Acer DaaS

Primero fue el software, luego las plataformas, más tarde las infraestructuras… Desde que, en 2010, las empresas empezaran a apostar por el Software-as-a-Service (SaaS), el modelo del pago por suscripción se ha ido instalando en cada vez más áreas de los departamentos de las empresas, hartas de los problemas que presentan los tradicionales modelos on-premise. El último de los modelos en incorporarse a esta tendencia del XaaS (o todo como servicio) ha sido el de los dispositivos. Esta fórmula, denominada DaaS, se está imponiendo poco a poco en las estrategias de las empresas, puesto que proporciona una solución completa en la que se incluye el acceso a los últimos dispositivos y accesorios, además de a distintas herramientas.

Las organizaciones que apuestan por este tipo de servicio sólo necesitan firmar un contrato muy simple, en el que se específica el hardware que se les va a servir, el tiempo de renovación de ese equipamiento, así como las aplicaciones y soluciones que se encuadran en él. A cambio, la empresa solo tiene que preocuparse de pagar una cuota constante, que le libera además de los problemas de escalabilidad, de flexibilidad o de gastos extra en caso de que uno de los dispositivos tenga que llevarse a reparar.

Una de las grandes ventajas del modelo DaaS, que está llamando la atención de las empresas, es que, gracias a él, tienen acceso a una oferta integrada que incluye dispositivos tecnológicos, software y servicios de última generación, contando además con una asistencia técnica instantánea. Gracias a ello las organizaciones tienen la mejor tecnología, totalmente actualizada y con una seguridad reforzada, a cambio de unos costes mensuales predecibles y constantes.

El valor del cloud

Es la nube la que ha propiciado el triunfo del modelo As-a-Service que ahora se extiende al mundo del dispositivo. También, como explica Óscar Visuña, Sales Commercial Head de Acer Iberia, la realidad cambiante en la que estamos inmersos en la actualidad, y en la que el trabajo híbrido parece estar imponiéndose dentro de las empresas. En este entorno, los CIOs han descubierto que las soluciones DaaS proporcionan diferentes ventajas, como disponer de actualizaciones de dispositivos mucho más rápidas que permiten la creación de nuevas oportunidades de negocio, así como poder crear una infraestructura de TI más flexible, escalable y simplificada.

El modelo DaaS se muestra como una solución perfecta para las organizaciones. Gracias a él, los empleados cuentan con todo el conjunto de herramientas que necesitan para llevar a cabo sus tareas, ya se encuentren en la oficina o en su casa. Con ello se produce un incremento de la motivación de los empleados y mejoran las condiciones de trabajo de todos ellos, favoreciendo la conciliación de la vida personal y laboral. La clave del éxito de este modelo de suscripción, como afirma Daniele Esposito, Head of Chrome Commercial and Education Channel Sales en países germanoparlantes (DACH), Italia y España, de Google, es que “los responsables de TI tienen que repensar sus sistemas para construir una arquitectura basada en el lema “Primero el cliente”, y aplicarlo a su propia estructura. Es importante que sus equipos conciban una arquitectura que permita un crecimiento a largo plazo, en lugar de pensar en las ganancias a corto. Tomando las decisiones correctas, el equipo de TI no ejercerá de cuello de botella para la estrategia de negocio de la compañía”.

El modelo DaaS se muestra como una solución perfecta para las organizaciones

Una visión que también comparte Anaïs Nicolas, Alliance Director, EMEA, de Zuora, una de las empresas pioneras en la implantación de modelos As-a-Service, pues cree que “el mayor obstáculo para las empresas a la hora de apostar por un modelo de suscripción no es financiero, sino psicológico. Se trata de adquirir la capacidad de anticipar, evaluar, diseñar e implementar el cambio. Hay que transformar los modelos de negocio tradicionales, basados en la transacción, en otros basados en el establecimiento de relaciones que crean una lealtad a largo plazo por parte del cliente, y que generan un crecimiento de los ingresos sostenible y predecible”.

Además, el Device-as-a-Service rompe la tradicional relación que las organizaciones tenían con su proveedor de tecnología o con un fabricante determinado, que se reducía al momento único en el que se compraba un producto. Con el modelo DaaS, el contacto entre el proveedor del servicio y el cliente se vuelve mucho más estrecho, de tal forma que el proveedor puede conocer de primera mano cuáles son las necesidades de esa empresa. Es decir, el modelo DaaS pone al cliente y a sus necesidades en el centro de la estrategia del proveedor, cuando con el modelo tradicional se reducía a una mera relación de compra-venta de equipos.

Reducción de costes, flexibilidad y productividad

Conscientes de la importancia que tiene entre las empresas el modelo de pago por uso, Acer lleva tiempo trabajando en un modelo DaaS acorde a las necesidades de las empresas. Fruto de ello, cuenta en la actualidad con una de las mejores ofertas del mercado, que abarca a todo tipo de empresas, desde pymes hasta grandes organizaciones. El ecosistema se acompaña de los acuerdos que la compañía tiene con partners especialistas como Google, Zuora o BNP Paribas, que proporcionan la plataforma, la financiación o las herramientas específicas de software que necesita cada cliente. En definitiva, Acer ofrece todo el ecosistema DaaS para que las empresas puedan tener una flexibilidad y una escalabilidad con la que no cuenta el modelo tradicional.

La sencillez es el pilar sobre el que se sustenta la propuesta de Acer, donde el cliente puede decidir la plataforma con la que quiere trabajar y qué servicios de los que conforman la oferta son los que realmente le interesan. Asimismo, la compañía permite que el cliente decida si quiere efectuar los pagos de forma mensual o trimestral y, por supuesto, es quien escoge cada cuánto tiempo necesita renovar el hardware. De hecho, el usuario puede cambiar las condiciones en las que se le sirven las diferentes tecnologías en el momento en el que prefiera. Por supuesto, la gran ventaja de Acer DaaS es que las empresas no tienen que realizar ninguna inversión en compras de equipos o soluciones. Al facturarse de forma mensual o trimestral, el cliente sabe lo que tiene que abonar, sin ningún recargo ni sobrecoste. Y es que, como asegura Carlos Puñal, Head of Sales en Tecnology Solutions de BNP Paribas, gracias al modelo DaaS, “los directores financieros tienen ahora libertad para utilizar estrategias innovadoras de adquisición que no hagan sufrir demasiado las cuentas de la empresa, y liberar capital esencial para la estrategias de crecimiento a largo plazo. Por su parte, los departamentos de TI cuentan con soluciones integrales y rentables para administrar toda su infraestructura a través de soluciones bajo suscripción mensual o trimestral. Estos modelos ofrecen una forma totalmente nueva, muy atractiva a nivel financiero, de proporcionar y acceder tanto a productos como a servicios, impulsada por la necesidad de las empresas de buscar nuevas formas de aumentar su eficacia y reducir los costes, sobre todo después de que la pandemia sacudiera la misma raíz de los negocios”.

La propuesta DaaS de Acer permite a los empleados seleccionar los dispositivos que necesitan, sabiendo que van a poder trabajar con ellos en muy poco tiempo desde la solicitud. Además, Acer DaaS ofrece a los clientes soporte técnico y equipos de servicio dedicados que hacen frente a cualquier problema que pueda tener el cliente con su equipamiento. También incorpora una garantía de seguridad para proteger a las empresas de un ciberataque que incluye, entre otros aspectos, protección de endpoints reforzada y administración de dispositivos simplificada.

En conclusión, el modelo de dispositivo que ofrece Acer permite eliminar todos los problemas asociados a sus alternativas tradicionales; beneficia a las empresas en su reducción de costes, ya que sólo se paga por aquello que se utiliza; permite que las organizaciones se centren en lo realmente importante de su negocio; aporta flexibilidad y mejora la productividad de los empleados en un entorno de trabajo híbrido como el actual. Todo ello, gracias a la experiencia de Acer y a los acuerdos que tiene firmados con grandes partners para adaptarse a las necesidades de los clientes.