incremento de ciberataques en smartphones
incremento de ciberataques en smartphones

La empresa S2 Grupo ha destacado que el sector de la ciberseguridad estará marcado en 2019 por un incremento de ciberataques en smartphones, al hardware (maquinaria, impresoras, etc.) y a los sistemas de control de entornos industriales, especialmente del ámbito sanitario. Junto a esto, también se prevé mayor nivel de ciberdelincuencia económica y el ciberespionaje.

Publicidad

Expertos de la compañía han señalado que, debido a que el teléfono móvil es una de las herramientas más utilizadas para realizar operaciones en el ciberespacio y es un gran contenedor de información confidencial y en él se reciben claves para la confirmación de muchas operaciones personales y profesionales, se convertirá en uno de los focos principales de atención para los ciberatacantes.

“Por todos estos motivos, es previsible que los smartphones se conviertan en objetivo de los ciberdelincuentes y que proliferen las aplicaciones infectadas con troyanos en las diferentes stores”, ha declarado José Rosell, socio-director de S2 Grupo.

“Otra de las tendencias más destacadas será el ataque al hardware. Se ha ido ampliando poco a poco la superficie que puede ser invadida por los ciberdelincuentes y, en este sentido, se está pasando de lo que podemos llamar el ciberespacio al ámbito ciberfísico, es decir, a todos los sistemas físicos y aparatos que funcionan con conexión a la red”, ha explicado Miguel A. Juan, socio-director de S2 Grupo.

Expertos del Laboratorio de Malware de la compañía han resaltado que, en este ámbito, las consecuencias pueden ser especialmente serias en el caso de ciberataques a infraestructuras críticas y servicios esenciales, como pueden ser hospitales, grandes industrias, centrales nuclares, centrales eléctricas, etc.

En este sentido, se prevé que puedan verse especialmente comprometidos o vulnerables frente a la acción de los ciberatacantes sectores como el industrial o el sistema sanitario.

Además, desde S2 Grupo se ha señalado que no hay que olvidar que los hogares cada vez se encuentran más digitalizados, lo que unido a una escasa configuración de la ciberseguridad, convierten a los hogares en lugares más vulnerables frente a la ciberdelincuencia que los profesionales.

También han destacado que la tendencia es utilizar vías de infección y ataque cada vez más “discretas” y con mayor capacidad de camuflaje, como son las amenazas persistentes avanzadas, por lo que su impacto podría ser mayor para las víctimas tanto a nivel físico como reputacional al tardar más tiempo en detectarlo.ig