virtual cable uds
virtual cable uds
Por Fernando Feliu, Executive Managing Director de Virtual Cable
Por Fernando Feliu, Executive Managing Director de Virtual Cable

El modelo de trabajo híbrido se ha instaurado en la gran mayoría de las empresas, y la tecnología de virtualización de escritorios (VDI) se ha posicionado como la mejor opción para proporcionar acceso a las herramientas de trabajo 24×7, desde cualquier lugar y dispositivo. Pero la seguridad sigue siendo una asignatura pendiente en muchos casos y las técnicas que utilizan los ciberdelincuentes, cada vez más evolucionadas, ponen continuamente en jaque a los departamentos TI de organizaciones de todos los sectores.

Virtual Cable, compañía especializada en la transformación digital del puesto de trabajo, ha desarrollado una solución VDI que ofrece una respuesta eficiente a las necesidades actuales. UDS Enterprise integra funcionalidades avanzadas de seguridad que blindan por completo los datos corporativos, los sistemas informáticos y todos los dispositivos de acceso, incluso los personales. “En la última versión de nuestro software, UDS Enterprise 3.5, hemos puesto especial foco en la seguridad, incorporando un nuevo componente que dota a las empresas con los mecanismos más férreos de protección. Les permite cumplir con los más altos estándares, incluso con el Esquema Nacional de Seguridad”, explica Fernando Feliu, Managing Director de Virtual Cable.

Virtual Cable ha desarrollado una solución VDI que ofrece una respuesta eficiente a las necesidades actuales

Gracias a esta solución de virtualización de escritorios, aplicaciones, y acceso remoto a equipos, organizaciones de todo el mundo mantienen bajo control sus infraestructuras TI, controlando y monitorizando sus sistemas y comunicaciones en todo momento. Todas las conexiones, bien sean desde dispositivos corporativos o mediante BYOD, se realizan a través de un enlace seguro que encripta toda la información. Así se consigue que los datos viajen cifrados de extremo a extremo y nunca salgan de la empresa, ya que los usuarios trabajan con ellos en remoto. Cada compañía puede aplicar sus propias políticas de seguridad, estableciendo privilegios mínimos, adoptando el modelo zero trust, la autenticación de múltiple factor y permisos específicos, como la posibilidad de que los usuarios solo puedan subir o bajar archivos del sistema.

Todos estos mecanismos de seguridad son transparentes para los usuarios, que demandan soluciones sencillas, fáciles de utilizar y que les proporcionen el rendimiento que necesitan para desempeñar sus funciones desde su casa, o desde cualquier otra ubicación, de la misma forma que lo hacen en la oficina. “Pensando en estas necesidades, hemos desarrollado soluciones VDI personalizadas para cada sector, que ofrecen la mejor experiencia de usuario teniendo en cuenta los requerimientos concretos de cada grupo de profesionales. De momento nos hemos centrado en el sector Educación, Call Center, PYME, Administración Pública, Sanidad, Corporate y en una solución DaaS de pago por uso”, señala Feliu. “El objetivo es garantizar la mejor experiencia de usuario y facilitar las funcionalidades específicas que necesita cada colectivo, para que cada organización, según su actividad, disponga de un entorno de trabajo híbrido a su medida, que le permita mejorar su eficiencia y productividad”.

La solución de Virtual Cable aporta muchos otros beneficios a los escenarios de trabajo híbrido, como la gestión automática y centralizada de todas las estaciones de trabajo y la estandarización de los diferentes puestos. También posibilita la integración de cualquier tecnología de terceros, habilitar de manera simultánea varias plataformas de virtualización, de hiperconvergencia, sistemas de autenticación, o protocolos de conexión y configurar una plataforma on premise, en nuble pública, híbrida o multicloud. “En definitiva, ayudamos a cada uno de nuestros clientes a construir una infraestructura de trabajo híbrido totalmente customizada, que además de ahorrar costes en la adquisición de nuevos equipos, les permite lograr la máxima eficiencia energética, reduciendo el consumo, reutilizando dispositivos obsoletos y optimizando las infraestructuras existentes, lo que les ayuda a ser mucho más sostenibles”, concluye Fernando Feliu.

>