimiento similar

Adicionalmente, esta primera mitad del año recién finalizada, Ingecom ha reforzado su robusto portfolio de soluciones de seguridad TI y ciberseguridad con el cierre de cinco nuevos acuerdos con fabricantes como Cymulate, Hdiv Security, Mojo Networks, Terafence y Viewtinet que vienen a completar la oferta de tecnologías de ciberseguridad de Ingecom y sitúan al mayorista de valor como líder esta área en el mercado ibérico al cubrir la casi totalidad de las demandas empresariales en materia de ciberseguridad.

Para esta segunda mitad del año que acaba de comenzar, Ingecom espera alcanzar un crecimiento similar, en parte por la continuidad de la actividad actual y, por otro lado, gracias al incremento de las ventas debido a los acuerdos firmados con los nuevos fabricantes durante el primer semestre de 2018 que comenzarán a dar resultados en el último tramo del año.

Javier Modubar, CEO de Ingecom, ha señalado que: “Los buenos resultados obtenidos a los largo de los seis primeros meses de este año responden, en buena medida, al comportamiento de los integradores que solicitan, cada vez más, soluciones de ciberseguridad para sus clientes, especialmente pensando en cómo adaptar sus entornos laborales a los requerimientos de la GDPR; en este sentido, cabe destacar la demanda de tecnologías asociadas a IRM, DLP, PAM y NAC. También hemos observado una tendencia creciente a demandar análisis de vulnerabilidades y simulación de vectores de ataques”.