Wolters Kluwer / A3 Software lo tiene claro: el futuro del uso de sus aplicaciones pasa por la Nube. La compañía ha presentado nuevos productos para este entorno y el conjunto de su portfolio estará listo para el Cloud en los próximos dos años. Sus partners tendrán que adaptarse, ofreciendo servicios de valor añadido, pero participarán en los beneficios que genere el nuevo negocio. Éste podría ser el resumen del mensaje que la multinacional holandesa ha puesto sobre la mesa en las ya tradicionales Jornadas Comerciales que han tenido lugar en Sevilla, con la participación de doscientos de sus socios.

Publicidad

Josep Aragonés, director general de la compañía, explicó esta estrategia de la empresa en el plenario de la reunión y lo reiteró a los periodistas que acudimos al encuentro: «Esto es un riesgo, pero también una oportunidad. Lo que les decimos es que contamos con nuestros partners para este viaje. No podremos pasar del mundo On Promise al Cloud sin ellos”.

Wolters Kluwer , además, se quiere diferenciar de otros fabricantes: «algunos piensan” –destacó Aragonés- “que serán ellos, los fabricantes, los que gestionen y facturen, y el canal en medio con aportación de valor añadido; nosotros no lo vemos así; pensamos que tiene que ser el propio partner el que gestione, el que atienda y el que facture por los servicios añadidos que ellos incorporen, es decir, les estamos haciendo partícipes del negocio».

Aragonés destacó también que la voluntad de la compañía es seguir ampliando su negocio con nuevas adquisiciones, que pueden llegar tanto de la compra directa de empresas que aporten volumen, como de otras en las que participen primero, como socios, para el desarrollo de nuevos productos.

Para él el foco es el negocio, pero para ambas partes: “sin nuestros socios no podemos hacer nada”.  En el último año se han incorporado siete nuevos partners y la idea de la compañía es mantener el actual margen  del 40 % de royalty de los productos, “aunque se puede llegar al 50”.

En cuanto a la marcha general de la empresa, señaló que, a nivel corporativo, viene creciendo en torno al cuatro por ciento anual y que, España, lo está haciendo al cinco por ciento, cuando, precisó, el conjunto del mercado de software decreció un 1 por ciento en 2013.