Naidalyd Varela, Gerente de Servicios de IDT para Europa del Sur de BAT

Nombre: Naidalyd Varela
Cargo: Gerente de Servicios IDT para Europa del Sur de BAT
Fecha de nacimiento: 11 de Julio Hijos: uno
Hobbies: leer, yoga, running
Estudios: Ingeniera de Sistemas, Universidad de los Andes / Especialista en gerencia y Tecnología de las Telecomunicaciones , Universidad Metropolitana de Caracas

Entrevista con Naidalyd Varela, Gerente de Servicios de IDT para Europa del Sur de BAT

¿Cómo llegó al mundo TIC?

Siempre me gustaron las matemáticas y las ciencias. En bachillerato tuve un acompañamiento cercano sobre las opciones potenciales de carrera ajustadas a mis intereses ya sea a través de pruebas de vocación (en donde me asombraba ver que los resultados mostraban esas áreas en las que me veía como profesional en el futuro y me daban confianza en ese proceso de toma de decisiones), y también a través de los consejos de mi familia, siempre reforzando positivamente sobre mis capacidades en el área de las ciencias. Ya en los últimos años de bachillerato tenía claro que quería estudiar ingeniería, pero no sabía cuál opción escoger, por lo que después de una conversación con mi hermano, Ingeniero Electricista, decidimos que iría por Ingeniería de Sistemas por el promisorio futuro en aquel momento del área de sistemas y tecnología (que sigue más que nunca en pleno auge de crecimiento), una conversación fundamental para llegar hasta aquí.

¿Qué es lo que más valora de su trabajo?

El dinamismo en todo sentido: cada año te enfrentas con retos nuevos que te mueven de tu zona de confort; además valoro mucho la diversidad cultural, generacional, de género, pero más importante la diversidad de pensamiento que tenemos en la compañía, saber que asumes esos retos con profesionales de primera, y que día a día aprendes cosas nuevas, es muy motivador. Ese dinamismo me ha permitido construir una carrera internacional a través de las oportunidades que se me han presentado, que me han enriquecido profesional y personalmente y de las cuales estoy muy agradecida pero también por las que he trabajado con mucha pasión, dedicación y compromiso.

En su opinión ¿qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras STEM?

Infinidad de factores, primero factores sociales y culturales: el tema de sesgos y los estereotipos sobre el género femenino y aunque esto está cambiando paulatinamente todavía hay mucho que hacer. La concienciación de esos sesgos es fundamental para todos, en especial para que las niñas con vocación en carreras STEM no se desanimen si los encuentran en su camino. Segundo, factores individuales como conocimiento de sí mismo, esto es entenderte como individuo: tus propios sesgos, intereses, dónde te ves en el futuro, etc.

También es fundamental el acompañamiento familiar: como anécdota personal, durante mi segundo semestre de ingeniería y después de que no me fuera bien con una de las materias tuve mis dudas si realmente la ingeniería era lo mío. Cuando llegué con la noticia de querer cambiar de carrera a mi casa, mi hermana, ya graduada de Administración de empresas, me ayudó a eliminar esa posibilidad recalcando la importancia del esfuerzo, la disciplina y la perseverancia para vencer obstáculos y no darse por vencido a la primera. Otra conversación clave para llegar hasta aquí.

¿Cree que existe el “techo de cristal” en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Si, claro que existe. La primera solución, sobre todo dirigida a chicas empezando sus carreras que podrían no tener la influencia para romper el techo de cristal cuando lo encuentren, es una solución basada en el empoderamiento individual. Aquí me gustaría citar a John Maxwell y su libro Sin límites: Libere el máximo de su capacidad, en donde habla de las diferentes limitaciones que nos encontramos en nuestra vida y de la conciencia que debemos tener para tratar con ellas. Las que más nos limitan son aquellas que nosotros mismos nos imponemos: buscar aprobación de otros, o vivir/trabajar en un ambiente restringido.

Ahora bien, la solución desde el punto de vista empresarial va de la mano con la prioridad que se le dé desde el punto de vista estratégico a la gestión de recursos y de cómo la cultura propia de la compañía permite el desarrollo y estimula el alto desempeño de sus empleados a través de políticas de igualdad e inclusión y oportunidades adecuadas para todos.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

La política de cuotas es parte de las acciones para cerrar la brecha, claro. Tener una cuota, un objetivo que mida el progreso es básico y además demuestra el interés de las compañías para hacer frente a este problema que además les afecta directamente: ya es muy bien sabido los innumerables beneficios de tener equipos diversos y de contar con mujeres en los equipos de liderazgo.

Más importante que la cuota seria definir cuáles serán las acciones para alcanzarla y mantenerla.

¿Qué dificultades se encontró usted para llegar a la posición que tiene actualmente?

Inicialmente las dificultades que encontré se podrían categorizar dentro de esas barreras de sesgos frecuentes que tenemos las mujeres y que han sido demostrados en diferentes estudios: Mi aspiración de crecer profesionalmente siempre ha estado ahí pero mi confianza a mis inicios como profesional a lo mejor estaba un poco baja y tenía una tendencia a minimizar mis contribuciones. Me tomó tiempo darme cuenta de ese sesgo y aunque no signifique que actualmente mi confianza y la forma en la que muestro mis contribuciones estén en un nivel pleno, soy consciente de que es algo que tengo que reforzar. La oportunidad de liderar proyectos importantes y de demostrar resultados con cada entrega y cada rol me ha permitido construir esa confianza y proyectarme mejor en mi carrera. Además, encontrar otras mujeres que me han servido de rol models para navegar la complejidad corporativa, me ha ayudado a sobreponer esas dificultades y a tener certeza que nada es imposible cuando se tiene un plan y disciplina para ejecutarlo.

¿Qué es lo que más valora de su empresa con respecto a la integración de la mujer?

Me siento muy orgullosa de ser parte de una fuerza de trabajo sumamente diversa. Durante mi carrera profesional he tenido mentores extraordinarios, he participado en programas como ´mujeres en Liderazgo´ y formado parte de los comités de Diversidad e Inclusión en algunos de los países en los que he estado.

¿Le han servido los estudios que hizo para realizar su labor actual?

Por supuesto, han sido la base para entender en que áreas de TI enfocarme de acuerdo con mis fortalezas e intereses. Sin embargo, no todo queda con los estudios formales de universidad y postgrado, además me han servido muchísimo los estudios extras y certificaciones específicos que he realizado y, que me han permitido mantenerme aprendiendo y actualizada con las últimas tendencias del área. La curiosidad para seguir aprendiendo es uno de los aspectos fundamentales para robustecer nuestra empleabilidad (aquel conjunto de capacidades que nos permiten estar en condiciones de encontrar, mantener o seguir creciendo en un trabajo)

Si tuviera que aconsejar a un joven qué estudiar de cara a obtener un futuro laboral estable, ¿por dónde le orientaría?

Lo Primero es entender sus intereses, que áreas le apasiona y de acuerdo con esto le aconsejaría que conversara con personas en esas áreas para tener más información que le ayuden a documentarse para tomar una decisión. También le aconsejaría entender el mercado laboral, valiéndose de ese entendimiento individual, entender tendencias y el área a enfocarse. Finalmente tener una visión a futuro de donde se ve como profesional también es importante, el camino se hace al andar y las metas se van ajustando, pero la visión a futuro ayuda a mantener la aspiración y la motivación para construir y buscar esa estabilidad laboral.

¿Hacia dónde cree que va el sector TIC? En su opinión, ¿cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

En los últimos dos años y con una aceleración debido a la pandemia, hemos visto la transformación digital de manera tangible: desde la forma en la que desempeñamos nuestro trabajo o nuestros estudios (de casa, o últimamente la normalización del trabajo híbrido) hasta los cambios en las tendencias de compras a través de los e-commerce de todo tipo de bienes y servicios. La tecnología está presente en cada aspecto de nuestra cotidianidad y la tendencia es al alza.

Tecnologías tipo 5G, Inteligencia artificial vienen a transformar nuestro día a día. Las compañías continuarán con la transformación digital y temas como automatización, hiper automatización de procesos será más frecuente en el argot corporativo debido a los beneficios que esto trae para los negocios. Mejoras en UX tanto para empleados como para consumidores de servicios a través de virtualización y realidad aumentada seguirán también en crecimiento. Adicionalmente el crecimiento del Metaverso viene a complementar experiencias de usuarios cada vez más disruptivas y fascinantes.

Es claro que existen puntos claves que necesitarán despejarse un poco más, como el manejo de data personal que se usa para entender el comportamiento de los consumidores y personalizar servicios. A lo mejor será necesario un cambio de paradigma en la forma en la que esos datos son capturados que será vital para balancear el tema de provisión de servicios personalizados vs. el riesgo que ven los usuarios en compartir data privada…

IA, automatización, robótica, ¿de verdad cree que el futuro pasa por las personas?

Claro que pasa por las personas. La IA, la automatización y la robótica están allí porque representan una mejora, un beneficio por usarla. Para mí, el valor detrás del uso de la tecnología es lo primordial. En este sentido el valor que (las personas) le damos al uso de la tecnología determina el éxito de una solución en particular. Mi contra pregunta para reflexionar sería: ¿qué valores mueven nuestra sociedad para determinar cómo usamos la tecnología y su futuro?

>