Por Rob Clark, vicepresidente sénior de Epson Europe

Desde los wearable hasta las herramientas colaborativas, el lugar de trabajo de hoy en día se ha visto desbordado por tecnologías que han irrumpido con fuerza y que cambiarán diametralmente el modo en que trabajan las empresas. La constante evolución de la tecnología ya está provocando una transformación de las empresas, que reconocen las ventajas y oportunidades que ofrece la implementación de nuevas tecnologías de cara a la competencia.

Quizás no consideres una impresora como “tecnología rompedora” si la comparas con tecnologías nuevas y más “atractivas”, como los dispositivos de realidad aumentada. Es posible que no lo sepas, pero el olvidado héroe de la tecnología del lugar de trabajo está sufriendo una revolución para ofrecer increíbles mejoras en cuanto a velocidad, calidad, fiabilidad y eficiencia.

Si piensas en la impresión profesional, seguramente lo primero en lo que pienses sea la impresión láser. ¡No estés tan seguro! Hay otra tecnología de impresión que le disputa el primer puesto en cuanto al uso global por parte de las empresas: la impresión de inyección de tinta. Este tipo de impresión se dejó de emplear en entornos de oficina debido a su coste y a las limitaciones de velocidad, pero, desde entonces, se ha constituido como la tecnología de impresión preferida en sectores comerciales como el textil, el de etiquetado y en otras producciones a gran escala; la inyección de tinta surge como el futuro de la impresión para aplicaciones comerciales, empresariales y domésticas.

En 2014, se enviaron casi 2,2 millones de impresoras de inyección de tinta profesionales a Alemania, Francia y Reino Unido principalmente.  Según un estudio de IDC, 1 de cada 4 productos vendidos en un entorno de oficina habitual durante 2014 fue una impresora de inyección de tinta profesional y parece ser que esta tendencia se mantiene, ya que la tasa de ventas siguió creciendo de manera sostenida hasta finales de 2014.  Las ventajas de la impresión de inyección de tinta se adaptan a los principales factores de crecimiento empresarial actuales: reducción de costes, aumento de la productividad, reducción de la huella medioambiental, importancia de la calidad y mayores recursos.

La tecnología de inyección de tinta obtendrá más cuota de mercado en impresión profesional. Se esperan crecimientos rápidos en los próximos años. Según IDC, en 2019, la inyección de tinta supondrá el 34% del negocio total del mercado de la impresión profesional. La adopción de la inyección de tinta aumenta en un 13% anual en comparación con la adopción de la tecnología láser, que tan solo crece al 2% cada año.

Estas cifras demuestran que la impresión de inyección de tinta supone una seria amenaza para el dominio de la tecnología láser y se está convirtiendo en la opción más atractiva para empresas de diversos sectores, ya que les permite centrarse en llevar sus negocios de manera eficaz.

La tecnología que impulsa el cambio

En el actual panorama mundial de competitividad, no hay ningún negocio que no sufra la presión de tener que ofrecer más, en menos tiempo y, en muchos casos, con menos recursos, ya sean financieros, humanos o tecnológicos. Esto, unido al hecho de que la tecnología avanza a una velocidad de vértigo, hace que las empresas de todo tipo y tamaño se esfuercen por encontrar soluciones que marquen la diferencia.

Siendo conscientes de estas necesidades de productividad y eficiencia, Epson ha destinado la mayor parte de sus recursos de I+D a centrarse en la tecnología de la inyección de tinta. En 2013, calculamos que el mercado de la inyección de tinta profesional tenía un valor de más de 3.000 millones de yenes (más de 21,6 millones de euros).

En 2011, lanzamos nuestros modelos WorkForce Pro para el mercado de la inyección de tinta profesional, que fueron capaces de competir de igual a igual con las impresoras láser tanto en velocidad como en calidad de impresión, mientras reducían en hasta el 80% el consumo energético.

En marzo de 2014, lanzamos nuestra gama de productos de inyección de tinta profesional con tecnología PrecisionCore, que antes solo se empleaba en productos de impresión industrial y comercial. PrecisionCore presenta la flexibilidad necesaria para ofrecer soluciones de alta velocidad para la impresión comercial, industrial y profesional, por lo que puede emplearse en diversos sectores. Gracias al control completo del proceso de fabricación, podemos adaptar la tecnología y reducirla para obtener soluciones para el lugar de trabajo más compactas.

Una de las soluciones más llamativas para la impresión es el recientemente lanzado sistema de paquetes de tinta sustituibles (RIPS) de Epson para WorkForce Pro, que emplea unidades de altísimo rendimiento para producir hasta 75.000 páginas de impresión ininterrumpida sin tener que reponer consumibles; esto supone una evidente ventaja para empresas que impriman grandes volúmenes.

El lugar de trabajo bien preparado

Empresas de todos los tamaños comienzan a darse cuenta de las ventajas que ofrece la impresión de inyección de tinta mediante paquetes de tinta sustituibles, ya que hacen que los procesos resulten más limpios, que se generen menos residuos y que se reduzca el consumo energético.

Después de buscar una solución para reducir los residuos físicos tradicionales derivados de la impresión láser, la empresa de gestión de residuos hospitalarios alemana Pharmafilter decidió implementar impresoras Epson WorkForce Pro RIPS por sus ventajas medioambientales. A partir de ese momento, ha experimentado una espectacular reducción de los residuos físicos y las emisiones de CO2, así como una reducción del 80% en el consumo energético. Además, las impresoras Epson WorkForce Pro producen hasta un 95% menos de residuos que las fotocopiadoras y los equipos láser.

Epson tiene en cuenta los problemas de mantenimiento en el lugar de trabajo que detienen el ritmo de trabajo y tanto tiempo hacen perder y que se calcula que suponen un coste anual para las empresas europeas de la región de 7.000 millones de euros.  Mediante los modelos Epson WorkForce Pro RIPS, las empresas podrían reducir el tiempo destinado a las intervenciones en hasta un 100% en comparación con fotocopiadoras láser A3 y A4 en color en una impresión de 40.000 copias.  Esto quiere decir que las empresas de Europa occidental podrían ahorrar hasta 4,5 días laborables al año o una media de 4,6 millones de euros al mes al pasarse a las impresoras de inyección de tinta Epson WorkForce Pro RIPS.

Además, los modelos Epson WorkForce Pro son hasta 3,5 veces más rápidos que las fotocopiadoras láser y en color.
Con este cambio tecnológico, las impresoras de inyección de tinta también aspiran a cambiar el modelo de impresión centralizada anteriormente vigente en los entornos de oficina, ya que ofrecen las ventajas de un parque de impresoras distribuidas con los costes predecibles de un modelo centralizado. Las empresas podrán disponer ahora de más de una impresora, tanto en lo referente al espacio requerido como al coste del producto.

Un futuro prometedor

Fabricantes de impresoras, como Epson, ya están invirtiendo una gran cantidad de dinero para seguir innovando en el campo de la tecnología de la inyección de tinta. Esto supondrá un aumento de la gama de productos que ofrecerán una mayor flexibilidad de aplicación, un aumento de la velocidad y una mayor rentabilidad.
A medida que el sector de la impresión comienza a verse influido por las necesidades de los clientes, que desean aplicaciones más personalizadas y altos volúmenes de impresión gestionados de manera rentable, el futuro se vislumbra muy prometedor para las soluciones de inyección de tinta.

Todo sobre impresión ininterrumpida en www.epson.es/rips

>