fibratel datacenters
fibratel datacenters

Fibratel acaba de obtener la máxima certificación para sus diseños de datacenters que otorga Uptime Institute, principal autoridad independiente de estandarización internacional de Centros de Proceso de Datos. La compañía española comenzó en 2010 a diseñar y construir estas instalaciones y esta acreditación (Acredited Tier Design – ATD) le sitúa en el nivel más alto, en cuanto a la fiabilidad de los diseños de sus CPDs.

Publicidad

“Esta certificación viene a respaldar la metodología empleada por Fibratel, en el diseño e implementación de un Data Center, y nos sitúa en el nivel más alto en cuanto a fiabilidad de nuestras instalaciones”, subraya Alfredo Giraldo, coordinador de ingeniería de infraestructuras en Fibratel.

El grado de disponibilidad de un CPD es el número de horas/año que está operativo y varía en función del tipo de empresa o negocio. El estándar clasifica esta disponibilidad en cuatro grados TIER. Este dato es clave para definir el diseño de un DC y es necesario ajustarlo a la necesidad real del cliente ya que aumentar el TIER lleva asociado un fuerte incremento en la inversión inicial.

Los datacenters de alta disponibilidad de Fibratel están pensados para que cada servidor de una sala IT tenga doble camino eléctrico independiente

La disponibilidad afecta a todos los servicios básicos de la instalación. Los datacenters de alta disponibilidad están pensados para que cada servidor de una sala IT tenga doble camino eléctrico independiente y activo a la vez. Además, en caso de caída de la red de distribución eléctrica, debe contar con el equipamiento necesario para garantizar el suministro eléctrico a pleno uso de su capacidad. Se replican también los medios de acceso de las comunicaciones, con una doble acometida de fibra que enlaza con dos centrales de comunicación distintas.

Otro aspecto extremadamente importante es garantizar la refrigeración del DC (continuous cooling), para que dichos servicios no se vean afectados por los incrementos de temperatura que se pueden producir al pararse la refrigeración de la sala, en caso de caída eléctrica, por ejemplo. En este sistema, no es suficiente con garantizar la redundancia de elementos únicamente.

En cuanto a la escalabilidad, los Data Centers actuales tienen que ser modulares, para permitir adaptarse a las necesidades reales de cada momento, y disponer de una o varias salas IT que funcionen de manera independiente. El DC se debe adaptar a la nueva situación de forma rápida y segura, sin interrupción del servicio y sin que esto afecte a los módulos existentes, por lo que es preciso contar también con la posibilidad de ajustar la capacidad eléctrica y frigorífica de las salas IT, en función del consumo de la carga. Este ajuste tiene un impacto directo en el coste de explotación del DC y permite optimizar el consumo eléctrico del mismo.