Giesecke & Devrient (G&D) inaugura en el Prat de Llobregat (Barcelona) su nueva planta de fabricación y personalización de tarjetas de pago, de identificación, y  tarjetas telefónicas SIM de última genera­ción, con la que renueva su apuesta por España y Cataluña. G&D ha invertido más de cinco millones de euros en su nueva planta, que cuenta con más de 10.000m2, agrupa un total de 325 profesionales, y tiene una capacidad de producción de 60 millones de tarjetas al año.

Publicidad

A pesar de la actual situación económica en España, el Grupo Alemán ha decidido, no sólo mantener su fábrica en España, sino invertir y ampliar su potencial productivo. Con ello, Cataluña se convierte en una de las zonas geográficas europeas más punteras en este tipo de soluciones.

Ubicada entre el aeropuerto, la zona portuaria y la ciudad de Barcelona, la nueva planta de G&D, permite a la empresa reforzar el compromiso con sus clientes en toda Europa, mercado en el que G&D es líder suministrando tarjetas a los principales bancos, operadores de telefonía móviles y empresas de distintos sectores en diversos países.

El objetivo de G&D con estas nuevas instalaciones es  preparar a la compañía para los nuevos retos tecnológicos en la industria y posibilitar una ampliación de la capacidad productiva en el futuro. La producción de tarjetas incluye además todos los procesos de personaliza­ción y grabación de datos en los diferentes chips que usan las tarjetas. Para ello posee los más modernos sistemas de producción y cumple con los más estrictos estándares de calidad, seguridad y respeto al medioambiente. La planta es una de las más avanzadas del sector en el ámbito del compromiso medioambiental, ya que consigue optimizar el consumo de energía y el reciclaje de aguas.

La nueva fábrica de G&D forma parte del conjunto de 16 plantas de producción que la multinacional tiene en todo el mundo; seis en Europa, cinco en Asia, cuatro en América y una en Oceanía. El reparto de estas fábricas alrededor de todo el mundo, y el volumen de producción en cada una de ellas es parte de la estrategia de G&D para atender a cada mercado local y seguir fabricando sus productos en el viejo continente.