El BPM es una combinación de los procesos de negocio claves (gestión estratégica, planificación, presupuestos, previsiones…), las personas y la tecnología, alineados para alcanzar las metas de una organización. Su eficacia aumenta si se adopta un enfoque de círculo cerrado desde la estrategia a la ejecución, incorporando los resultados de la estrategia en el siguiente ciclo para una mejora continua. La tecnología BPM automatiza cada uno de estos procesos fundamentales, ayudando a las compañías a abandonar los métodos manuales basados en hojas de cálculo. El reporting y el análisis son también funciones esenciales dentro del BPM, ya que proporcionan una línea de conocimiento por actividad, con lo que es posible saber si se permanece dentro de los márgenes de ejecución en todo momento. La recesión económica ha puesto, más que nunca, en evidencia la necesidad de sistemas que ayuden a mejorar la competitividad empresarial, para lo cual es imprescindible la adaptación a las condiciones del mercado, algo que es posible gracias a los sistemas BPM englobados dentro de un concepto más amplio como es BPE (excelencia en los procesos de negocio). Sin embargo, es cierto que en 2009 en España se han parado iniciativas de innovación por procesos y de proyectos BMP que en 2010 se empezaron a relanzar, con expectativas muy positivas en este sentido para este año, más en línea con el comportamiento del mercado de BPM en Europa.

Y es que, las soluciones BPM aportan un gran valor añadido a las organizaciones, lo cual es aún más necesario en el contexto económico actual que requiere herramientas para aumentar la competitividad y productividad y reducir los costes. Por eso dedicamos nuestros esfuerzos a mejorar nuestro catálogo de soluciones en esta área y así lo han reconocido los analistas. Gartner, por ejemplo, ha situado a Software AG, tanto en diversos de sus cuadrantes mágicos de líderes: Gobierno SOA, en proyectos de interoperabilidad SOA y en suites de BPM. Las predicciones apuntan a que la próxima generación de BPM incrementará las capacidades predictivas, el análisis competitivo y la conectividad social. Con respecto a este último aspecto, según el CEPREDE (Centro de Predicción Económica) de la Universidad Autónoma de Madrid, la convergencia de tecnologías maduras, entre las que figura el software orientado a las redes sociales, mejorará los procesos de modo que sean más ágiles y más relevantes para el usuario final. La optimización de los procesos de negocio continúa siendo crítica para que las empresas reduzcan costes y crezcan, especialmente en un momento económico complejo como es el actual. Desde IBM observamos que el mercado BPM se mantiene en constante movimiento ya que las empresas apuestan por su capacidad para establecer procesos flexibles y dinámicos permitiéndoles adaptarse mucho mejor a los cambios y lograr una mayor competitividad y agilidad en el negocio. Además, datos de IDC muestran que el mercado de software BPM aumentará en una tasa anual cercana al 15% en los próximos cuatro años, de 1.700 millones de dólares en 2009 a 3.000 millones en 2013. Por ejemplo, en el caso de IBM, sólo en el primer trimestre de 2010 y a nivel global, obtuvimos un crecimiento de dos dígitos en ingresos relacionados con la gestión de procesos empresariales y software de integración. Estas cifras demuestran que hay una clara apuesta por este tipo de soluciones en todas las regiones. Para Joaquín Lacambra Calvet, IBM Wepshere Brand Manager SPGI, “España está entre los primeros países de Europa en adopción de soluciones BPM. Tanto empresas como organismos públicos españoles manifiestan en general que una de las prioridades en el área de TI es mejorar los procesos de negocio. En IBM no solo no somos ajenos a esta acogida sino que estamos liderando el mercado de BPM en España, colaborando con clientes de todos los sectores”. Por su parte, José Juan Sánchez, director de Marketing de Exact cree que “la tecnología BPM (Business Process Management), que abarca desde las soluciones aplicación a aplicación, de flujo de trabajo (workflow) y de gestión y diseño de procesos y automatización de los mismos, sigue generando un gran interés en las empresas gracias a su utilidad para obtener un control completo de los procesos, una visibilidad del estado de la empresa para la correcta toma de decisiones, y una orientación estratégica para la consecución de objetivos a corto y largo plazo”. Según Noelia Soleres, experta de la Plataforma Tecnológica de SAP Iberia, “la situación actual de BPM en España es compleja y está marcada tanto por las peculiaridades propias de nuestra cultura empresarial como por el mismo tipo de preocupaciones que envuelven las prácticas de BPM en el resto del mundo”. Esta directiva cree que en principio, está resultando relativamente lenta la adopción de BPM por una serie de razones entre las que podemos destacar: – La consideración de que una implantación de BPM requiere un cambio total en la práctica de procesos en la empresa y que no se puede abordar de manera paulatina. – El conflicto entre la visión de BPM como tecnología y la visión BPM del negocio, problema causado a menudo por las limitaciones de algunas herramientas de BPM para pasar de la definición del proceso a su implantación técnica. En consecuencia, el mercado de BPM es un mercado todavía pendiente de explotar. Para conseguir los resultados adecuados, es necesario un trabajo de formación que aclare a las empresas cuál es la forma en que la pueden sacar partido a la implantación de una gestión de procesos optimizada y basada en la herramienta correcta de BPM. No podemos olvidar que un enfoque BPM es la solución adecuada para dar a la empresa la agilidad y la capacidad de respuesta inmediata a situaciones de mercado en continuo cambio y evolución.

Ventajas

La ventaja principal es la de mejorar la eficiencia de las actividades mediante la gestión sistemática de los procesos de negocio de la empresa de una forma que permita una mejora continua de los mismos. Gonzalo Landaluce, vicepresidente de ventas de Software AG, cree que “las soluciones de BPM aportan un gran valor añadido a las organizaciones, lo cual es aún más necesario en el contexto económico actual que requiere herramientas para aumentar la competitividad y productividad y reducir los costes. Por eso dedicamos nuestros esfuerzos a mejorar nuestro catálogo de soluciones en esta área y así lo han reconocido los analistas. Gartner, por ejemplo, ha situado a Software AG, tanto en diversos de sus cuadrantes mágicos de líderes: Gobierno SOA, en proyectos de interoperabilidad SOA y en suites de BPM”. Por su parte Christian Menda, director regional de Open Text cree que, “fundamentalmente este tipo de soluciones aportan a las empresas la agilidad y flexibilidad necesarias para responder de forma rápida a los nuevos cambios y oportunidades de mercado. Entre los principales beneficios podemos destacar la optimización del cash flow y la mejora de los ciclos de pago, el aumento de la satisfacción de los clientes, la reducción del coste por transacción, la mejora de la coordinación y gestión de procesos y el soporte a los requerimientos de cumplimiento de normativas”. “La gestión por procesos da a las empresas notables ventajas a la hora de su adaptación a los cambios de forma ágil, que requieren la competencia y los cambios normativos, permitiendo una mayor flexibilidad y una mayor optimización de los procesos en le aprovechamiento de los recursos y los tiempos de ejecución. El poder trabajar en la empresa con procesos fácilmente adaptables a las necesidades del negocio, trae considerables ahorros de costes permitiendo además la reutilización de elementos comunes dentro de los procesos de negocio, los procesos operativos y los procesos de soporte”, apunta Water Strobl Director de Calidad y Procesos de Drago-Vision IT Group. La colaboración es clave para lograr tener capacidad de respuesta ante la crisis y este tipo de soluciones apuestan por la colaboración a través de la mejora de los procesos. Para el portavoz de IBM, “los clientes que se decantan por soluciones BPM continúan teniendo como objetivo ganar en agilidad y competitividad empresarial. Y los fabricantes tenemos muy presentes sus necesidades. Por ello, el pasado mes de mayo de 2010, IBM anunció sus últimas novedades en soluciones inteligentes orientadas a dar respuesta a esta necesidad, así como para ayudarles a mejorar el rendimiento, reducir los costes y encontrar nuevas vías de ampliar su actividad empresarial. Hay que recordar que también el año pasado, en enero de 2010, IBM adquirió Lombardi, uno de los fabricantes líderes en soluciones de gestión de procesos de negocio, y sus soluciones se han unido a nuestra cartera de productos. La integración de Lombardi representa para nuestros clientes poder acceder a una oferta aun más flexible, que les ayuda a adaptarse a los cambios y gestionar mejor la automatización de los procesos de negocio”.

Tendencias

Según el estudio realizado por el IBM Institute for Business Value (IBV), “A New Way of Working: Insights from Global Leaders”, y para el que se entrevistaron a 275 ejecutivos de todo el mundo, las empresas con mejores resultados en sus sectores respectivos se han centrado en aumentar la agilidad empresarial mediante prácticas de trabajo y procesos empresariales que les ayudan a ser más dinámicas, colaborar mejor y estar mejor conectadas. El estudio también reveló que la probabilidad de que los líderes actuales del mercado utilicen la automatización para comprender y mejorar sus procesos empresariales se ha duplicado, y la probabilidad de que usen espacios de trabajo de colaboración se ha triplicado. Según Gonzalo Landaluce de Software AG, “Las predicciones apuntan a que la próxima generación de BPM incrementará las capacidades predictivas, el análisis competitivo y la conectividad social. Con respecto a este último aspecto, según el CEPREDE (Centro de Predicción Económica) de la Universidad Autónoma de Madrid, la convergencia de tecnologías maduras, entre las que figura el software orientado a las redes sociales, mejorará los procesos de modo que sean más ágiles y más relevantes para el usuario final. Y es que el concepto de red social como plataforma digital orientada a avanzar en un determinado ámbito de conocimiento se puede aplicar también al área del BPM, ya que la gestión de procesos de negocio no es un problema puramente técnico que puede enfocarse sólo a través de nuevos productos o servicios, sino que es también una actividad social que involucra capital humano. Así, el éxito de un proceso debe tener en cuenta a todos los participantes en el mismo, es decir, a las personas. El objetivo es que cada proyecto cuente con la combinación óptima de conocimientos, experiencia y compromiso personal en el menor tiempo y al menor coste posible, de todas las personas involucradas, independientemente del nivel que ocupen”. Desde SAP, se apuesta por dos tendencias fundamentales: “En primer lugar, podríamos hablar de la tendencia hacia la estandarización en cuanto a la notación para definición de procesos. El objetivo por lo general es alcanzar un nivel adecuado de compatibilidad con el estándar BPMN (Business Process Modelling Notation), lo que facilita aplicar todo el conocimiento existente y en desarrollo que existe acerca del análisis y definición de procesos desde el punto de vista teórico. Dentro de esta tendencia, se ha de destacar también la simplificación del paso del modelado a la ejecución del proceso, con el fin de garantizar que la tecnología de la herramienta de BPM tiene los medios de pasar de la definición a la ejecución sin que exista en ese paso pérdidas de funcionalidad determinadas por limitaciones en la propia herramienta de BPM o por pérdidas en la traducción de BPMN a un lenguaje de ejecución de procesos que no tiene capacidad de reflejar en la implementación técnica la totalidad del proceso que se ha definido. Por consiguiente, encontramos cada vez más herramientas con un enfoque que elimina pasos intermedios y permite el paso a la ejecución directa del proceso definido con un lenguaje estandarizado como BPMN. En segundo lugar, no se puede concebir la existencia de una herramienta de BPM que no ofrezca también la capacidad de ejecutar y definir reglas de negocio. Este tipo de herramientas se denominan BRM (Business Rules Management) y ofrecen la capacidad de aislar aquellos datos con respecto a los cuales se toman de forma dinámica decisiones de negocio o cálculos avanzados. Dentro del análisis de procesos de negocio es fundamental determinar aquellas acciones que se tienen que definir como reglas. Las reglas pueden ser reutilizadas por otras aplicaciones más allá del contexto del BPM y se mantienen directamente por los responsables de negocio. Esto elimina la involucración de desarrollo y tecnología sobre la evolución de las reglas y otorga al negocio una capacidad fundamental para adaptar las estrategias de negocio a las situaciones constantemente en cambio que nos encontramos en la realidad de las empresas”. Finalmente, José Alba Aparicio, Director de la UN Business Processes de Delaware cree que “las tendencias van encaminadas a tener el conocimiento de la información que subyace de los procesos de negocio a través de la implementación de cuadros de mando que permitan el mejor conocimiento del proceso”. En cualquier caso, desde IBM se han detectado tres tendencias o requerimientos que demandan los líderes empresariales a la hora de lanzar proyectos BPM:

 • Mejorar el tiempo de comercialización en los procesos de desarrollo de nuevos productos. El mercado actual exige disponer de soluciones más dinámicas. El objetivo es reducir los plazos de tiempo desde la detección de una necesidad por parte de una empresa al lanzamiento de un nuevo producto que la cubre.

• Optimizar costes. Las empresas buscan poder hacer más con los recursos actuales y eso sólo es posible consiguiendo incrementos de productividad. La mejora en la eficiencia de los procesos es un elemento clave en esta optimización.

• Integrar la organización convirtiéndola en una empresa orientada a procesos y aplicaciones. Se busca lograr la integración horizontal de la empresa facilitando la colaboración entre sus diferentes áreas.

La necesidad de SOA

El aumento de la agilidad y eficiencia empresarial son, hoy en día, dos de los principales retos de las organizaciones, que vienen determinados por el escenario de constante cambio y creciente competencia al que tienen que hacer frente las empresas, donde los márgenes de beneficio se ven disminuidos. Esto, a su vez, se traduce en desafíos para los departamentos de tecnologías de la información, que deben alinearse con la estrategia empresarial y ser aún más sensibles a las necesidades del negocio. Según se asegura desde la multinacional Ibermática, el reto resulta aún mayor teniendo en cuenta los complejos escenarios tecnológicos que suelen presentar las organizaciones, que, en general, están compuestos de diferentes aplicaciones y sistemas, construidos con tecnologías heterogéneas, utilizando múltiples bases de datos, y ejecutándose en varias plataformas. A este escenario se añade la conocida y extendida falta de entendimiento y comunicación entre el negocio y el departamento de TI, derivada fundamentalmente de que la parte de negocio no entiende completamente la tecnología, y a su vez, el departamento de TI no tiene una visión global que le permita conocer y ser consciente de los problemas y desafíos a los que se enfrenta el negocio. Con el objetivo de hacer frente a estos retos, las organizaciones han dirigido su mirada hacia dos disciplinas y tecnologías: BPM (Business Process Management) y SOA (Services Oriented Architecture). Desde Ibermática también se asegura que los conceptos de BPM y SOA no son nuevos, ambos surgieron, por separado, en la década de los 90. Por un lado, los ingenieros de software empezaron a entender la utilidad de los principios de SOA con la llegada al mercado de la computación distribuida y los llamados a procedimientos remotos, si bien las arquitecturas de computación distribuida no alcanzaron la aceptación esperada, y no fue hasta el 2003 cuando SOA entró por completo en el mundo de las TI empresariales a través de la aparición de una importante tendencia del mercado: los servicios Web. Por otro lado, BPM emergió como metodología de gestión en las organizaciones y evolucionó en los 90 hacia la creación de herramientas “workflow” que permitían el diseño y el modelado de los procesos. Al igual que SOA, hasta 2003 no se asistió a la evolución y resurgimiento de esta tecnología. Tanto es así, que durante 2008 presenciamos un crecimiento explosivo del mercado BPM, siendo actualmente uno de los más dinámicos que existen. Los productos BPM se han convertido en una importante categoría de producto de software y se está produciendo un efecto de consolidación y convergencia debido a que los grandes proveedores están ofreciendo soluciones integrales (normalmente denominadas BPM suite o simplemente BPMS) que están eliminando a los proveedores de nicho de mercado. Es en este punto, en el de las soluciones BPM, donde empiezan a converger los caminos entre BMP y SOA, ya que por norma general están basadas en una Arquitectura Orientada a Servicios y agrupan un conjunto de tecnologías que dan soporte a la automatización y gestión de los procesos de negocio, los servicios y los recursos empresariales. Desde SAP se afirma que “la gestión de procesos de negocio mediante BPM permite modelar y automatizar procesos de negocio innovadores de manera más eficiente, permitiendo una mayor capacidad de respuesta a las necesidades cambiantes del negocio. Esta optimización estandarizada de los procesos de negocio debe parte de su éxito a que ha sido definida sobre la base de una arquitectura orientada a servicios, es decir, fundamentada en arquitecturas SOA. SOA proporciona a BPM una arquitectura adaptable, flexible y abierta para desarrollar procesos de negocio muy eficientes a través de la cadena de valor de las organizaciones. Estos procesos, gracias a la arquitectura SOA, pueden ser desplegados de forma más integrada y transparente dentro de las organizaciones, proporcionando como resultado mejoras en el rendimiento operacional y en la reducción de costes”. Aunque BPM y SOA tienen características que las hacen muy diferentes, lo más importante es que se complementan perfectamente realizando considerables aportaciones a los procesos de negocio. De forma genérica, podríamos decir que SOA se encuentra a bajo nivel, centrada en el desarrollo de nivel técnico, mientras que BPM está en el más alto nivel orientada hacia el negocio. Desde Ibermática se asegura que BPM principalmente posibilita el desarrollo y la automatización de la gestión por procesos en una organización, a través de la eficiencia y mejora de sus procesos, ofreciendo la metodología y la tecnología clave para modelar, ejecutar y optimizar a alto nivel los procesos de negocio que implican tanto a las personas como a los sistemas. Mientras tanto, SOA y sus principales tecnologías (servicios Web y ESBs) proporcionan elementos clave para la transformación de las distintas aplicaciones existentes en las organizaciones y en TI (como por ejemplo, ERP, CRM y SCM), en servicios reutilizables basados en estándares de integración, que al mismo tiempo facilitan el uso integrado de las diferentes aplicaciones y sistemas entre sí. Así, los procesos de negocio orquestados y gestionados con BPM pueden utilizar (consumir) los servicios de negocio definidos y gestionados mediante SOA y, al mismo tiempo, la construcción de servicios de negocio de alto nivel y las aplicaciones compuestas en SOA, a menudo requieren de orquestación en el ámbito de BPM. La sinergia entre las tecnologías BPM y SOA ayuda en gran medida a reducir la complejidad de las tecnologías de la información, acelerando la automatización de los procesos en las organizaciones y posibilitando un desarrollo más rápido de las aplicaciones de negocio, a la vez que contribuye a hacer los procesos de negocio más ágiles y flexibles. Sin embargo, es importante resaltar la importancia que tiene un adecuado desarrollo de la cultura de gestión por procesos en la organización, así como la implementación de un eficaz gobierno SOA. Un proyecto de esta envergadura no sólo supone la adopción de unas nuevas tecnologías o la transformación de las ya existentes, representa un cambio organizacional, un cambio hacia una gestión por procesos que involucra a todos los departamentos de la organización, en aras de una mayor eficiencia y optimización de recursos. Y dicho cambio debe estar asumido y liderado por la alta dirección, promoviendo un esfuerzo previo a la implantación de las mencionadas tecnologías, esfuerzo dirigido a la mejora de los procesos, con una visión de negocio y una orientación transversal a toda la organización y extendida incluso a los clientes, proveedores y al resto de agentes que formen o puedan formar parte de la cadena de valor se asegura en Ibermática. En este sentido, Gonzalo Landaluce, vicepresidente de ventas de Software AG España cree que “la gestión de procesos de negocio mediante BPM permite modelar y automatizar procesos de negocio innovadores de manera más eficiente, permitiendo una mayor capacidad de respuesta a las necesidades cambiantes del negocio. Esta optimización estandarizada de los procesos de negocio debe parte de su éxito a que ha sido definida sobre la base de una arquitectura orientada a servicios, es decir, fundamentada en arquitecturas SOA. SOA proporciona a BPM una arquitectura adaptable, flexible y abierta para desarrollar procesos de negocio muy eficientes a través de la cadena de valor de las organizaciones. Estos procesos, gracias a la arquitectura SOA, pueden ser desplegados de forma más integrada y transparente dentro de las organizaciones, proporcionando como resultado mejoras en el rendimiento operacional y en la reducción de costes”. Por su parte, el portavoz de Drago-Vision IT Group cree que “el BPM está orientado fundamentalmente a los procesos y el SOA a servicios, es decir, las tareas, el detalle de un BPM puede implantarse con tecnología SOA”. Lo que está claro es que las empresas que no adoptan BPM se están perdiendo aspectos importantes. Para Gon
zalo Landaluce, “sin duda pierden una mejora en los procesos de negocio. La buena marcha de las compañías depende en gran medida de la eficiencia y eficacia de sus procesos críticos, del grado de control que tienen sobre los mismos y de sus posibilidades de optimización, y todo esto no es posible sin la ayuda de la tecnología. Además, en muchos sectores de actividad en los que la oferta de productos es muy pareja, la forma en la que se gestionan los procesos y su adaptabilidad a cambios puede suponer ventajas competitivas importantes. Esto no es nuevo, ya que la excelencia de los procesos es una prioridad en las empresas desde hace muchos años, pero si ha vuelto a un primer plano es porque ahora convergen un conjunto de métodos, herramientas y tecnologías de la información que han mejorado sustancialmente la velocidad de adopción y la rentabilidad del enfoque BPM, es decir, de gestión de procesos de negocio. Ahora, más que nunca, el contexto económico requiere herramientas para aumentar la competitividad y productividad de las organizaciones, tanto privadas como públicas, y soluciones como las de gestión de procesos de negocio”. Manuel Marcos, Director Comercial de Infor PM Iberia, cree que una empresa que no adopte una solución BPM se pierde, sobre todo “capacidad para aprender de los errores pasados, lo que limitará su crecimiento. Revisar el rendimiento a lo largo del tiempo y compararlo con los objetivos es fundamental para comprender qué pasó y por qué, e incorporar después este análisis en la siguiente planificación, presupuesto o ciclo de previsiones o forecast”. En la misma línea se sitúan los representantes de Open Text y SAP. Para Christian Menda, director regional de Open Text Iberia, Básicamente pierde competitividad. El actual escenario económico es muy dinámico y competitivo, y requiere por parte de las empresas mejorar adecuadamente los procesos para implantar estrategias con eficacia. El hecho de poder gestionar, analizar, administrar, automatizar, y por consiguiente, optimizar los flujos de trabajo permite ir por delante de la competencia, ser más flexible y tener mayor agilidad para la adaptación al cambio”. Noelia Soleres, experta de la Plataforma Tecnológica de SAP Iberia, asegura:” Una empresa que no adopta BPM se arriesga a quedarse en las últimas posiciones en la carrera hacia la competitividad. Se pierde la posibilidad de automatizar todos los procesos, de principio a fin, reducir los tiempos de procesos automatizando tareas repetitivas, así como monitorizar y mejorar el rendimiento de los trabajadores. Elementos que unidos mejoran la competitividad de la organización”.

Y como siempre… la nube

Ya sabemos que todo está en la nube y el BPM no podía ser menos. Casi todas las soluciones que se desarrollan actualmente tienen su presencia Cloud. Lanzaluce de Software AG asegura que “SaaS y Cloud computing son dos formas de prestar servicios de software que, indudablemente, van ganando terreno rápidamente. De hecho, en el caso del Cloud computing muchos servicios prestados de esta forma se integran más fácilmente en una arquitectura SOA, ya que ésta se basa también en estándares abiertos. Eso sí, para aprovechar al máximo las ventajas del Cloud computing, lo recomendable es usar aplicaciones hechas para la nube. En ese escenario, lo que estamos haciendo en Software AG es adecuar nuestra tecnología para operar en esos entornos. Nuestro servidor de aplicaciones es ‘multitenant’ y próximamente ARIS también trabajará en un modelo cloud”. Por su parte, el portavoz de Seidor asegura que “el cloud computing ofrece reducción de costes, flexibilidad, menor carga de personal y un alto grado de innovación. Por su parte, si la empresa no dispone de una arquitectura SOA y modelo BPM, el paso a la nube tendrá poco sentido (por lo menos, económico), puesto que sería demasiado costoso rediseñar los sistemas legados, que en su día no fueron concebidos para exponerse más allá de los firewalls corporativos”. Sin embargo, y tal y como señala el portavoz de Software AG, “tanto SaaS como Cloud computing son alternativas que están ganando protagonismo, pero no se impondrán al modelo tradicional de licencias aún. Para algunos clientes pueden suponer una opción interesante, ya que no requieren una inversión inicial en licencias, pero es necesario evaluar cada caso en particular. Además, todavía es necesario eliminar la barrera que supone la preocupación de muchas organizaciones por la seguridad de sus datos”. Ahorro de costes Y al igual que todo se centra en la nube, el ahorro de costes también es fundamental. Al contrario de lo que pudiera pensarse el ahorro de costes ha impulsado el BPM. Para el portavoz de IBM, “en los momentos difíciles, las empresas buscan la manera de optimizar sus procesos y mantener su crecimiento, por lo que los proveedores de soluciones como IBM hemos puesto todos nuestros esfuerzos en reforzar nuestra oferta de gestión de procesos empresariales para dotar a nuestros clientes de esa mayor agilidad que demandan. Además de ampliar nuestra oferta para dar respuesta a la creciente demanda de las organizaciones de automatizar e integrar sus negocios, IBM ha creado un equipo de más de 20.000 profesionales y está invirtiendo más de mil millones de dólares anuales en I+D, además de las adquisiciones estratégicas realizadas durante los últimos 18 meses”. Desde SAP se asegura que “Ante la situación económica a la que se enfrentan las organizaciones actualmente, el ahorro de costes es muy importante, y podemos encontrarnos ante situaciones en las que las empresas midan mucho las inversiones que se van a realizar en tecnología. Pero es evidente que la apuesta de invertir en BPM va a dar sus frutos en relación al ahorro de costes, ya que ésta solución va afectar muy directamente en el coste de las organizaciones, tanto desde el punto de vista de mejora de los procesos de negocio (tiempos de respuesta reducidos, aumento de la calidad de servicio, etc.), como desde el punto de vista de los departamentos de tecnología (control de los proceso de principio a fin, gestión simplificada, etc.). Por ello, apostar por BPM supone apostar por un ahorro de costes importante y que supondrá un retorno de la inversión importante”. Finalmente, Manuel Marcos, Director Comercial de Infor PM Iberia cree que “el. BPM contribuye efectivamente al ahorro de costes, pero es necesaria una visión a largo plazo que no todas las empresas pueden permitirse actualmente, ya que están lógicamente preocupadas por el rápido retorno sobre su inversión. Para que no haya sorpresas, deben solicitar a su proveedor que le especifique cuándo y qué beneficios obtendrá de la implementación, además de saber qué recursos necesitará y dónde, para prevenir retrasos y costes inesperados”.


La gestión de los procesos de negocio (BPM) en el actual entorno económico

Por Joaquín Lacambra Calvet, IBM Wepshere Brand Manager SPGI

La gestión de los procesos de negocio o BPM combina tanto funcionalidades de software como conocimiento del negocio, para mejorar los procesos y fomentar la innovación en las organizaciones. En un mercado tan competitivo como el actual, en el que las compañías se fusionan, consolidan y luchan por descubrir nuevas oportunidades de crecimiento, el BPM puede jugar un papel clave en la estrategia de las empresas, ya que permite controlar los procesos claves del negocio y ayuda a la empresa a conseguir sus objetivos estratégicos canalizando el uso de sus recursos hacia procesos eficientes que generen un valor real para el cliente. Las compañías deben racionalizar todos sus procesos, independientemente del sector en el que operen, desde la petición de suministros, hasta un simple reembolso de gastos o la reserva de un viaje de negocios. Que cada departamento o equipo dentro de una organización cuente con su propio “sistema” para gestionar este tipo de procesos, puede ser efectivo para grupos reducidos, pero a la larga no lo es para todos los empleados de una compañía. De ahí la importancia de las soluciones BPM, en términos de productividad y ahorro de costes, ya que permiten disponer de un mismo sistema a la hora, por ejemplo, de rellenar informes de gastos o automatizar las reservas de viajes de empresa. Hay diversos factores que explican la importancia de llevar a cabo una buena gestión de los procesos de negocio y entre todos ellos podemos destacar la necesidad de asegurar la consistencia en toda la compañía, especialmente en lo referente a la conformidad con las normativas; el optimizar procesos para conseguir los máximos niveles de eficiencia; automatizar procesos manuales para reducir el tiempo dedicado a tareas administrativas; o integrar procesos complejos y redundantes. Una buena solución BPM tiene que tomar los procesos ya existentes y transformarlos para conseguir cumplir los objetivos marcados por el negocio. El valor del BPM resulta aún más evidente gracias a los resultados que se obtienen del trabajo conjunto de los profesionales de TI y de negocio. Uno de los beneficios más significativos es el hecho de que el BPM hace posible que el control de los procesos esté en manos de los responsables de la empresa. Es decir, los encargados de la toma de decisiones cuentan con información de negocio más actualizada, por lo que sus decisiones pueden ser más acertadas y se pueden tomar de forma más inmediata. En definitiva, abordar todas estas cuestiones y descubrir modos de automatizar y mejorar los procesos de negocio debe ser una prioridad para las organizaciones hoy en día, dado que su objetivo es competir con efectividad y eficiencia en un mercado en constante cambio.


 




BPM en la nube

Pegasystems acaba de anunciar el lanzamiento de mejoras en su solución de BPM en nube, Pega Cloud, a fin de satisfacer la creciente demanda de las organizaciones por servicios de informática empresariales en ‘cloud’. Pega Cloud para BPM aborda muchas de las inquietudes que las empresas han mostrado tradicionalmente en cuestión de seguridad e integración de servicios en la nube. Pega Cloud ofrece su suite BPM, líder en el mercado, y su funcionalidad de gestión dinámica de casos ahora con asistencia y servicios gestionados de primera calidad, 24 horas al día, 7 días a la semana, al mismo tiempo que ofrece una innovadora integración en los centros de datos existentes. A diferencia de la mayoría de las ofertas BPM en la nube, que únicamente ofrecen la capacidad de confeccionar soluciones, Pega Cloud para BPM presenta todas las capacidades de la galardonada plataforma SmartBPM de Pegasystems para diseñar y ejecutar soluciones BPM bajo demanda. Pega Cloud para BPM evita la necesidad de adquirir, instalar y mantener una infraestructura de TI que aumente de manera significativa el tiempo de implementación y los costes del proyecto. Pega Cloud permite a las empresas comenzar sus proyectos BPM a pequeña escala y expandirlos a nivel de departamento o por toda la empresa con la tecnología Pegasystems Build for Change, eliminando así las preocupaciones sobre los costes y el grado de implementación que, a menudo, entorpecen los inicios de un proyecto BPM. Pega Cloud permite a los clientes trasladar su solución desde la nube a cualquier activo TI ya instalado internamente, si así se desea, sin ningún bloqueo que les obligue a ejecutar sus aplicaciones en la nube. Asimismo, Pega Cloud ayuda a resolver inquietudes típicamente relacionadas con la implementación de servicios en la nube, cumpliendo con estrictos requisitos normativos y de seguridad, y permitiendo a las empresas un rápido despliegue de soluciones de automatización de procesos empresariales de misión crítica, al mismo tiempo que proporciona escalabilidad a nivel de centro de datos. Pega Cloud para BPM ofrece todas las funciones de BPM que las empresas necesitan, tales como: • BPMS bajo demanda con completa infraestructura de servicios gestionados, supervisión y asistencia 24×7. Al extender los servicios de gestión para abarcar toda la tecnología Pega, los clientes pueden poner en marcha proyectos con mayor rapidez. • Seguridad y fiabilidad inigualables, ofreciendo un acuerdo de nivel de servicios (SLA) del 99,95%, al mismo tiempo que cumple con los requisitos normativos, como la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud (HIPAA), el Estándar de Seguridad de Datos para la Industria de Tarjetas de Pago (PCI DSS) y la Directiva Europea para la Privacidad de Datos. • Integración ‘out-of-the-box’ con los centros de datos existentes a través de los servicios y conectores Pegasystems que garantizan la integración de Pega Cloud para BPM en las aplicaciones de las empresas ya instaladas. • Portabilidad de aplicaciones, que ofrece a los clientes la posibilidad de elegir entre la ejecución de sus soluciones en la nube o a nivel local, en cualquier momento del ciclo de vida de la aplicación, permitiendo a las empresas adaptarse a los requisitos empresariales en curso.


Ventajas del BPM

Desde Exact Software se detaca que la gestión de los procesos de negocio ofrece numerosas ventajas a las empresas. Esas ventajas van incluidas en Exact Synergy: -Automatización de cualquier proceso de la empresa de una forma sencilla y práctica. -Permiten conocer el estado actual y las incidencias de todos los procesos. -Extraen información para gestionar indicadores en tiempo real. -Integran a todos los grupos de interés (empleados, proveedores, clientes, etc.) en la comunicación y en el workflow de actividades. -Son compatibles con cualquier aplicación existente en las organizaciones. -Tienen un coste económico muy competitivo en comparación a otras soluciones existentes en el mercado. Exact Synergy aplicado a Business Process Management (BPM) se gestiona mediante flujos de trabajo que le permiten asignar tareas rápidamente a las personas apropiadas, hacer un seguimiento de cada tarea, e inclulso generar informes con los resultados que se consideren más importantes. La constante monitorización de Exact Synergy provee de la información necesaria para poder mejorar el procedimiento de cualquier proceso. Debido a que no todos los colaboradores de la empresa están dentro de ella, Exact Synergy cuenta con flujos de trabajo que no están limitados únicamente a los empleados; tanto clientes, como empleados y colaboradores podrán también interactuar mediante el ingreso en su respectivo portal. Información en un solo lugar: Toda la información del negocio y las actividades relacionadas se encuentran en una plataforma de colaboración intuitiva, brindando información uniforme y actualizada a todos los empleados, dirección, distribuidores, proveedores y colaboradores. Monitorización de Actividades / Dirección por excepción: Cualquier actividad del negocio puede ser examinada, analizada, o puede iniciar otro proceso. Modelos de Seguridad: Toda información corporativa esta basada en roles y esquemas basados en reglas para controlar y delimitar acceso. Bienes, documentos y proyectos tienen su nivel de seguridad propio para que únicamente aquellos con el nivel suficiente puedan acceder a aquella información. Análisis de Negocio e informes estadísticos: Exact Synergy tiene capacidad de monitorización continua para manipular cientos de informes predefinidos para obtener la información de negocio más relevante, además, gracias a su gran flexibilidad, usted puede reaccionar rápidamente a los cambios del mercado. Integración en toda la organización: Unifica componentes del negocio que normalmente están separados: proyectos, clientes, financiero o información de producto, están intrínsicamente relacionados para una interacción total. Cualquier cambio es actualizado inmediatamente en todas los elementos relacionados.