Manuel Lopez web informática

Don Quijote de la Mancha, tras una de las múltiples palizas que recibe en sus aventuras caballerescas, fabrica el legendario bálsamo de Fierabrás. Se lo aplica y milagrosamente tras un reparador sueño se levanta preparado para nuevas aventuras. Hoy en día hay mucha gente que afirma que la Computación Cuántica es una especie de Bálsamo de Fierabrás de la tecnología, que curará todos los males de la Computación Actual, solucionando todos los problemas de la humanidad.

¿Qué hay de cierto en esa afirmación?

Siguiendo la pauta de la sociedad actual, donde parece que verdad y mentira son la misma cosa, podríamos decir que si, que solucionará todos los problemas de la humanidad y que no, no es el bálsamo de fierabrás que todo lo soluciona.

La Computación Cuántica es una especie de Bálsamo de Fierabrás de la tecnología, que curará todos los males de la Computación Actual

La Computación Cuántica no es válida para todas las aplicaciones de la computación tradicional, al menos en el corto o medio plazo. Se encuentra en una fase de desarrollo temprana, a pesar de que fue inventada hace muchos años, pero se está desarrollando con un punto de vista muy diferente al de la Computación Tradicional. No trata de hacerlo todo más rápido, se trata de resolver problemas que hoy no son abordables con la tecnología actual. La Computación Cuántica está evolucionando con una aproximación parecida al desarrollo del 5G/6G en telecomunicaciones. Esto no va de evolucionar del 2G al 3G y 4G para que vayan más rápido y tengan más capacidad, sino que se trata de saber qué problema hay que solucionar y a partir de ahí desarrollar la tecnología necesaria para abordarlo.

Así pues, la Computación Cuántica no servirá para que los apuntes contables en una empresa se ejecuten más rápido o en mayor cantidad, sino para resolver problemas que la computación tradicional no es hoy en día capaz de solucionar, ni lo será en el futuro. Será aplicable a todos los sectores y solucionará problemas irresolubles hoy en día o que ni siquiera hemos podido pensar en resolver. Pero también es cierto que le quedan muchos años de desarrollo: entre 30 y 50 dicen los que saben de esto.

¿Es el futuro?, sin duda; ¿hay que invertir en ello?, por supuesto; pero olvidémonos de Bálsamo Cuántico de Fierabrás, al menos en el capítulo correspondiente a la primera mitad del siglo XXI.

>